LIVE STREAMING

Extrañando

En los casi cuatro años que llevo como ciudadana estadounidense, muy poco tiempo le he dedicado a considerar qué tan bien me va asimilándome a este país…

MÁS EN ESTA SECCIÓN

Gabo en Prime Video

Julio 01, 2022

Banda MS y Edén Muñoz

Julio 01, 2022

Gordita Chronicles

Julio 01, 2022

Homenaje a la champeta

Junio 30, 2022

COMPARTA ESTE CONTENIDO:

En los casi cuatro años que llevo como ciudadana estadounidense, muy poco tiempo le he dedicado a considerar qué tan bien me va asimilándome a este país. Normalmente me siento en casa. Además de visitar familiares y amigos, hay solo una razón más por la que a veces siento la urgencia de regresar a mi país de origen: atención médica.

No lo tomen a mal. Estoy convencida de que el servicio de salud en Estados Unidos es excepcional, pero también es excepcionalmente caro. Muchos de mis amigos inmigrantes y yo hemos descubierto que obtener atención médica en nuestros países de origen puede ser miles de dólares más económico, incluso con pasajes y otros gastos incluidos.

Y no solo los inmigrantes lo hemos notado. Enfrentados a crecientes costos de la salud y elevados pagos de seguro, los estadounidenses están investigando más y descubriendo que un proceso quirúrgico como la prótesis de cadera o rodilla, que aquí cuesta más de $40.000 dólares, puede hacerse en India, por ejemplo, por menos de $9000 dólares. Estos diligentes pacientes luego acuden a sus empresas aseguradoras y negocian un acuerdo con el que ambas partes terminan ahorrando dinero.

Según la firma consultora Deloitte LLP., 750.000 personas en este país viajaron al exterior para obtener atención médica en 2007. Este año estima que esa cifra estará cerca de 1.2 millones y 1.6 millones el año entrante.

Pero el atractivo para los inmigrantes va más allá del dinero. Elmer Huerta, oncólogo de Perú y popular médico entre los latinos del área de Washington, lo llama "empatía cultural". Además de razones lingüísticas, Huerta explica que los inmigrantes latinos valoran una atención más personalizada -- con doctores más accesibles, dispuestos a hablar con pacientes y familiares y proveer consejos en vez de una simple lista de opciones.

En el actual debate de reforma a la salud, el tema de la inmigración está siendo utilizado para distorsionar los hechos e infundir miedo irracional con el propósito de descarrilar la reforma. Una de las ideas erradas más comúnmente difundidas es que los inmigrantes ilegales terminarán recibiendo cuidados gratis.

La realidad es que asistencia a los inmigrantes indocumentados ni siquiera está bajo consideración ni por la Casa Blanca ni por el Congreso. Proyectos de reforma tanto de la Cámara como del Senado explícitamente niegan cualquier subsidio a -- personas que viven acá ilegalmente.

De hecho, la principal preocupación de los defensores de los inmigrantes es que incluso los que viven acá legalmente no podrán acceder a ninguna asistencia federal para cubrir sus pagos de seguro de salud si han vivido aquí menos de cinco años.

No sorprende que algunos de estos defensores rechacen la idea de promover soluciones al cuidado de la salud en el exterior. La alternativa a la carencia de atención médica "no debiera ser que uno tenga que viajar 1000 millas", dijo Jennifer Mg'andu, subdirectora del Proyecto de Políticas de Salud del Consejo Nacional de la Raza. La alternativa "debiera estar aquí en casa".

Pero la realidad sigue siendo que por años inmigrantes en este país han considerado atractiva la posibilidad de viajar al exterior.

"Hay individuos que ya han establecido un patrón de viaje para la salud debido a que responde a sus necesidades culturales y de comunicación", dijo Ana Andrade, vice presidenta de programas latinos de Health Net de California, que lanzó Salud con Health Net en 2000 para ofrecerle a residentes del estado la opción de recibir atención médica en México. "Al expandir el alcance de los servicios estamos supliendo una necesidad que existe y que aumenta el cuidado y mejora la situación de salud de esos individuos", dijo.

En Health Net, el costo promedio de un seguro para una familia de cuatro miembros, cuyo tratamiento se realiza primordialmente en Estados Unidos, es de $990 dólares al mes. Si se sirven de médicos en México, la póliza cuesta $606 dólares mensuales. Además, si miembros de la familia viven en México también están protegidos por ella.

Desde 1972 Western Growers ha ofrecido beneficios similares a miles de agricultores en California y Arizona. Organizada como una cooperativa sin ánimo de lucro, la asociación actualmente tiene 200 médicos y 12 hospitales en su red mexicana de proveedores.

Estos programas son limitados geográficamente. Pero según Paul Keckley, director ejecutivo del Deloitte Center for Health Solutions y autor de uno de los estudios más citados sobre turismo médico, hay cada vez más compañías de seguros alrededor del país que ofrecen planes con opciones en el exterior, más allá de México.

Inicialmente, las compañías estaban reacias a hacerlo, preocupadas particularmente porque generaría "tensión con doctores y hospitales locales", dijo Keckley. Pero la oferta ha aumentado en respuesta a una mayor demanda por parte de empleadores e individuos.

Si lo que se busca es que la mayoría de la gente en este país tenga acceso a buena y económica atención médica, un plan de salud que ofrece la opción de viajar no solo es razonable sino que podría prácticamente venderse solo.

00:00 / 00:00
Ads destiny link