LIVE STREAMING

Indígenas de Guatemala, sin salud y sin derechos

La ONU denunció desigualdades alarmantes en el servicio de salud entre los aborígenes del país.

MÁS EN ESTA SECCIÓN

COMPARTA ESTE CONTENIDO:

El relator especial de la ONU para el derecho a la Salud, el
indio Anand Grover.

El relator especial de la ONU para el
derecho a la Salud, el indio Anand Grover, denunció este martes una
"alarmante" escasez de recursos de salud dedicados a los pueblos
indígenas de Guatemala, al concluir
una visita oficial a este país
centroamericano.

Grover indicó en conferencia de prensa que el
racismo, la
exclusión, la discriminación y la falta de respeto hacia sus
prácticas culturales en la prestación de servicios de salud produce
tasas de mortalidad materna e infantil en este colectivo tres veces
superiores a los registrados entre mujeres y niños no indígenas.

"Muchas
de esas muertes maternas e infantiles se hubieran
prevenido si no fuera por la ausencia casi total de servicios
primarios y secundarios de salud en las comunidades rurales e
indígenas" del país, señaló.

Grover inició el pasado miércoles
una visita oficial a Guatemala,
donde se entrevistó con funcionarios del Gobierno y la sociedad
civil, y visitó varias comunidades rurales del país para verificar
sobre el terreno la situación de los derechos de salud física y
mental de los guatemaltecos.

Las conclusiones de esta visita y
sus respectivas recomendaciones
al Gobierno guatemalteco para resolver los problemas detectados
serán incluidos en un informe especial que presentará en octubre
próximo ante el Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas.

El
relator adelantó que entre las recomendaciones que hará al
Estado centroamericano estará el desarrollo de la infraestructura de
salud y las capacidades de alcance para que las comunidades
indígenas "tengan acceso inmediato a servicios de salud".

"El
Gobierno (guatemalteco) carece de una política integral y
nacional de salud para los pueblos indígenas. Se necesita con
urgencia de servicios de salud que atiendan las particularidades
culturales, lingüísticas y otras necesidades de los pueblos
indígenas", agregó Grover.

El relator también calificó como
"profundamente preocupantes" los
indicadores de salud de las mujeres, que atribuyó a "desigualdades
de género profundamente arraigadas", así como a la violencia
generalizada que afecta a la sociedad guatemalteca.

"Es necesario
que el Gobierno aumente la inversión en salud
primaria, que es la forma más directa de llegar a las mujeres
indígenas y del área rural", para reducir los índices de mortalidad
materna, uno de los cinco más altos de América Latina.

Grover
reconoció que Guatemala ha
experimentado progresos con
relación a los derechos de salud de todas las personas, pero destacó
que "aún queda un largo camino por recorrer".

"Se necesita con
urgencia un plan nacional de salud integral para
cumplir con las obligaciones internacionales del Gobierno",
concluyó.

00:00 / 00:00
Ads destiny link