LIVE STREAMING

Al gobierno federal le quedó la tarea de hacer justicia

Con pueblos como Shenandoah, silencio oficial estatal y comentaristas incendiarios en la televisión nacional, no es de extrañar ni la muerte del mexicano Luis…

MÁS EN ESTA SECCIÓN

Omar Montes y su llama

Junio 29, 2022

Latinas en Spy Kids

Junio 29, 2022

Juzgar el nuevo

Junio 28, 2022

COMPARTA ESTE CONTENIDO:

El Departamento de Justicia tiene en sus manos hacer justicia en el caso Shenandoah, pues en Pensilvania se la quedaron debiendo.

A la indignación que provocó la absolución de dos estudiantes que cogieron a golpes al mexicano Luis Ramírez y que le ocasionaron la muerte, le sigue ahora la expectativa de si el gobierno federal sí va a considerar el hecho como un crimen de odio y castigarlo como debe ser.

Los hechos y testimonios, ya suficientemente documentados, evidenciaron que hubo odio, hubo racismo, hubo deficiencias en la presentación del caso por parte de la Fiscalía del Condado Schuylkill.

 Sólo para mencionar un detalle, la ex policía Helen Burke, vecina del lugar donde se cometió el ataque, se mostró “muy sorprendida” porque a pesar de que rindió indagatoria, no la llamaron a testificar durante el juicio.

¿Qué tenía ella que decir? ¿Que los chicos le gritaban “spics” entre otros epítetos raciales a la víctima? Es extraño que Burke no fuera llamada a juicio, pues fue de las primeras personas que alertaron sobre el hecho a la prensa, pero especialmente porque fue testigo de primera mano de la paliza.

¿Pero qué más evidenció este juicio, en el que el castigo a dos jugadores de fútbol quedó reducido a los cargos de asalto simple, lo cual es un delito menor?

Nada que no supiera la comunidad hispana: Que en pueblos como Shenandoah, que hay muchos en EEUU, en este caso uno venido a menos por el ocaso de la industria del carbón, el racismo se huele.

Esos pueblos donde la intolerancia hacia lo extraño es el pan de cada día, es nido de patotas de adolescentes como Brandon Pierkarski, Derrick Donchak, Colin Walsh y Brian Scully y todos aquellos que participaron en la golpiza a Ramírez.

Por eso no es sorpresa que el jurado absolviera a Pierkarski de homicidio en tercer grado, a Donchak de asalto agravado, y a ambos de intimidación racial. Mucho se ha enfatizado que el jurado era en su totalidad “blanco”, la gravedad en este caso era que en su totalidad era “local”.

El veredicto entonces, era previsible, como lo ha sido el silencio de las autoridades, comenzando por el gobernador de Pensilvania, Ed Rendell, que pese a la insistencia de AL DÍA, no ha hablado del asunto, al igual que no lo han hecho los congresistas Arlen Specter ni Robert Casey.

La oficina del fiscal del estado, Tom Corbett, también se negó a comentar sobre el caso. “Nosotros no tenemos autoridad sobre casos regionales por eso es que el fiscal general no puede comentar”, señaló su oficina de prensa.

El tema de las competencias judiciales es claro, lo que la comunidad hispana insta es a que el gobierno, la justicia y la legislación estatal se pronuncien acordes con la gravedad de los hechos, para que en pueblos aislados y alienados como Shenandoah, jurados, fiscales  y demás autoridades sopesen la importancia de un juicio, de un veredicto.

Por otro lado, si a este silencio oficial y al caldo de cultivo de pueblos como Shenandoah se le suman los comentarios incendiarios contra los inmigrantes hechos por Lou Dobbs, Bill O’Reilly, Glenn Beck y Pat Buchanan, lo que le espera a la justicia es desolador.

Aunque no es nuevo, un estudio de Media Matters, una organización sin ánimos de lucro, documentó muy bien esta tendencia nacional en “Miedo, odio en horario estelar, canales de cable y mitos sobre inmigración”. (ver recuadro)

Cuando tratan sobre inmigración “los programas de noticias no sólo  desbordan virulencia, sino también una serie de mitos que alimentan el resentimiento y el miedo de los espectadores, aparentemente diseñados para crear una histeria anti-inmigrantes”, señala.

No pregunten entonces por qué Donchak, uno de los estudiantes de Shenandoah, usaba durante “Halloween” una camiseta con la leyenda “Border Patrol”.

00:00 / 00:00
Ads destiny link