LIVE STREAMING
H. Clinton ayuda a presión contra Micheletti

H. Clinton ayuda a presión contra Micheletti

Presidente de Honduras no acepta el retorno al país del depuesto Zelaya. (actulizada 8:15 p.m.)

MÁS EN ESTA SECCIÓN

Bye bye, Bunbury

Mayo 16, 2022

COMPARTA ESTE CONTENIDO:

Estatua del depuesto presidente Manuel Zelaya. Un portavoz de la Casa Presidencial dijo que "aparecieron en la sede del Ejecutivo" misteriosamente. 

 

La comunidad internacional aumentó hoy la presión sobre el presidente interino de Honduras, Roberto Micheletti, para que acepte la propuesta de Costa Rica encaminada a resolver la crisis política, en medio de advertencias sobre el riesgo de una confrontación en ese país.

La secretaria de Estado de EE.UU., Hillary Clinton, llamó a Micheletti desde Nueva Delhi, donde se encuentra de visita, para advertirle de "las posibles consecuencias de unas negociaciones fallidas".

El portavoz del Departamento de Estado, Philip Crowley, informó hoy que Clinton dejó claro a Micheletti la necesidad de que se restaure el orden constitucional con una solución pacífica y apoyó la mediación del mandatario costarricense, Óscar Arias.

La conversación, que Crowley calificó como "muy dura", es la de más alto nivel que ha mantenido la Administración del presidente Barack Obama con Micheletti, a quien no reconoce como jefe de Estado legítimo.

Micheletti rechazó el plan presentado por Arias para solucionar el conflicto, que prevé el adelantamiento de las elecciones a octubre y la formación de un Gobierno de unidad nacional hasta 2010, una propuesta que sí fue aceptada por Manuel Zelaya, expulsado del poder por los militares el pasado 28 de junio.

Por su parte, el secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), José Miguel Insulza, vislumbró un escenario de confrontación, si el "Gobierno de facto" encabezado por Micheletti insiste en permanecer en el poder.

"Es casi imposible" evitar la violencia o "hacer llamados a la calma, cuando la dictadura pretende a vista y paciencia de toda la gente quedarse en el poder", declaró Insulza a la radio Cooperativa de Chile.

"Arias dio un tiempo de espera de 72 horas para que se cambien las posiciones, es decir, sobre todo para que el Gobierno de facto flexibilice su posición", apuntó.

En una sesión del Consejo Permanente de la OEA, convocada para evaluar el proceso de diálogo, el ex ministro chileno manifestó su "pleno respaldo" a Arias y al plazo de 72 horas que solicitó para hacer "recapacitar a los que han rechazado" su propuesta.

Por su parte, el embajador de Costa Rica ante la OEA, José Enrique Castillo, aseguró que las "negociaciones no han fracasado", sino que "progresaron significativamente", luego de que Zelaya aceptara "todos los puntos" del plan.

Además, destacó que la delegación de Micheletti "no ha rechazado la propuesta de acuerdo" del Premio Nobel de la Paz de 1987, al explicar que Arias solicitó el plazo a petición de dicha comitiva, que necesita las 72 horas para hacer consultas con los otros poderes de Honduras.

A juicio de Castillo, "la mediación está muy bien encaminada", y, aunque admitió: "todavía no tenemos garantías de éxito", se mostró confiado en que el proceso concluya el miércoles.

Desde Buenos Aires, la comisaria europea de Relaciones Exteriores, Benita Ferrero-Waldner, hizo un llamamiento a la calma en Honduras y pidió a las partes en conflicto evitar cualquier acto que "haga escalar la tensión" y "dar los pasos necesarios que permitan solucionar esta crisis pacíficamente".

Lamentó que no se haya alcanzado un acuerdo con base en las propuestas de Arias, pero a su vez dijo estar "animada" por el hecho que de las "negociaciones serán retomadas pronto".

Ferrero-Waldner confirmó, además, la "difícil decisión" de congelar 65,5 millones de euros de ayuda presupuestaria directa al Gobierno hondureño, la cual podría ser suspendida en caso de que Zelaya no sea restituido en la jefatura de Estado.

La presidenta de Chile, Michelle Bachelet, en su condición de presidenta pro témpore de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur), llamó hoy a las autoridades de facto de Honduras a que depongan su actitud, para que pronto "se pueda retomar el camino democrático".

Tres semanas después del golpe que depuso a Zelaya, Bachelet afirmó que el Gobierno de facto "no ha mostrado una voluntad de cooperar" para alcanzar una salida al problema.

CONTENIDO RELACIONADO

Subrayó que la comunidad internacional no aceptará salida alguna que no sea el restablecimiento del Estado de derecho y respaldó la mediación de Arias y las gestiones de la OEA tendentes a alcanzar "una salida consensuada y pacífica".

Mientras tanto, Micheletti aseguró que su posición de no aceptar el retorno al país de Zelaya es "indeclinable", al tiempo que pidió a los hondureños confiar "plenamente" en que están haciendo los esfuerzos para que el diálogo "termine en una cosa positiva".

"Vamos a continuar con nuestro Gobierno, vamos a continuar con las próximas elecciones generales del 29 de noviembre", aseveró Micheletti, quien volvió a arremeter contra Zelaya, al señalar que "rompió la Constitución de la República no una, sino varias veces".

"La mayoría estamos siendo intimidados desde el exterior, aquí adentro estamos viviendo la paz que queremos", apuntó en una reunión con empresarios y representantes de sectores sociales en la Casa Presidencial, en la que reveló que pidió a Clinton que envíe un emisario para que verifique la situación del país.

Por su parte, el Comisionado de los Derechos Humanos en Honduras, Ramón Custodio, dijo hoy "no habrá ninguna guerra civil", como advierten algunas voces nacionales y extranjeras, incluidas la de Arias, al comentar que ve "una actitud pacífica en el 90% de la población".

La vicecanciller del nuevo Gobierno hondureño, Marta Alvarado, aseguró que de lucha actual que libra el país depende si continúa la "avalancha" y las "presiones" de la Alianza Bolivariana para las Américas (ALBA), a la que Honduras ingresó en 2008 por decisión de Zelaya.

En tanto, los seguidores de Zelaya se concentraron frente a la sede del Parlamento en Tegucigalpa, para exigir una vez más el retorno del gobernante depuesto y criticar el diálogo impulsado por Arias a instancias de Washington.

"Desde que nombraron al mediador dijimos que era un proceso dilatorio de parte de EE.UU., que solo iba a servir para buscar consolidar a los golpistas. También dijimos que los mismos golpistas lo iban a hacer fracasar como parte de ese proceso de dilación", dijo a Efe el dirigente popular Carlos Reyes.

El Frente Nacional contra el golpe de Estado, integrado por organizaciones sociales y miembros del Partido Liberal, convocó hoy a los hondureños a organizarse para darle "un apoteósico recibimiento" a Zelaya el próximo 24 de julio.

El depuesto presidente dio ayer como "agotado" el diálogo ante lo que consideró la "soberbia" de la delegación de Micheletti, anunció el inicio de una "insurrección" y demandó a la comunidad internacional "endurecer las medidas" contra el Gobierno de facto. 

00:00 / 00:00
Ads destiny link