LIVE STREAMING

"Lo que necesita el sur de Filadelfia son guarderías"

La comunidad desconoce que existen programas oficiales de ayuda para pagar guarderías o para establecerlas que, además, no requieren de estatus migratorio.

MÁS EN ESTA SECCIÓN

Cuentos de cuentas

Mayo 25, 2022

La voz de la frontera

Mayo 25, 2022

COMPARTA ESTE CONTENIDO:

“Hace mucha falta la ayuda para el cuidado de niños en el sur de
Filadelfia porque en nuestra comunidad la mayoría de las mujeres
trabajamos”, dijo Isabel García. 

 

La mexicana Isabel García emigró sola a Filadelfia hace tres años, donde se casó, pero al embarazarse se vio abrumada con la idea de quién cuidaría de su niña mientras ella y su esposo trabajaban.

“Hace mucha falta la ayuda para el cuidado de niños en el sur de Filadelfia porque en nuestra comunidad la mayoría de las mujeres trabajamos”, dijo García, de 35 años. 

Para la mexicana, la palabra confianza se vuelve muy grande cuando se trata de la seguridad de su hija; sin embargo la necesidad de trabajar era grande y decidió dejar a su bebé al cuidado de una conocida que le habían recomendado.

“Una señora me cuidó a mi hija y me fue muy bien con ella. Me cobraba $20 diarios, y no es que yo esté en contra del cuidado de niños en casas, pero creo que a veces las instalaciones no son las apropiadas. Por ejemplo, Tengo una conocida en la comunidad que cuidaba como a siete a niños”, explicó García.

Afortunadamente, García encontró los servicios de Child Care Information Services of Philadelphia (CCIS), una organización que funciona con subsidios estatales, y que ayuda a padres que califiquen con un porcentaje del costo de la guardería sin importar su estatus migratorio, siempre y cuando su hijo sea estadounidense.

El trámite para García duró ocho meses, pero valió la pena ya que ahora paga $25 a la semana por la guardería de su niña, ubicada en la calle South.

“Sé de gente que no solicita porque son muchos trámites y piden muchas cosas, pero sí creo que vale la pena porque ahora veo a mi hija contenta, es un ambiente diferente”, expresó.

Por su parte, Mónica Orozco quien trabajó durante dos años en CCIS, opina que a pesar de la alta demanda de guarderías en el sur, donde ella reside, existe mucha desinformación por las barreras del idioma y la cultura.

“Es una muy buena oportunidad para recibir ayuda, pero la gente se asusta con los trámites”, dijo Orozco.

El trabajo de Orozco en CCIS era informar a la comunidad acerca de los servicios de dicha organización. “Se necesita un comprobante de que los dos están trabajando. Si es que están trabajando bajo la mesa, el empleador les puede llenar una forma que explique el horario, y esas horas son las que les van a ayudar a pagar la guardería”.

AL DÍA trató de comunicarse con CCIS para más detalles de los trámites y los costos, pero no obtuvo información.

Sin embargo, Orozco, quien pese a que hace cinco años no trabaja allí, explicó que lo más que puede otorgar CCIS al pago de una guardería son $120 a la semana, y la cantidad a recibir es proporcional a los ingresos de los padres, el número de horas de cuidado y el número de hijos que tienen.

“Hay muchos niños y cada vez hay más, algunas madres prefieren no trabajar puesto que la guardería les sale más cara y otras se ponen de acuerdo y se los cuidan unas a otras”, dijo Orozco.

Sin embargo, para Cynthia Kreilick, asistente de otro programa de ayuda en español de una organización sin fines de lucro, es importante que aquellos que cuidan niños en sus casas tengan las licencias adecuadas para evitar algún accidente o problema legal.

“Si obtienen su licencia se darán cuenta de muchos beneficios como subsidios del estado, talleres gratuitos o simplemente estarán en contacto con otras personas que se dedican a lo mismo y podrán compartir información o frustraciones”, agregó Kreilick, quien trabaja para “Todos en una parada” (One Stop Shop), Información de Licencias en Filadelfia.

One Stop Shop funciona con fondos de Oficina de Salud y Oportunidades de la ciudad y su misión es ayudar paso por paso a tramitar licencias estatales y locales.

La organización suspendió sus servicios por falta de fondos durante dos años, pero hace dos meses los reanudaron y tienen la intención de realizar secciones informativas en iglesias y centros comunitarios en el sur y, además, en español.

Según Kreilick, obtener la licencia es ya de por si muy complicado para los que hablan inglés, así que para eso la organización provee talleres para explicar el proceso, los obstáculos, los requisitos de la ciudad y del estado.

De igual forma, provee orientación de los códigos de salud, de seguridad y zonificación, además de que acompañan a los interesados durante el proceso.De acuerdo con la organización, cualquiera tiene derecho a cuidar en su casa a tres niños, pero de 4 a 6 niños se requiere la licencia llamada Cuidado Familiar, de 7 a 12 niños la de Grupo y para más, la de un Centro Infantil.

“Es importante que antes de comenzar todo el proceso la gente sepa los requisitos básicos: Tiene que tener más de 18 años, vivir en una casa particular no en dúplex o apartamento, si está rentando necesita un permiso del dueño de la casa, un diploma de ‘high school’ o el equivalente”, dijo Kreilick.

Al final, Kreilick enfatizó en que “vale la pena cuidar a niños, sobre todo aquellos que tienen el corazón para hacerlo”. 

00:00 / 00:00
Ads destiny link