LIVE STREAMING

Podría ser deportada a un país en el cual nunca ha vivido

“Yo entiendo a mis padres porque ellos querían lo mejor para mí y para mis hermanos pero es injusto”.  

MÁS EN ESTA SECCIÓN

Cuentos de cuentas

Mayo 25, 2022

La voz de la frontera

Mayo 25, 2022

COMPARTA ESTE CONTENIDO:

 

Gisell Torres se graduó con honores de la Universidad de Rutgers. El Senador Robert Menéndez le consiguió un permiso para permanecer un año más en el país.

La recién graduada y excelente estudiante Gisell Torres enfrenta un problema de deportación por algo de lo cual ella no fue responsable. Gracias al senador Robert Menéndez, Torres se podrá quedar un año más para tratar de solucionar su problema migratorio.

Torres tiene 22 años y se acaba de graduar con honores de la carrera de finanzas en la Universidad de Rutgers. Desde la secundaria ha formado parte de clubs y organizaciones que ayudan a la comunidad tratando de ser una ciudadana ejemplar.

La joven llegó a Estados Unidos con sus padres y hermana procedente de Perú a la edad de 3 años. Su padre venia huyendo del terrorismo que se vivía en ese tiempo en el país, y debido a eso solicitó asilo para él y su familia a las autoridades de inmigración la cual, fue denegada. Los padres de Torres apelaron a la decisión pero en el 2002 la solicitud de asilo fue denegada una vez más. La familia entonces tendría que abandonar el país en 30 días, pero los padres de Gisell decidieron ignorar esto y quedarse en el país.

Fue al término de su penúltimo semestre en la universidad cuando se percató de la gravedad de la situación. “Mis padres me explicaron nuestra situación porque cuando yo me iba a graduar de la High School me gané unas becas y no las pude recibir por mi estatus, pero nunca me imaginé que esto podría pasar”, dijo Torres.

El día que ella llegó a su casa al terminar su semestre escolar en mayo del año pasado, llegaron las autoridades de Servicio de Inmigración y Protección de Aduanas (ICE) a su casa. Sus padres fueron deportados a Perú, junto con su hermana Milagros, de 20 años, quien incluso está casada con un soldado estadounidense.

El único que pudo quedarse fue su hermano Albert, de 17, quien nació aquí. Torres consiguió un permiso que le permitió quedarse hasta terminar su carrera universitaria.

“Nunca pensé realmente en mi estatus, soy estadounidense es lo que siempre he sido”, dijo Torres. “Y me quiero quedar porque siempre he vivido aquí y no me quiero ir a vivir a un país que no conozco”, agregó.

“Yo entiendo a mis padres porque ellos querían lo mejor para mí y para mis hermanos, pero es injusto para mí y para mi hermana que nos castiguen por algo de lo cual no teníamos control”, dijo Torres, quien contrajo nupcias el año pasado.

Apesar de que ambas hermanas Torres están casadas con estadounidenses no pueden arreglar si estatus por haber violado la ley al quedarse. 

“El ultimo semestre fue muy difícil porque mis papás estaban lejos ”, señaló la joven.

“Fuimos a la oficina del senador Robert Menéndez pero nos dijeron que no nos podían ayudar”, aseguró.

Después el abogado de Torres decidió compartir la historia con una reportera y ella publicó su historia, “Creo que eso fue lo que hizo cambiar de opinión al senador”, dijo Torres.

El senador a última hora consiguió un permiso para que la joven se quede en el país por lo menos un año más, situación que dará tiempo para que su caso pueda ser juzgado bajo méritos.

Torres aseguró que este corto tiempo ha aprendido muchas cosas pero sobre todo ha valorado mucho más a su familia, “a pesar de la distancia estamos más unidos que nunca”.

Y a aquellas personas que están pasando por la misma situación les quiere decir “que no pierdan la fe, que este país se formó de inmigrantes y que si me tengo que ir voy a seguir luchando desde allá para poder regresar”, finalizó.

Los planes de Torres ahora son conseguir trabajo en el campo de las finanzas e ingresar a la escuela de leyes para poder ayudar a las personas.  

00:00 / 00:00
Ads destiny link