LIVE STREAMING

El Tea Party busca la coalición a toda costa

Los líderes del movimiento buscan alejarse de temas "espinosos" para evitar divisiones.  

MÁS EN ESTA SECCIÓN

COMPARTA ESTE CONTENIDO:

Durante décadas, la fe y la familia han sido el centro del movimiento conservador. Sin embargo, a medida que el Motín del Té infunde conservadurismo con energía nueva, sus líderes deliberadamente  evitan la discusión de temas como el matrimonio gay o el aborto.

Dios, la vida y la familia se mencionan poco, si es que se hace, en declaraciones o manifiestos. El lema de Patriotas del Motín del Té, una gran coalición de organismos, es “responsabilidad fiscal, Gobierno limitado y mercados libres”. El cuestionario de la Camarilla Independencia, que muchos organismos del Motín del Té usan para evaluar candidatos, tiene 80 preguntas, la mayoría sobre el papel apropiado del Gobierno, la política fiscal y el proceso de elaboración del presupuesto federal, y prácticamente ninguna sobre temas sociales.

El Contrato desde EU, que colaboradores en Internet están elaborando al estilo Wiki como un manifiesto de lo que quiere “el pueblo” que haga el Gobierno, también menciona poco en términos de cuestiones sociales que no vayan más allá de una declaración de que se debería dar a los padres la opción de cómo educar a sus hijos. En contraste, se hizo el prefacio del documento que se propone mejorar – el Contrato con EU, que usaron los republicanos para comercializar su exitosa campaña para ganar la mayoría en el Congreso en 1994 – con la promesa de que el partido dirigiera un Congreso que “respete los valores y comparta la fe de la familia estadounidense”.

Líderes del Motín del Té argumentan que el país no puede darse el lujo de discutir sobre temas sociales, cuando le está pasando deudas enormes a las generaciones futuras. Sin embargo, el centro también es estratégico: los líderes piensan que pueden atraer a electores independientes si se mantienen alejados de temas divisorios.

“Deberíamos crear la mayor coalición posible en torno a temas económicos conservadores”, dijo Ryan Hecker, el organizador detrás del Contrato desde EU. “Creo que los temas sociales pueden ser importantes para individuos en particular, pero al final de cuentas, el movimiento debería ser agnóstico al respecto. Se trata de un movimiento que surgió en gran medida porque el Partido Republicano no cumplió con ser representativo de la ideología económica conservadora. No vendría al caso incluir temas sociales”.

A medida que el Motín del Té empuja para cambiar al Partido Republicano, la pureza que demanda de los candidatos podría tener más qué ver con el conservadurismo económico que con el social. Algunos organismos del Motín del Té, por ejemplo, han declinado apoyar a J.D. Hayworth en las primarias republicanas de Arizona para el Senado, quien ha proclamado el manto de un conservador fiscal. Sin embargo, estos organismos encuentran sus antecedentes en el Congreso no más responsables fiscalmente que los del hombre al que busca desbancar, John McCain.

El Motín del Té define al conservadurismo económico más estrictamente que la mayoría de los republicanos en el Congreso – está de acuerdo en la necesidad de eliminar las asignaciones federales, pero el Contrato, por ejemplo, también incluye una propuesta para borrar el código fiscal y reemplazarlo con uno de no más de 4,543 palabras (una cantidad elegida para equiparar la longitud de la Constitución, sin enmiendas). Limitaría el aumento del gasto federal a la inflación más el porcentaje del crecimiento poblacional, y demandaría una mayoría de dos tercios para cualquier incremento en los impuestos.

Los temas sociales aún proporcionan mucho poder: un grupo de demócratas opuestos al derecho al aborto podría determinar el destino de la legislación sanitaria en la Cámara de Representantes. Y republicanos en la Conferencia Conservadora de Acción Política del mes pasado, aunque celebraron al Motín del Té por vigorizar su movimiento, pasaron gran parte del tiempo hablando sobre prohibir los matrimonios gais y darle la vuelta a Roe contra Wade. “Dios está a cargo”, dijo el gobernador de Minnesota Tim Pawlenty a una multitud que aplaudía.

A los propios líderes del Motín del Té se les ha dificultado dejar fuera los temas. En su convención inaugural, organizada por el sitio de redes sociales la Nación del Motín del Té, se presentaron observaciones de oponentes fervientes al matrimonio gay y el derecho al aborto, incluido el pastor bautista Rick Scarborough. Y algunos líderes criticaron a Sarah Palin – normalmente una favorita del Motín del Té – por abogar por “la intervención divina” para ayudar al país.

Jenny Beth Artin, la lideresa de Patriotas del Motín del Té, se quejó que pasó días respondiendo preguntas sobre temas sociales después de la convención.

“Cuando la gente pregunta por ellos, decimos: Vayan a participar con otras organizaciones que ya abordan muy bien los temas sociales”, dijo. “Tenemos que ser concienzudos y ceñirnos al guión”.

Muchos integrantes del Motín del Té sí adoptan esos temas. El subconjunto de sus organizaciones conocido como grupos 12-s, fundados por Glenn Beck, pide a los miembros adoptar siete de nueve principios, el segundo de los cuales es: “Creo en Dios y El es el centro de mi vida”.

Algunos expertos, como Lisa McGirr, una catedrática de Historia en Harvard y autora de “Guerreros suburbanos. Los orígenes del nuevo derecho estadounidense”, dicen que el Motín del Té usa una especie de código para hablar de valores sociales. Por ejemplo, cuando enfatizan un retorno al significado estricto de la Constitución, lo interpretan como uno a los fundamentos cristianos.

“Cuando hablan de regresar a los valores de los padres fundadores”, dijo, “están hablando de la vida como un tema social”.

CONTENIDO RELACIONADO

Líderes del Motín del Té abogan por los derechos de los estados, dándole mucha importancia a la Décima Enmienda, que restringe el papel del Gobierno federal. El cuestionario de la Camarilla Independencia, por ejemplo, pregunta a los candidatos por su perspectiva sobre Wickard contra Filburn, un fallo de la Suprema Corte que organismos del Motín del Té dicen se ha usado para expandir vastamente los poderes federales. (No se menciona a Roe contra Wade.) Así que mientras algunos pueden oponerse al matrimonio gay o al aborto, quieren que los estados lo decidan. Ni tampoco apoyan cualquier disminución al derecho a portar armas.

Sin embargo, cuando la Alianza Sam Adams, una organización amiga del Motín del Té en Chicago, encuestó a 50 líderes del movimiento sobre su dirección más importante, ninguno seleccionó temas sociales. La mayoría dijo: “presupuesto” o “economía y empleos”.

Mientras que los movimientos sociales conservadores surgieron de las iglesias, el Motín del Té ha aglutinado personas en línea. Organismos de apoyo que han ayudado a que crezca el movimiento, como Estadounidenses por la Prosperidad y Funciona la Libertad, también enfatizan la importancia de centrarse en el conservadurismo económico.

Esgrimir temas sociales, dicen líderes del movimiento, es un riesgo de fracturar la fuerza que ha acumulado. “Con cada tema social que se plantea, se agregan puntos al objetivo”, señaló Frank Anderson, un fundador de Camarilla Independencia, con sede en Utah. “Y los puntos se pulverizan”.

También reconocen que ha aumentado el apoyo a los matrimonios gais, particularmente entre los jóvenes, así que oponerse podría alejar partidarios.

En un foro de candidatos auspiciado por los Patriotas de la Mesa de Cocina en los suburbios de Filadelfia en enero, se le pidió a nueve de ellos, en su mayoría políticos novatos en busca de un cargo tras involucrarse en el Motín del Té, si creían que se debería revocar Roe contra Wade.

“Creo que eso también va a atraer demócratas, si no son tan rígidos”, señaló Anastasia Przybylski, cofundadora del Patriotas. “Tengo amistades a las que eso les hace perder interés; están registradas como demócratas por el aborto, pero se ponen totalmente frenéticas por la deuda”.

00:00 / 00:00
Ads destiny link