LIVE STREAMING

Paciencia con los defectos del taponero

No hay porque tener pánico con la fallas de Brad Lidge. Lidge lidera la liga en rescates caídos ‘blown saves’ (9), tiene una marca de 0-6 y una efectividad de…

MÁS EN ESTA SECCIÓN

Gabo en Prime Video

Julio 01, 2022

Banda MS y Edén Muñoz

Julio 01, 2022

Gordita Chronicles

Julio 01, 2022

Homenaje a la champeta

Junio 30, 2022

COMPARTA ESTE CONTENIDO:

No hay porque tener pánico con la fallas de Brad Lidge.

Lidge lidera la liga en rescates caídos ‘blown saves’ (9), tiene una marca de 0-6 y una efectividad de 7.33 y ha permitido 11 cuadrangulares en 46.2 entradas.

Su producción esta temporada es muy diferente a la del año perfecto que disfrutó en el 2008 cuando salvó los 48 juegos que se le asignó, incluyendo siete desafíos en la postemporada. El veterano de ocho años en la Gran Carpa gozó de una efectividad de 1.95 con 92 ponches y sólo dos vuela cercas cedidos en 69.1 entradas durante la temporada regular. En sus 9.1 innings de labor en la postemporada Lidge ponchó a 13 y no cedió jonrón.

Su arsenal de recta caliente y slider picante fue devastador. Su slider fue tan eficaz que hasta cuando no le rompía bien producía strikes. Como lanzador derecho el slider de Lidge rompe hacia adentro y abajo para los bateadores zurdos. Dicho lanzamiento fue tan insidioso y violento en el 2008 que aunque la pelota picaba en el piso los bateadores le hacían swing. Cuando vi, en varias ocasiones, que su slider rompía hacia abajo y afuera para el bateador zurdo, como un ‘screwball’, yo creía que Lidge tenía otra lanzamiento. Pero J.C. Romero me aclaró las cosas. Me dijo: ‘No, cuando la pelota hace así es que el lanzamiento no le está rompiendo bien’. Lidge fue tan perfecto el año pasado que hasta cuando pitcheaba mal sacaba buenos resultados.

El slider de Lidge no ha sido consistente este año.  Los bateadores le han podido hacer contacto. Su recta cuenta con velocidad pero pasea mucho por encima del plato. Son raras las ocasiones que Lidge ha lucido tan bien como el año pasado.

El dirigente Charlie Manuel ha mantenido a Lidge como su rematador porque no tiene otro remedio. Ryan Madson es un relevista tremendo pero aún no está cómodo cerrando juegos.

Algunos fanáticos de Filadelfia están aterrorizados. Ellos no confían que Lidge esté sano y piensan que las molestias en su rodilla derecha son más serias de lo que él denota. Ellos quieren que los Phillies busquen a otro rematador. El periodo de hacer canjes se venció el 31 de julio pero los entusiastas sugirieron que los Phillies firmarán a John Smoltz quien fue dejado suelto por Boston y hasta pidieron que Filadelfia obtuviese por medio de los ‘waivers’ a Billy Wagner de los Mets.

Los Phillies prefieren darle tiempo a Lidge para que enderezarse. Eso tiene sentido porque el tiempo está a favor de los Phillies. Filadelfia tiene una ventaja cómoda de siete juegos sobre Florida en su División y su marca de 73-51 es de 22 victorias sobre .500.

Filadelfia cuenta con el mes de septiembre para resolver el problema. Los equipos pueden aumentar el número de peloteros en su roster y el bullpen contará con más brazos de las menores durante dicho mes. Uno de ellos es el de Scott Mathieson (2-0, 1.35). El equipo también podrá experimentar más con Madson como rematador y esperan que JC Romero y Clay Condrey regresen de la lista de los lesionados.

Al menos que ocurra un desastre similar al del 1964, los Phillies están destinados a pasar a los playoffs. En la postemporada no se necesita una rotación de más de cuatro pitchers (Cliff Lee, Cole Hamels, Joe Blanton, y Pedro Martínez) y podrán poner a JA Happ como su taponero.

Tengamos paciencia con Lidge y los Phillies. Ellos tienen el lujo de tener un mes para resolver el problema.

 

00:00 / 00:00
Ads destiny link