LIVE STREAMING
The U.S Navy veteran has been making her own dress creations for seven years. Photo: SewMuchCooler.
La veterana de la Marina estadounidense lleva siete años haciendo sus propias creaciones de vestidos. Foto: SewMuchCooler.

Cómo una afición se convirtió en una exitosa línea de ropa para Lindsay Gradel, oriunda de Filadelfia

SewMuchCooler surgió a partir del floreciente negocio de mascarillas de Gradel, que comenzó al principio de la pandemia.

MÁS EN ESTA SECCIÓN

COMPARTA ESTE CONTENIDO:

La pandemia de COVID-19 hizo aflorar la creatividad de personas de todo el mundo.

Esto no es una excepción para Lindsay Gradel, propietaria de SewMuchCooler, una tienda online que se centra en la creación de vestidos únicos para niñas.

"En realidad empecé hace siete años, he estado haciendo ropa infantil principalmente para niñas", dijo Gradel.

Además de los vestidos que hace a mano, ahora vende máscaras eclécticas para que la gente las use durante la pandemia de COVID-19.

Las máscaras que vende han captado la atención de los niños, que suelen ser inflexibles a la hora de no llevarlas.

"Si hay que llevar una máscara hay que estilizarla y llevar lo que se quiera", dijo.

Su plan original era crear máscaras frescas y coloridas que pusieran de buen humor a las personas que tienen la tristeza de la cuarentena.

"Hacía la ropa de mi hija porque era una afición mía, y ahora tengo esta empresa", dijo Gradel.

Gradel también fue noticia al principio de la pandemia de COVID-19 cuando donó casi 1.000 mascarillas para las enfermeras que trabajan en los hospitales de la zona de Filadelfia.

"Fue increíble y elevó por completo mi negocio", afirma.

También abastece su sala de costura con más de 300 estilos y colores de telas con las que hace diseños únicos de vestidos y conjuntos para niños.

"Ahora, como estoy tratando de volver a la línea de ropa y hacer máscaras secundarias, estoy realmente impulsando eso ahora", dijo Gradel.

Antes de que su negocio se disparara, Gradel fue una vez veterana de la Marina de los Estados Unidos, después de eso, fue a CCP y luego se transfirió a la Universidad de Temple para recibir un título de negocios.

"Tengo todas estas habilidades de la escuela de negocios, y luego empecé a hacer ropa por lo que era un buen negocio para empezar", explicó.

Dado que muchos padres siguen en el paro un año después de la pandemia de la COVID-19, Gradel se propuso poner un precio asequible a sus prendas y mascarillas caseras.

"No quiero marcar mis vestidos a 50-60 dólares y quizá vender sólo un vestido", dijo.

Aunque su negocio es principalmente online, vende su atuendo en otras tiendas de Ardmore y Chestnut Hill.

"Tengo espacios en ciertas tiendas como Serendipity en Chestnut Hill, voy a mi espacio y lo lleno y lo reorganizo como quiero", dijo. "También tengo un espacio en Ardmore llamado CommonSpace, voy allí y repongo mis mascarillas".

Con tres pequeños en casa, Gradel se centra en ampliar su negocio una vez que vuelvan al colegio en los próximos meses.

"Sinceramente, me tomo las cosas día a día, porque todo cambia muy drásticamente", dijo Gradel.

00:00 / 00:00
Ads destiny link