LIVE STREAMING

Expresándose con odio - El clamor y la furia

A finales de abril, presidenta del Consejo Nacional de La Raza, Janet Murguía, dio un discurso conmovedor en el Club Nacional de la Prensa, en Washington, D.C…

MÁS EN ESTA SECCIÓN

"Soy la guagua 47"

Junio 25, 2022

Latinos en Silicon Valley

Junio 24, 2022

Serie original latina

Junio 23, 2022

COMPARTA ESTE CONTENIDO:

HOUSTON – A finales de abril, presidenta del Consejo Nacional de La
Raza, Janet Murguía, dio un discurso conmovedor en el Club Nacional de
la Prensa, en Washington, D.C. Refiriéndose a los medios por televisión
y radio, dijo, "Una retórica cruel ha llenado al debate migratorio con
palabras claves que les quitan la humanidad y pintan de demonios no
sólo a los inmigrantes, sino a los latinos, como un grupo que amenaza
cómo se vive en los Estados Unidos.

Fue clamor y furia de una
frustración justa, reacción largamente esperada.  Los latinos tienen
una larga historia de ser los que reciben los insultos y
caracterizaciones malévolas que profieren sin castigo las
personalidades de los medios de comunicación.

Eso fue lo que
pasó el 5 de mayo – Cinco de Mayo – cuando antagonista de radio Rush
Limbaugh, al describir en vivo un encuentro con Bill Clinton, dijo que
no estaba seguro si el alcalde de Los Ángeles, Antonio Villaraigosa,
quien estaba presente, era un "lustrador de botas" o un "agente del
servicio especial".

Tan ofensivamente penetrante es este
fenómeno que hasta el Center for American Progress Action Fund tomó
nota dos días después del petardo de Limbaugh y emitió en su sitio Web
(www.americanprogressaction.org) una sinopsis del aumento en las
incidencias de "afrentas raciales, en particular contra los hispanos,
que han encontrado un hogar en los programas de derechas en la radio".

En junio del 2007, el mismo grupo sacó un informe, "The Structural
Imbalance of Political Talk Radio", que halló que 91 por ciento de las
297 estaciones con programas noticiosos, propiedad de cinco dueños
comerciales se programaban con una tendencia conservadora y sólo el 9
por ciento era progresista.

No obstante, lo conservador no
implica tener que ser injusto, antagonista, provocador ni calumnioso.
Pero el expresarse con odio tiende a ir de la mano con un tipo
extremado – aunque pervertido -- de ideología conservadora.  Los
seguidores se consuelan con los comentaristas de alto perfil que nutren
la manía.

El Southern Poverty and Law Center reporta que los
grupos de odio han aumentado en un cinco por ciento desde el año pasado
y que son ahora ochocientos ochenta y ocho.  Esto se debe, dicen, a la
"explotación por los grupos de odio al debate continuo sobre la
inmigración".

Después de larga gestación, Janet Murguía se
hartó. Anunció en enero la muy necesaria cruzada y campaña educativa
del Consejo Nacional de La Raza (NCLR por sus siglas en inglés).  La
vicepresidenta de la organización, Lisa Navarrete, me explicó que el
grupo quiere concientizar al público sobre la manera en que se usan las
palabras – las caracterizaciones y el "tenor"  -- ya que ahora el
debate migratorio surgirá nuevamente para las discusiones de las
elecciones.

NCLR lanzó un sitio Web – WeCanStoptheHate.com con
un mapa de puntos en relieve, noticias de último minuto y voceros y
facciones sospechosos. Los extremistas Jim Gilchrist, Chris Simcox, Dan
Stein, Roy Beck y Glen Spencer son los sospechados cotidianos.

Lo peor del menosprecio es el caso omiso que hacen los medios
nacionales ABC, CBS, CNBC, CNN y Fox News porque siguen valiéndose de
muchas de estas personas como si fueran expertas.  Hasta Patrick
Buchanan, con algunas nociones raras sobre los latinos -- que son
separatistas y de la quinta columna – es una autoridad y analista de
políticas con MSNBC.
    "El gorila de 800 libras que está en el
salón", dice Navarrete, "es Lou Dobbs de CNN".  También señala en
particular a los programas de Fox, "Hannity and Colmes" y "The O'Reilly
Factor" como los peores de lo peor.
    Murguía se reunió con
funcionarios de CNN en febrero y con otros de MSNBC en marzo. 
Navarrete dice que NCLR se reunió con ellos en busca de reportajes
equilibrados, correctos y para hacerlos acatar las normas del
periodismo.

Estas redes mediáticas, dice, han sido "muy
abiertas".  "Quieren hacer lo correcto, pero no están seguras
exactamente cómo hacerlo".

No así Fox News.  No aceptó la
invitación de NCLR.  Navarrete les da el beneficio de la duda a CNN y a
MSNBC, pero indica que están mal informados sobre la manera en que se
perciben sus palabras porque no tienen a latinos, o no tienen
suficientes latinos, para servir de intérpretes de la cultura en sus
salas de redacción.

Navarrete insiste en que las dos
organizaciones noticiosas con las que están en diálogo sencillamente
carecen del conocimiento necesario sobre la comunidad y sobre los
asuntos.

No le resulta muy convincente a este oyente.  En lo
superficial, la expresión con odio y la mala información a la nación
trata de la política de la empresa y el mercadeo – y cómo se compromete
la integridad intelectual. A quién le dan las pasantías y a quién van a
contratar es otro tema, no es lo mismo.

La campaña por aplastar a las redes para que presten atención entró con gritos.  Pero ahora suena más y más como un gemido.

00:00 / 00:00
Ads destiny link