LIVE STREAMING

"Necesitamos el teatro Puerto Rico de regreso en Philly"

Hoy en día no existe ningún teatro para los hispanos, algo que los vecinos del norte de Philly, dicen extrañar. 

MÁS EN ESTA SECCIÓN

COMPARTA ESTE CONTENIDO:

 

“Si algún bonito recuerdo tengo sobre mi juventud, es cuando iba al teatro con mi familia y amigos”, dijo Santos León, quien llegó a Filadelfia desde hace más de 52 años.  El Teatro Puerto Rico ó Diamond, en los años veinte, es ahora un edificio abandonado en el norte de Filadelfia.

“Esta zona era muy bonita. Recuerdo cuando mi papá me llevaba al teatro a ver películas mexicanas, muy buenas por cierto”, dijo Betsaida Butler. “Aún recuerdo que vi una película de Cantinflas que en aquellos tiempos era muy grande, aún de muerto lo es”.

Ella también recuerda cuando el teatro se convirtió en club y vino de Puerto Rico el cantante “El Gallito de Manatí”. “Era algo como increíble, el teatro estaba a reventar y yo me colé por detrás”.

En los años sesenta y setenta el Teatro de Puerto Rico estaba en  furor, pero no fue el primero hispano.  “El primer teatro fue el Mets, era un teatro pequeño, que cuando abrió el de Puerto Rico, se quedó casi vacío”, dijo Freddy Cámara. “Imagínate, pagábamos $1,75 por persona, lo cual en aquellos tiempos era mucho”.

De acuerdo con León, el Puerto Rico lo cerraron porque el hijo del dueño falleció. “Cabían más de 300 personas, y cuando lo cerraron no tenían a dónde ir”.

[video: http://www.youtube.com/watch?v=_O_AqIa1glQ 580x354]

Según la gente que llegó a disfrutarlo, es una lástima las condiciones que enfrenta ahora. “El pasar por ahí y ver  que algún día ese edificio fue algo que reunía a las familias y amigos y ahora está casi en la ruina, es algo muy triste”, dijo Esmeraldo Aponte, quien tiene más de 40 años viviendo en Filadelfia.

CONTENIDO RELACIONADO

Hoy en día no existe ningún teatro para los hispanos, algo que los vecinos del norte de Philly, dicen extrañar.  “Yo los domingos me gustaba salir al teatro, de ahí me iba al club de enseguida, y terminaba con unas donas... era algo muy bonito... es difícil que vuelvan esos tiempos. Ya nadie se acuerda de nosotros los adultos mayores”, dijo Cámara, quien tiene más de 30 años en Philly.

Tanto Cámara, Aponte, Butler y León coinciden en que la gente hispana necesita más lugares en dónde divertirse.

“Hoy en día todo es diferente, las nuevas generaciones no disfrutan  tanto como lo hacíamos nosotros. El ir al cine con tu familia el fin de semana era como algo necesario para poder compartir el tiempo y pasarla bonito. Ahora los jóvenes sólo piensan en salir a las discos y evitar pasar tiempo con su familia, sería bueno que reabrieran ese teatro”, dijo  León.

Según la Junta de Revisión de Impuestos, el edificio pertenece a César González, quien compró esta propiedad de más de 18 mil pies cuadrados  por $1 el 30 de junio de 1988.   AL DÍA intentó establecer más información sobre la edificación, pero la Comisión Histórica de Filadelfia dijo que no tiene registro de la propiedad.  

00:00 / 00:00
Ads destiny link