LIVE STREAMING

Oposición cubana: Cadáver de Zapata "sigue preso"

El cadáver del preso político Orlando Zapata sigue en manos de la seguridad cubana.

MÁS EN ESTA SECCIÓN

COMPARTA ESTE CONTENIDO:

El cadáver del preso político Orlando
Zapata sigue en manos de la seguridad cubana, que además ha detenido
o recluido en sus casas en las últimas horas a más de 50 disidentes,
dijeron fuentes de la oposición, mientras que el presidente Raúl
Castro culpó a EE.UU. del hecho y negó que en el país haya torturas.

"El cuerpo sigue preso, no se lo han entregado aún a la familia"
y la seguridad del Estado ha ordenado que el entierro se haga sin
dilación, esta misma tarde, dijo a Efe un representante de la
oposición al mediodía, versión ratificada por otras fuentes.

El general Castro, en la primera reacción oficial, lamentó la
muerte pero culpó a Estados Unidos y negó que haya torturas en la
isla, en la que hay unos 200 presos políticos, según la disidencia.

"No existen torturados, no hubo torturados, no hubo ejecución.
Eso sucede en la base (estadounidense) de Guantánamo", en el este de
Cuba, afirmó el mandatario al ser consultado por periodistas
brasileños en el Puerto de Mariel, que visitó con el presidente de
ese país, Luiz Inácio Lula da Silva.

Un comunicado cubano con esas palabras fue enviado también a la
prensa extranjera acreditada en la isla, a la que no se permitió el
acceso a Mariel para cubrir la visita de Lula.

Zapata Tamayo, albañil de 37 años, falleció ayer en un hospital de La Habana tras pasar 85 días en huelga de hambre para exigir un tratamiento digno en la prisión.

Su muerte ha originado una oleada de reacciones internacionales
que apuntan a la responsabilidad del Gobierno cubano.

Una fuente diplomática europea dijo que el hecho causará
muchos problemas internos e internacionales a La Habana por "dejar
morir" a Zapata "cuando todos sabían que (su salud) se estaba
agravando".

Las reacciones en Europa, y particularmente en España, condenando
al Gobierno de Castro, auguran un mal futuro a la campaña para
normalizar las relaciones de Cuba con la Unión Europea, que
impulsaba el ministro español de Exteriores, Miguel Ángel Moratinos.

Tanto el Ejecutivo del socialista José Luis Rodríguez Zapatero
como los partidos de la oposición española han lamentado o condenado
la muerte de Zapata Tamayo, que exigía que se le tratara como preso
de conciencia, estatus que le atribuía Amnistía Internacional (AI).

La embajada de España en La Habana transmitió sus condolencias a
la madre del fallecido, Reina Tamayo, quien pidió que el cuerpo de
su hijo sea velado en su tierra natal de Banes, en la provincia
oriental de Holguín, unos 750 kilómetros al este de La Habana.

La Comisión Cubana de Derechos Humanos y Reconciliación Nacional (CCDHRN) denunció que tras, la muerte de Zapata Tamayo, se ha desatado una "oleada de represión política", con al menos 25 detenidos y otros tantos retenidos en forma ilegal en sus casas.

CONTENIDO RELACIONADO

Según dijo el portavoz de la CCDHRN, Elizardo Sánchez, la
mayoría de las "detenciones arbitrarias" confirmadas ha tenido lugar
en las provincias orientales del país, "sobre todo para evitar que
los disidentes asistan a los funerales".

El opositor cubano Oswaldo Payá, Premio Sajarov del Parlamento
Europeo en 2002, culpó al Gobierno de haber "asesinado lentamente" a
Zapata Tamayo y afirmó que la oposición continuará su lucha "sin
odio".

Además, acusó a Lula de ser cómplice de las violaciones de los
derechos humanos en Cuba.

Según el economista opositor Óscar Espinosa Chepe, el mandatario
brasileño debería discutir el caso con Castro y los diplomáticos
latinoamericanos en la isla tendrían que cambiar su actitud
"apática" ante la "tragedia que viven los cubanos".

"Si el Gobierno cubano sigue por este camino, va a provocar más
muertes, porque esta muerte es provocada por su obcecación, por su
crueldad, por su miedo a perder el poder absoluto", indicó Espinosa Chepe, que al igual que al preso político fallecido fue uno
de los 75 disidentes condenados en 2003 en la llamada "Primavera
Negra y que actualmente está excarcelado por motivos de salud.

Para el opositor Manuel Cuesta Morúa, del Arco Progresista, la
muerte de Zapata Tamayo fue una especie de "eutanasia política" o
"muerte asistida en la que se refleja el desprecio por la vida
humana".

En su opinión, es un "mensaje duro" del Gobierno cubano, que al
parecer subestimó la gravedad del preso.

La disidente Marta Beatriz Roque dijo que el fallecimiento
es "un gran reto para la oposición", pues "habrá un antes y un
después" en la isla.

00:00 / 00:00
Ads destiny link