LIVE STREAMING

Primarias pueden ser referéndum sobre partidos y Obama

Las elecciones primarias del martes se presentan como un barómetro para ambos partidos y para el presidente Barack Obama.

MÁS EN ESTA SECCIÓN

Omar Montes y su llama

Junio 29, 2022

Latinas en Spy Kids

Junio 29, 2022

Juzgar el nuevo

Junio 28, 2022

COMPARTA ESTE CONTENIDO:

Las elecciones primarias del martes en
EE.UU. para decidir quienes serán algunos de los candidatos a las
legislativas de noviembre se presentan como un referéndum para ambos
partidos y, hasta cierto punto, para el presidente Barack Obama.

Las principales primarias se desarrollarán en Pensilvania,
Arkansas y Kentucky para decidir quiénes serán los candidatos
oficiales demócrata y republicano al Senado en noviembre.

Los resultados permitirán dar una primera idea acerca de por
dónde va el electorado y si se confirma el aparente descontento de
los votantes con los políticos establecidos -sean del partido que
sean- manifestado en las últimas consultas en el país.

Derrotas como la de los demócratas en Massachusetts en enero o la
asestada en los últimos días al senador republicano Bob Bennett -que
sólo logró una cuarta parte de los votos necesarios para renovar su
candidatura- apuntan a que los votantes están hastiados de la
política tal y como está y quieren tomarse por su mano aquel cambio
que les prometió Obama en la campaña de 2008.

En Pensilvania, el veterano senador Arlen Specter -republicano
durante 30 años hasta que en 2009 se pasó al bando demócrata- se
enfrenta al desafío del congresista Joe Sestak, al que favorecen las
encuestas ligeramente.

Specter cuenta con el apoyo de la Casa Blanca, del gobernador de
Pensilvania, Ed Rendell, y toda la "plana mayor" del Partido
Demócrata.

En cambio, Sestak ha basado su campaña en presentarse como el
representante del cambio frente a un político "de toda la vida" y
que cambió de partido para asegurarse su supervivencia en el Senado.

En Arkansas, la batalla enfrenta a la senadora demócrata Blanche
Lincoln contra el vicegobernador Bill Halter y es ella quien se
encuentra por delante, pero quizás no con el margen suficiente como
para evitar ir a una segunda ronda.

Los comicios que completan el trío, en Kentucky, centran la
atención en una pelea republicana: Trey Grayson cuenta con el apoyo
de la plana mayor del partido en ese estado, pero ha encontrado a un
duro contrincante en la figura de Rand Paul.

Paul está arropado por el "Tea Party", el movimiento de
conservadores de base que nació como una protesta contra el gasto
público excesivo y la reforma sanitaria y que se ha transformado en
toda una corriente que amenaza con escorar a la derecha al Partido
Republicano desde dentro.

El resultado en Kentucky dará una idea de la fuerza con la que
verdaderamente cuenta este movimiento, que se atribuye el triunfo
del republicano Scott Brown en las elecciones parciales de
Massachusetts en enero pasado, en las que se eligió al sustituto del
fallecido demócrata Ted Kennedy.

El "Tea Party" ya se ha cobrado recientemente otra cabeza, la del
gobernador de Florida, Charlie Crist, quien anunció que renunciaba a
concurrir como republicano a las elecciones al Senado y participará
en cambio como independiente, ante la ventaja que le llevaba en las
primarias Marco Rubio, uno de los políticos preferidos del
movimiento conservador.

"Ha llegado la hora de la verdad. No podemos seguir eligiendo a
los mismos políticos sin conseguir como resultado la misma
porquería", afirmó Paul en un mitin antes de que comenzara la
votación en Kentucky.

Además de estos comicios, hoy también se celebrarán elecciones
especiales para elegir en Pensilvania al sucesor del legislador
demócrata John Murtha, que murió este año, y en Hawai para
reemplazar al congresista demócrata Neal Aberrombie.

Según quienes ganen en las primarias de hoy, servirá de guía para
anticipar cuáles pueden ser los resultados de noviembre y si, como
esperan los analistas, los demócratas sufren fuertes pérdidas en
ambas cámaras del Congreso.

También servirá para medir el respaldo con el que cuenta Obama,
quien favorece expresamente a Specter y Lincoln, y si su apoyo sirve
de ayuda a los candidatos o les perjudica.

La Casa Blanca ha tratado de distanciarse en las últimas horas
acerca de estos comicios. Su portavoz, Robert Gibbs, asegura que el
presidente no les ha dedicado una atención especial.

"Una cosa está clara", admitió Gibbs, "no es un año especialmente
bueno para los candidatos que aspiran a repetir mandato".

00:00 / 00:00
Ads destiny link