LIVE STREAMING

Sharpton: "Tensión con afros, propaganda de derecha"

MORE IN THIS SECTION

Barcelona from the sea

May 16th, 2022

Intimating with nature

May 16th, 2022

Becky G's new album

May 13th, 2022

Digital Equity Day

May 13th, 2022

SHARE THIS CONTENT:

El reverendo Al Sharpton escucha junto con la presidenta del Consejo Nacional de La Raza, Janet Murgula, al presidente de Estados Unidos, Barack Obama mientras pronuncia un discurso sobre la reforma migratoria.

 

Existe la noción de que los afroamericanos tienen resentimiento hacia los inmigrantes latinos, entre otras razones, porque podrían tomar los trabajos que les corresponden. Una amenaza que se podría acrecentar con la aprobación de una reforma migratoria y ante el crecimiento de los hispanos como la minoría más grande en Estados Unidos con 45 millones que sobrepasan a la población afroamericana de 37 millones, según estimados  del Censo en 2008.

Sin embargo, varias organizaciones civiles trabajan para cambiar esa percepción. Un caso claro ocurrió la semana pasada, el mismo día del esperado discurso del presidente Barack Obama sobre inmigración.

“Pastores negros y latinos se unen en apoyo por la reforma migratoria para desacreditar reclamos de división racial sobre el asunto”. Así se titulaba la convocatoria a una reunión con líderes de diversas razas y religiones en Washington a favor de una reforma migratoria.

“Es solo propaganda de derecha y sin fundamentos (...) no creo que exista esa división que argumentan los medios de comunicación”, dijo este jueves el reverendo Al Sharpton en entrevista con AL DÍA. “Muchos de los trabajos que los indocumentados hacen es porque nadie más los estaba haciendo”, aseguró este líder afroamericano para desmentir dichas fricciones.

Sharpton fue uno de los asistentes el pasado primero de julio al anuncio de una coalición para superar así la supuesta división. Fueron casi 600 los líderes evangélicos, protestantes, católicos, judíos, musulmanes, hindúes y budistas que firmaron una carta dirigida al presidente Obama y al Congreso instando a una reforma migratoria.

Evocando los principios universales de la dignidad humana adoptados por el mismo Martin Luther King Junior o César Chávez, líderes afroamericanos y latinos calificaron la supuesta separación como una táctica divisoria para prevenir la posibilidad de una transformación.

Sam Fulwood, del Centro de Progreso Estadounidense (CAP), dijo que la tensión entre los grupos se debe principalmente a conceptos erróneos y a la ignorancia, y ha sido exagerada y sacada de contexto.

“Aunque la tensión puede ser real, no es razonable”, dijo Fulwood.

Por su parte, el reverendo Miguel Salguero, del Seminario Teológico de Princeton, en Nueva Jersey, calificó la retórica separatista como una táctica para dividir a dos comunidades de bajos recursos con acceso limitado a oportunidades de trabajo y educación.

“Es una estrategia clásica de poder para dividir a las fuerzas laborales que tienen tanto en común y para que luchen entre sí”, dijo Salguero.

Sin embargo, argumentó que la narrativa es solo un mito, ya que existen suficientes recursos para las clases bajas y para que ambas comunidades trabajen juntas y se beneficien con mayores oportunidades ante la aprobación de una reforma.

Los activistas coincidieron en que los ciudadanos estadounidenses, entre ellos los afroamericanos, no son presa fácil de abusos laborales, sin embargo pueden verse afectados indirectamente por los abusos que sufren los indocumentados, y que mantienen los salarios mínimos sin crecimiento en empleos de bajo nivel típicos de las minorías.

“Cuando alguien está dispuesto a hacer el mismo trabajo por menos dinero porque no tiene documentos entonces el sueldo no sube”, dijo el presidente de Esperanza para América, el reverendo Luis Cortés.

De acuerdo con los activistas, la estabilidad económica de los afroamericanos también podría depender de un panorama justo para todos los trabajadores ya que la reforma migratoria podría ayudar a mantener salarios justos, así como su capacidad de organizarse en sindicatos y asegurar las protecciones básicas de sus derechos.

Además, Cortés dijo que una reforma migratoria con un camino a la legalización de los 12 millones de indocumentados en la nación provocaría un estímulo económico nacional que beneficiaría a todos sin importar su raza. “Es un beneficio económico que no se puede medir”, dijo Cortés.

Por su parte, el reverendo Derrick Harkins, pastor de la Iglesia Bautista de la Calle 19 en Washington D.C. dijo que “la reforma integral de las leyes de inmigración interesa a todos en el mercado laboral y hará que los empleadores sin escrúpulos paguen los sueldos e impuestos que marca la ley, además estabilizará el mercado laboral y solucionará esta economía sombría”.

A pesar del consenso, algunos miembros del clero difieren con el nivel de apoyo y participación de los afroamericanos a la reforma migratoria.

Sharpton, pastor bautista, consideró que la participación de la comunidad negra ha sido alta, no sólo por parte de los afroamericanos sino también por parte de inmigrantes jamaiquinos, africanos o haitianos que también podrían ser víctima de perfil racial ante leyes contra indocumentados como la 1070 de Arizona.

De acuerdo con el reverendo Miguel Rivera, presidente  de la Coalición de Clérigos Latinos y Líderes Cristianos (CONLAMIC), “las fricciones están llenas de grupos minoritarios y cuando sufren los grupos de bajo nivel económico y educativo, se convierten en competencia, y el tema de la reforma migratoria no es la excepción”.

“Los negros han sido poco sensibles a las necesidades de la comunidad latina en materia de inmigración, pero no somos los latinos los que hemos creado la polarización, los afroamericanos nunca han querido que ningún otro tema de derechos civiles supere la esclavitud y la discriminación”, dijo Rivera.

Además, agregó, que aunque algunos líderes afroamericanos han hecho declaraciones a favor de la reforma, ninguno se ha comprometido. “Incluso algunos legisladores afroamericanos presionaron a los demócratas en el 2007 para bloquear la reforma argumentando que afectaría los salarios y las oportunidades de la comunidad afroamericana”.

RELATED CONTENT

Por su parte, Cortés dijo que los afroamericanos se habían mantenido al margen del debate por considerar la reforma como un asunto exclusivo de los latinos; sin embargo al reconocer los problemas migratorios como un asunto de Derechos Humanos, ellos quieren formar parte de la solución. “Queremos que quede claro que este no es un problema ajeno a los afroamericanos, es un problema estadounidense y todos debemos enfatizar la necesidad de cambiar las leyes que permitan el desarrollo”.

Para Harkins la postura de los afroamericanos hacia la reforma migratoria no ha sido de oposición, sino de indiferencia, por lo que el reverendo considera que es necesario educar a su comunidad para que entiendan que todos se beneficiarían de la reforma migratoria, y que apoyar la causa es una de las mejores maneras de honrar la histórica lucha afroamericana por los derechos civiles para que más personas se beneficien.

Es por eso que los miembros de la coalición se han comprometido a llevar el mensaje a los miembros de su comunidad. “No queremos comunidades divididas y la dignidad humana nos junta a todos” dijo el pastor Harvey Clemons. “La lucha por la reforma migratoria es por la dignidad común de toda la humanidad. Además, es una plataforma de derechos civiles para seguir hablando de temas que afectan a afroamericanos y latinos por igual”.

 

Una coalición que llegará a millones

 

La reunión de los clérigos afroamericanos y latinos que se llevó a cabo la semana pasada para instar al presidente de EE.UU., Barack Obama, y al Congreso a aprobar una reforma migratoria integral resultó, luego de dos años de planeación, en la formación de la Coalición de Clérigos Afroamericanos por la Reforma Migratoria. Forman parte de esta coalición cuatro de las principales denominaciones religiosas afroamericanas en la nación, entre las cuales se encuentra la Iglesia Progresista Bautista, la Iglesia Nacional Bautista, la Iglesia Episcopal Metodista Afroamericana, y La Iglesia de Dios y Cristo.

La Coalición fue organizada por el reverendo Luis Cortés, presidente de “Esperanza”, una red nacional de más de 12 mil congregaciones y agencias comunitarias hispanas; por el lado de los afroamericanos, fue el reverendo Derrick Harkins, quien convocó a su formación.

Aunque el número de creyentes a los que llegará esta coalición no ha sido determinado, se calcula que tan solo la Iglesia Nacional Bautista cuenta con más de 40 mil iglesias afiliadas.

De acuerdo con Harkins, son cientos de miles de iglesias afroamericanas las que a partir de dicha coalición llevarán un mensaje de apoyo por la reforma ante millones de feligreses, y programas de radio y televisión.

Además, otras instituciones afroamericanas como la Asociación Nacional para el Avance de Personas de Color (NAACP), la Liga Nacional Urbana, e incluso el fundador de la Bancada Afroamericana del Congreso, Charles Rangel, han expresado su apoyo por la reforma migratoria.

Pero los planes no se detienen ahí. “Nosotros esperamos lograr que haya un movimiento entre la iglesia afroamericana y latina a favor de la reforma migratoria, y ya comenzó, y muy pronto haremos lo mismo con la comunidad asiática”, dijo Cortés.

  • LEAVE A COMMENT:

  • Join the discussion! Leave a comment.

  • or
  • REGISTER
  • to comment.
  • LEAVE A COMMENT:

  • Join the discussion! Leave a comment.

  • or
  • REGISTER
  • to comment.
00:00 / 00:00
Ads destiny link