LIVE STREAMING

Militar mexicano obeso deberá ser reintegrado al servicio

El militar, apartado del Ejército por sobrepeso, deberá ser restituido a su puesto, según un dictamen pronunciado por la Suprema Corte de Justicia.

MÁS EN ESTA SECCIÓN

COMPARTA ESTE CONTENIDO:

Un militar mexicano apartado del Ejército por sobrepeso deberá ser restituido a su puesto, según un dictamen pronunciado por la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN).

El máximo tribunal declaró que, según la ley, es posible enviar al retiro a un militar obeso pero sólo si los kilos de más le impiden desarrollar su trabajo con efectividad.

Así pues, se declaró como constitucional el artículo relativo al apartado por sobrepeso contenido en la Ley del Instituto de Seguridad Social para las Fuerzas Armadas Mexicanas, pero se acotó hacia la evaluación del cumplimiento adecuado de las tareas.

El militar retirado de forma forzosa deberá volver al servicio activo, ya que su condición física no le impide llevar a cabo las obligaciones derivadas de portar el uniforme del Ejército mexicano.

El amparo que presentó ante la Suprema Corte argumentaba que se violaban sus garantías de igualdad, no discriminación por salud y libertad de trabajo, contenidos en la Constitución mexicana.

Los magistrados determinaron que, aunque la ley no viola la Carta Magna, únicamente debe aplicarse el artículo referido al sobrepeso cuando éste incapacite al militar.

Con cerca de 250.000 militares, el Ejército mexicano mantiene desde hace varios años una participación destacada en la guerra al narcotráfico declarada por el Gobierno de Felipe Calderón.

Un 22% de los militares están destinados a servir de punta de lanza contra los carteles de la droga y tareas de seguridad pública, de acuerdo a datos de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena).

CONTENIDO RELACIONADO

También se han ocupado de aplicar el plan de emergencia para casos de desastre natural, como en el de los recientes estragos provocados por el paso del huracán "Alex" por los norteños estados de Tamaulipas y Nuevo León.

Tradicionalmente, los reproches por su gordura y falta de capacidad para desarrollar labores de seguridad y protección se han dirigido en contra de los cuerpos policiales estatales y municipales.

Algunos estados han otorgado bonificaciones económicas a sus policías por cada kilo que adelgacen, o los han forzado a cambiar sus hábitos alimenticios, o al menos a educarse en la materia.

Es el caso del Distrito Federal, considerada una de las ciudades más peligrosas del mundo, y donde es frecuente encontrar grupos de policías pasados de kilos degustando unos tacos -con alto contenido en calorías- en los puestos callejeros que abundan en las calles.

00:00 / 00:00
Ads destiny link