LIVE STREAMING

Anuncian programa de créditos de vivienda para desempleados

Obama anunció nuevo programa de ayudas para créditos de compra de vivienda y ejecuciones hipotecarias.

MÁS EN ESTA SECCIÓN

La cruda realidad

Mayo 19, 2022

Homenaje a la cumbia

Mayo 18, 2022

COMPARTA ESTE CONTENIDO:

El gobierno del presidente
Barack
Obama anunció este viernes nuevas medidas de ayuda para millones de
compradores de vivienda, muchos de ellos desempleados que se
enfrentan a una ejecución hipotecaria.

Según el Departamento del
Tesoro, entre tres y cuatro millones de
propietarios podrían sufrir la ejecución de su vivienda antes de
finales de 2012.

Funcionarios del Tesoro y de la Administración
Federal de
Vivienda (FHA, por su sigla en inglés) explicaron los nuevos
ajustes del actual Programa de Modificación de Vivienda Asequible
(HAMP en inglés) al que se podrán acoger los propietarios más
necesitados.

La financiación del programa será costeada entre el
sector
privado y el gobierno federal, y el aporte gubernamental provendrá
de los 50.000 millones de dólares para programas de vivienda del
socorro financiero aprobado por el Congreso a fines de 2008.

"Estos
ajustes de programa ayudarán mejor a los compradores
responsables, afectados por la crisis económica, y que no pueden
pagar las hipotecas pero no es por su culpa", dijo el Comisionado de
la FHA, David Stevens.

Durante el floreciente período del sector
inmobiliario entre 2003
y 2006, millones de compradores adquirieron viviendas de alto
precio, a bajo préstamos con tasa de interés ajustable.

Actualmente hay más de 4 millones de compradores que se encuentran con que la tasa de interés ha subido y el valor de sus viviendas en el mercado está por debajo del préstamo que contrajeron.

Esto ocurre en un momento en que la tasa de
desempleo es de casi
el 10 por ciento, y llega al 14 por ciento en el sector fabril y el
20 por ciento en el sector de la construcción.

"Las
modificaciones del programa ampliarán la flexibilidad de los
bancos y prestamistas para ayudar a más compradores de casa
desempleados", señaló Stevens.

"También ayudarán a más personas
que deben en su hipoteca más que
el valor de sus casas porque los mercados locales han tenido caídas
enormes de los valores de las viviendas", agregó.

Los analistas
de mercado opinan que alrededor del 24 por ciento
de los compradores de vivienda se encuentran en esta situación -que
llaman "hipoteca patas arriba" o "sumergida"- y afrontan grandes
dificultades para hacer sus pagos mensuales.

Como parte de las
nuevas medidas los bancos que participen en el
programa HAMP deberán considerar la disminución del principal para
prestatarios que puedan acogerse al programa y cuya deuda supere el
115 por ciento del valor presente de sus casas.

El monto de la
deuda se reducirá en etapas a lo largo de tres
años si es que el prestatario se mantiene al día con sus pagos.

Otra medida obligará a los bancos a que rebajen el monto de la cuota mensual, por tres meses, para muchos compradores que están desempleados.

CONTENIDO RELACIONADO

Pero esto no ayudará a todos los prestatarios
desempleados,
explicaron los funcionarios.

Los compradores deben demostrar que
reciben subsidio por
desempleo para poderse acoger al plan y su préstamo hipotecario debe
haberse originado antes del 1 de enero de 2009.

Esta ayuda se
limita, además, a los compradores que no hayan
omitido más de tres pagos mensuales.

Para que puedan acogerse a
estas ayudas, los compradores de casa
deben vivir en la residencia que compraron, tener un balance de
hipoteca inferior a los 729.750 dólares, y han de pagar una cuota
mensual que sea superior al 31 por ciento de sus ingresos, es decir,
que puedan demostrar serias dificultades financieras.

La Casa
Blanca, en un comunicado, afirmó que los esfuerzos hechos
por el gobierno para ayudar a los compradores de vivienda "se
encaminan a dar a los propietarios responsables la oportunidad de
permanecer en sus casas, o de que se reubiquen en una situación más
sostenible".

Las ventas de viviendas nuevas en Estados Unidos
disminuyeron un
2,2 por ciento en febrero, en lo que supone en la cuarta caída
mensual consecutiva. El nivel marcado en febrero es el más bajo
desde que el gobierno inició esta medición en 1963.

El precio
medio de venta de la vivienda nueva en febrero subió un
6,1 por ciento a 220.500 dólares, según el informe del gobierno.
Esto es un 5,2 por ciento más alto que el precio medio en febrero de
2009.

Por su parte las ventas de viviendas usadas bajaron un 0,6
por
ciento en febrero. El precio medio de venta fue en febrero de
165.100 dólares, un 1,8 por ciento por debajo de febrero de 2009.

 

00:00 / 00:00
Ads destiny link