Advertisement

Diversity

PRIMER PLANO

Philadelphia city skyline: Getty Images

Por mucho que adoremos la "inteligencia artificial", todavía depende de la gente. Es su inteligencia natural, otorgada por Dios, su creatividad e iniciativa personal lo que crea o rompe las ciudades.