LIVE STREAMING

"Gerrymandering", un proceso monstruoso

Pensilvania, un mal ejemplo de redistribución de distritos.

MÁS EN ESTA SECCIÓN

Gabo en Prime Video

Julio 01, 2022

Banda MS y Edén Muñoz

Julio 01, 2022

Gordita Chronicles

Julio 01, 2022

Homenaje a la champeta

Junio 30, 2022

COMPARTA ESTE CONTENIDO:

Las criaturas marinas son apropiadas para usar como imágenes que representan distritos redistribuidos políticamente de forma manipulada y desordenada, lo que se conoce en inglés como ‘gerrymandering’ en gran medida. Solamente se tiene que leer la descripción de The Inquirer sobre el Distrito 12 del Congreso durante los años del fallecido  senador John Murtha. Lo describieron como “una extensión de crustáceos en partes de nueve condados” y “una langosta mutante, con una sola pierna con una pinza más grande de los normal”.

En este sentido, una mirada al mapa del Congreso de Pensilvania se siente como un viaje al acuario Camden (NJ), con manchas en forma extraña con garras, tentáculos, y pedúnculos en todas direcciones.

Los distritos del Senado estatal y de la Cámara de Representantes usualmente están igual de mal. No es ninguna ilusión, Azavea , una compañía de software, confirma que Pensilvania es el segundo estado más manipulado de la nación.

La mutilación de nuestras fronteras es un resultado directo de la descarada y desvergonzada redistribución de distritos  realizada por el liderazgo estatal para obtener beneficios políticos, más recientemente en 2001. “Gerrymandering” se encuentra entre la más fea de las maquinaciones políticas porque no hay una explicación plausible que no sea para manipular las posibilidades de un candidato o partido en particular. Ningún político puede pretender que estos distritos “marítimos” son de alguna manera buscando el  mejor interés para los residentes de Pensilvania.

Un comité bipartidista dibuja los mapas de los distritos del Congreso, el Senado y la Cámara de Representantes estatales basado en los resultados del censo, cada 10 años.

Sin embargo, según las normas actuales del comité, no es más que un títere del liderazgo de la Asamblea estatal y Legislativo.

Aunque la redistribución de distritos es un mandato de la Constitución para que los distritos se dividan en partes iguales para la población y asegurar un voto por cada persona, las incursiones de Pensilvania en “gerrymandering” han dado lugar a lo contrario: Con la creación de distritos seguros para políticos ya elegidos, donde los votos en contra no importan. La democracia está bajo ataque.

No tiene por qué ser así. En Iowa, la redistribución de distritos ha estado en manos de una comisión verdaderamente independiente desde 1980. Como resultado, usted no encontrará ningún distrito “cangrejo”, “calamares” o “estrella de mar” en los mapas políticos del estado. En su lugar, los límites siguen las fronteras del condado con subdivisiones ocasionales en las zonas urbanas para permitir una distribución de la población uniforme.

A pesar de muchos intentos en Pensilvania de los representantes para seguir el ejemplo de Iowa, promoviendo una ley para regular Harrisburg, el liderazgo ha ignorado todos los intentos de reforma.

Por lo menos cinco diferentes proyectos de ley se han presentado a la Asamblea General en la última década para remover el poder de las manos de los políticos electos y entregarlo a un organismo independiente, pero ninguna de las propuestas fueron votadas.

“Reto a cualquier persona a votar “no” si un proyecto de ley de redistribución de distritos se acerca a una votación”, dice la senadora estatal Lisa Boscola, una demócrata de Lehigh Halley que en 2007 introdujo la SB 346, que buscaba crear una comisión independiente para establecer los límites del distrito y establecer normas para que las líneas se elaboraran para coincidir con los límites municipales y no tener en cuenta la afiliación parte de los votantes. El liderazgo del Senado ignoró el proyecto de ley.

“El proyecto de ley no ha ido a ninguna parte. Los líderes no lo ponen a votación”, dijo Boscola. “Los miembros se indignan. Dicen que ellos no pidieron ese proyecto de ley”.

Boscola todavía no va a renunciar a la reforma. “Muchos proyectos de ley toman 10 o 20 años para pasar. Tienes que seguir luchando”.

La verdadera reforma ya no es posible este ciclo del Censo 2010 porque para crear una comisión independiente requiere un cambio en la Constitución del estado que deberá ser aprobado en dos sesiones legislativas consecutivas, y luego aprobada en una votación a nivel estatal.

El año pasado, la representante estatal Babette Josephs de Filadelfia presentó la HB 1805, que daría lugar a audiencias públicas sobre la redistribución de distritos para aumentar la transparencia en el proceso. La transparencia puede ayudar, pero no lo suficiente. El liderazgo del estado ha demostrado ser descarado en la búsqueda de ventajas políticas tiempo tras tiempo. Hay pocas consecuencias por estos abusos porque un “gerrymander” puede asegurar su asiento del titular hasta el punto de ser casi invulnerable.

El HB 1805 está todavía en el Comité de Asignaciones de la Cámara, pero incluso si es votado y pasa este año no tiene los dientes suficiente para controlar el “gerrymandering”.

A los funcionarios electos no se les debe permitir elegir a sus votantes si queremos mantener una democracia.

Ahora que una verdadera reforma ya no es posible este ciclo, no tenemos más remedio que confiar en nuestro liderazgo estatal para hacer un esfuerzo honesto y ético hacia una redistribución razonable del próximo año.

Lo sé, lo sé. Broma de mal gusto.

“Dile a un chiquito de doce años o trece años ‘mira tenemos cincuenta distritos senatoriales, trata de dibujarlo para que sea justo’. Harían un mejor trabajo”. Boscola dice: “tal vez hasta un chiquito de ocho años”.

“Es simplemente ridículo. Necesitas que la gente salga y luche por el cambio”.

La alternativa es otra vez ser superada por las criaturas de las profundidades cuando los mapas de distritos de 2011 salgan. Mejor comprar una careta y el arpón, mientras aún hay tiempo.

Vea versión en inglés.  

00:00 / 00:00
Ads destiny link