LIVE STREAMING
COVID-19 map - Center for Systems Science and Engineering at Johns Hopkins University
COVID-19 map - Center for Systems Science and Engineering at Johns Hopkins University

La economía puede ser el primer gran golpe del coronavirus a Latinoamérica

Mientras los casos de COVID-19 en América Latina ya suman 151, ha habido dos fallecimientos. Sin embargo, el golpe en la economía puede llegar a ser muy…

MÁS EN ESTA SECCIÓN

Súbete al Cuarto Piso

Agosto 17, 2022

Becas musicales

Agosto 17, 2022

Los Premios Tributo

Agosto 15, 2022

COMPARTA ESTE CONTENIDO:

El primer caso de COVID-19 diagnosticado en América Latina se dio el 26 de febrero en Brasil, se trataba de un viajero proviniente de Italia. Desde entonces la pandemia ha ido creciendo en el continente, sobre todo debido a personas provinientes de Europa y Estados Unidos.

En total, se han registrado 151 casos confirmados entre México (7), Jamaica (1), San Bartolomé (1), República Dominicana (5), San Martín (2), Martinica (3), Costa Rica (13), Panamá (8), Colombia (3), Guyana Francesa (5), Ecuador (17), Perú (11), Brasil (34), Paraguay (5), Chile (17) y Argentina (19). De momento, sólo México ha reportado casos de recuperación (4) y en Argentina se registró la primera muerte por COVID-19 en el continente, seguido de una en Panamá: en ambos casos se trató de hombres de 64 años  con diabetes. En el caso del paciente argentino también tenía bronquitis crónica e insuficiencia renal y en el caso del panameño, adicionalmente padecía una neumonía bacteriana.

Mientras la distancia entre América Latina y Wuhan sirvió como un importante factor protector que retrasó la llegada del virus, en la medida en que éste se disceminó por Europa, también aumentaron sus potenciales rutas de transmisión a América.

De momento es incierto cómo continuará la dispersión de la enfermedad porque entran en juego varios factores: las condiciones ambientales, con cuánta velocidad las personas con síntomas de potencial contagio vayan a los centros médicos, las medidas de prevención impuestas por los gobiernos y, simplemente, el azar, que determinará qué individuo de cada sector etario y condiciones de salud queda expuesto a contagio.

El estrago económico

Durante las últimas semanas, el golpe a la economía mundial se ha hecho sentir y América Latina no ha sido la excepción.

Las cuarentenas masivas impuestas por el gobierno chino para contener la epidemia, así como el miedo generalizado al contagio, han mermado el consumo de la población general, la producción de industrias a lo largo y ancho del globo, así como la compra de materias primas, su transporte y, en consecuencia, el consumo de petróleo.

La reducción en la demanda de petróleo ha impactado en su precio, que ha caído un 20%, particularmente luego de que la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) fallara en el intento por convencer a Rusia y Kazajistán de reducir en 1,5 millones de barriles diarios su producción de petróleo, con el fin de regular la caída de precios. En respuesta, Arabia Saudita aumentó la suya sobre los 10 millones de barriles diarios y redujo el precio de sus ventas oficiales.

Esto implica un problema notable para varias economías latinoamericanas, especialmente la venezolana, colombiana y ecuatoriana, que tienen una gran dependencia de las ventas de petróleo, y en menor medida la brasileña y argentina.

El impacto también se va a ver en la venta de otros commodities, como el acero, por la desaceleración generalizada de la producción de bienes. Dado que la economía del continente está sostenida mayoritariamente en la producción de materias primas, el impacto se hará sentir, aunque haya variaciones de un país a otro.

Capital Economics ha estimado que el crecimiento económico de México se reducirá de un estimado 0,5% a 0,3%, el de Colombia de 2,8% a 2,5%, Perú del 4% al 3,3%, Brasil del 1,5% al 1,3% y la de Argentina, que esperaba una contracción del 0,5%, se reducirá un 1%.  

La deshaceleración en el mercado de commodities se ha correlacionado con un alza histórica del dólar, lo que en consecuencia devalúa las monedas locales, disminuye los ingresos por las ventas que efectivamente se hagan en el exterior y repercute en un empobrecimiento relativo de la población.

 En un continente que ya el año pasado fue fuertemente sacudido por una oleada de protestas provocadas por la inequidad social, este estrago económico puede impactar fuertemente en la capacidad de los Estados para hacer inversión social y la brecha económica seguramente tienda a ampliarse. 

La economía global tiene coronavirus

Según estimaciones de la División de Globalización y Estrategias de Desarrollo de la UNCTAD, es probable que la economía global se contraiga un dos porciento este año, lo que se traduciría en 1 trillón de dólares –afirmó a UN News Richard Kozul–Wright, director de esa División.

The #coronavirus outbreak could cost the global economy up to $2 trillion this year.@UNCTAD is calling on governments to take urgent steps to reduce the economic impact. https://t.co/bFGE9SZemC #COVID19 pic.twitter.com/EUkvKzJtwb

— United Nations (@UN) March 9, 2020

La misma agencia estimó que en el peor de los escenarios posibles, el golpe podría llegar a ser de 2 trillones. Esto lo que muestra es un mercado con un nivel desborado de ansiedad, tal vez incluso mayor al de las preocupaciones que pueda haber por las consecuencias sanitarias de la pandemia.

Con seguridad, durante las próximas semanas podemos ver no solamente cómo evoluciona la pandemia viral, sino la económica y el consecuente reajuste en los pesos del poder internacional.

00:00 / 00:00
Ads destiny link