LIVE STREAMING

¿Les convendrá la fusión de Comcast-NBCU a los latinos?

Un grupo selecto de dirigentes latinos nacionales el primero de marzo se reunió en privado en Filadelfia con los principales de Comcast y NBC Universal.

MÁS EN ESTA SECCIÓN

COMPARTA ESTE CONTENIDO:

Un grupo selecto de dirigentes latinos nacionales el primero de marzo se reunió en
privado en Filadelfia con los principales de Comcast y NBC Universal.

Se les está vendiendo la razón por la que la fusión de la mayor empresa de
televisión por cable y de banda amplia residencial de nuestro país con una de
las más grandes redes y programadores de televisión supuestamente sería de
beneficio a la comunidad latina y del interés público.

La
fusión le otorgaría a Comcast control sin precedentes de las alturas dominantes
del sistema mediático de nuestra nación. Si se permite la transacción, Comcast
sería la empresa dueña de las redes de difusión de NBC y de Telemundo, formaría
parte de al menos 30 redes de cable, ocho redes regionales de deportes, más de
dos docenas de estaciones de televisión locales de NBC y de Telemundo y un
estudio cinematográfico.

Si
esta absorción resulta, el control que ejercería Comcast sobre nuestras
experiencias de televisión y del internet sería considerable. Podemos anticipar
que nuestros costos de cable – que ya han aumentado tres veces la tasa de
inflación desde 1996 – aumentarían hasta más. Podemos estar seguros que será
hasta más difícil para los programas de producción independiente y diversa
encontrar espacio entre la programación por cable. Y sabemos que las fusiones
casi siempre implican recortes de empleos.

Y
no nos engañemos. Si se aprueba esta fusión, no tardará mucho para que veamos
otra oleada de fusiones entre empresas como Verizon, AT&T, CBS y Disney. Es
lo que ocurre siempre, a pesar que estas transacciones históricamente han sido
desastrosas para los consumidores – y en particular para las personas de color.

Históricamente
es ésa la razón por la que las organizaciones importantes latinas han estado
muy escépticas de la consolidación desbocada de los medios. Cuando NBC anunció
su plan de comprar Telemundo en el 2001, muchos de los grupos principales
latinos de la nación se opusieron a la transacción. Le instaron a la Comisión
Federal de Comunicaciones (FCC por sus siglas en inglés) a que rechazara el
trato, alegando que no sería de servicio al interés público ni promocionaría la
diversidad.

Pero
ahora que Comcast quiere adquirir NBC, lo cual incluye la red de Telemundo,
hará que esta transacción sea una de las fusiones de medios más consecuentes de
la historia de nuestra nación. Sin embargo, las organizaciones defensoras de
los derechos civiles latinos se han quedado extrañamente calladas.

Hace
una década, NBC hizo todo tipo de promesa sobre cómo la transacción con
Telemundo sería de beneficio a las comunidades locales – y después se negó a
cumplir con lo prometido. Para empezar, en el 2006 recortó el programa
noticiero local de Telemundo en ciudades importantes como Dallas, Houston, San
José y San Antonio después de prometer competir contra Univisión.

También
declaró que la transacción “beneficiaría el público que sólo habla inglés de
NBC al crear nuevas posibilidades para la fecundación cruzada de ideas y
perspectivas”.

Nunca
se manifestaron aquellos beneficios.

Comcast,
también, tiene un largo historial de hacer promesas con las que no cumple. Por
ejemplo, después de prometer respetar tratos de negociación colectiva, ha dado
media vuelta para deshacer los sindicatos de las empresas que ha absorbido. No
es ningún consuelo para los trabajadores de sindicato de NBC y de Telemundo.

Y
no podemos hacer caso omiso de la programación. Durante una audiencia del
Congreso el 24 de febrero, representante Luis Gutiérrez (demócrata por
Illinois) resondró a NBC por la programación misógina y homofóbica que emite
Telemundo, y criticó a Comcast por no tener ni un solo miembro latino de la
junta directiva.

Durante
esa misma audiencia, representante Maxine Waters (demócrata por California) le
dio tanda a Comcast por tener a sólo un africano-americano en su junta, y
regañó a NBC por tener a sólo un africano-americano y ningún latino entre sus
ejecutivos principales. Quizá sea por eso que no hay programación de
orientación negra o latina por la red.

Comcast
quiere que el Congreso crea que sus malas acciones están todas en el pasado.
Pero incluso en un testimonio juramentado ante el Congreso, la empresa ofrece
puras contradicciones.

Presidente
y ejecutivo principal de operaciones de Comcast, Brian Roberts, le prometió al
Congreso que su empresa acataría una serie de concesiones auto-impuestas de
“interés público”. Pero la lista de promesas que han ofrecido es sólo un montón
de cosas que ya hacen, cosas que ya pensaban hacer, o cosas que tienen que
hacer por ley.

Es
de notar que Comcast ha donado generosamente en apoyo a la labor de muchos
grupos importantes latinos. Pero esto no justifica ni rectifica el daño que
esta fusión les causaría a los consumidores, al público y a nuestra comunidad.

Comcast
quiere ayuda de los grupos latinos para lograr aprobar esta mega transacción.
Pero antes que ofrezcan su visto bueno, esperamos que los dirigentes latinos
hagan algunas preguntas importantes: ¿Aumentará los precios del cable esta
fusión? ¿Intentará Comcast rechazar convenios laborales? ¿Aumentará la fusión
la representación de latinos en la programación por televisión y por cable?
¿Resultará en mayor propiedad latina de estaciones emisoras y redes de cable?

¿O
aumentará las barreras a la propiedad?

¿Se
asegurará Comcast que el internet abierto se quede abierto para que las
pequeñas empresas puedan prosperar y las voces independientes se dejen oír, a
pesar que está intentando por vías legales despojar la autoridad de la FCC de
proteger el internet abierto? ¿Podremos mejor hablar por nosotros mismos o
creará esta transacción un portero hasta más grande?

Sin
duda Comcast y NBC harán todo tipo de promesas sobre cómo los latinos se
beneficiarán de esta masiva fusión. Pero no tienen una respuesta creíble
referente a la manera en que esta fusión será de beneficio a nuestra comunidad.

Es
porque no lo será.

(Félix
Sánchez es presidente de la National Hispanic Foundation for the Arts y
ejecutivo principal de operaciones de TerraCom, una empresa de relaciones
gubernamentales y públicas. Sánchez no representa ni recibe compensación
directa ni indirecta que lo lleve a tomar una posición referente a la fusión.
Joseph Torres es gerente de relaciones gubernamentales para Free Press y fue
subdirector de la Asociación Nacional de Periodistas Hispanos. Free Press es un
grupo sin partido, sin ánimo de lucro que no acepta fondos de empresas, del
gobierno ni de partidos políticos
).

FIN

©2010

00:00 / 00:00
Ads destiny link