LIVE STREAMING

Recetas para llegar a ser un Nobel

Siete premios Nobel 2009 explicaron cómo lograron la excelencia.

MÁS EN ESTA SECCIÓN

Omar Montes y su llama

Junio 29, 2022

Latinas en Spy Kids

Junio 29, 2022

Juzgar el nuevo

Junio 28, 2022

COMPARTA ESTE CONTENIDO:

Siete premios Nobel 2009 explicaron hoy
en Estocolmo la receta que les llevó a la excelencia. Tenacidad,
libertad y versatilidad conviven con ingredientes menos previsibles,
como el error, la crisis vocacional y una educación deficiente.

"Equivocarse es la mejor manera de acertar. Pero tienes que
equivocarte muy bien", explicó en la Real Academia de las Ciencias
de Suecia el estadounidense George E. Smith, premio Nobel de Física
2009 por el sensor de CCD, descubrimiento fundamental para la
fotografía digital que realizó junto a William S. Boyle.

Cuando diseñaron el primer modelo en 1969, su idea era crear una
memoria electrónica sin precedentes, pero pronto vieron su
aplicación para el mundo de la fotografía, al conseguir recrear cada
célula fotográfica en un punto de imagen: el ahora conocidísimo
pixel.

"Trabajábamos con objetivos muy específicos, pero pronto nos
dimos cuenta de que todo iba a otro camino. Primero hacia la
fotografía y, de ahí, a la medicina y la astronomía", explicó Boyle,
cuya creación ha servido para las imágenes tomadas desde el
telescopio Hubble o sobre el desierto rojo de Marte, así como para
diagnósticos médicos más precisos.

El sensor de CCD es, en consecuencia otra casualidad célebre,
como el descubrimiento de la penicilina por Alexander Fleming,
condecorado con un Nobel de Medicina en 1945.

Y el propio CCD sirvió, además, para poder desarrollar el mapa de
ribosoma que, por hacer antibióticos más eficaces, les ha valido a
los estadounidenses Venkatrman Ramakrishnan y Thomas A. Steiz, así
como a la israelí Ada E. Yonath, el Nobel en Química.

"Mi entorno no era muy científico. Mi madre, en concreto no tenía
estudios, pero me apoyó mucho. Nunca pensé ser científica porque,
simplemente, no sabía que eso existía. Yo era una niña muy curiosa,
pero nunca pensé que pudieran pagarme por ser curiosa", reconoció
Yonath.

Ella, durante el reposo que mantuvo tras un accidente de
bicicleta, se interesó en la hibernación de los osos polares para
entender cómo el organismo genera sus propias proteínas a través del
proceso químico que realizan los ribosomas dentro de las células.

En 1970, su intención de conseguir un mapa atómico de los
ribosomas sonó a imposible, pero años después, con la ayuda de
Ramakrishnan y Steiz, consiguió la nitidez suficiente para estudiar
el proceso de generación de proteínas y, en consecuencia, poder
bloquear su acción para acabar con las bacterias multirresistentes.

Smith no quería ser físico, sino matemático. Pero Steiz fue más
allá. "A mí me gustaba tocar el saxofón", reconoció. Sin embargo,
Ramakrishnan, que se formó en el Laboratorio de Biología Molecular
de Cambridge (Reino Unido), reconoció que, en su caso, el camino
hacia el reconocimiento fue relativamente convencional.

Sin embargo, apuntó la flexibilidad de las fronteras como clave
para la prosperidad científica.

"Como ciudadano estadounidense nacido en la India y educado en
Reino Unido" reivindicó que "vivimos en un mundo de tráfico libre de
capital y bienes, pero no de gente". En su caso, poder salir de la
India fue fundamental para ese descubrimiento que ahora el mundo
científico celebra.

Y es que, el avance de las comunicaciones, bien sea entre
disciplinas o entre nacionalidades, fue apuntado como otro de los
ingredientes fundamentales para el éxito.

En concreto, la primera mujer galardonada por el Nobel de
Economía, Elinor Ostrom, decidió aplicar la política sobre los
bienes comunes, que le ha hecho merecedora de tal galardón y pidió
que la globalización se canalice hacia un entendimiento positivo.

"Parar una guerra es muy difícil. Pero cambiar el cambio
climático, por tener algo de químico, de biológico, y de humano, es
muy importante. Todos tenemos que ponernos de acuerdo", afirmó en
referencia Conferencia sobre el Cambio Climático que comenzó hoy en
Copenhague.

Ostrom, desde la Universidad de Indiana (Estados Unidos), ha sido
premiada -junto con Oliver E. Williamson- por demostrar cómo las
asociaciones de propietarios pueden administrar con éxito las
propiedades comunitarias, algo que hasta ahora había sido
considerado contraproducente en términos de eficacia económica.

¿Están los Nobel cambiando su fórmula? Teniendo en cuenta que
este año hay más mujeres premiadas que nunca -cinco en total-
algunos apuntan que sí.

"Que yo sepa, creo que el criterio principal sigue siendo ser
excelente", concluyó, para despejar dudas, Ada Yonath. 

00:00 / 00:00
Ads destiny link