LIVE STREAMING
Achille Mbembe. Foto: Jean Counet
Achille Mbembe. Foto: Jean Counet

Post Covid-19: ¿Seremos los mismos después de la pandemia?

El reconocido filósofo camerunés Achille Mbembe, padre de la necropolítica, reflexionaba hace unos días sobre cómo la pandemia ha democratizado el poder de…

MÁS EN ESTA SECCIÓN

Debut de Chef mexicano

Enero 23, 2023

Balada de Chalino

Enero 18, 2023

COMPARTA ESTE CONTENIDO:

La pandemia que azota al mundo está visibilizando muchos de los agujeros del sistema y cómo nuestros líderes políticos y la sociedad en su conjunto nos enfrentamos a la amenaza del virus.

Hace unos días el presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, para quien la productividad es más importante que la salud de sus ciudadanos, decía ufanamente sobre el Covid-19 y cómo está asolando su país: “Algunos morirán... Van a morir. Lo siento, así es la vida". 

En la misma línea se encuentra el presidente Trump, quien hace unas horas anunciaba que iba a suspender la financiación a la OMS y la tachó de “chinófila”, amén de otras perlas envenenadas de alguien se define como “un cheerleader” para Estados Unidos.

Pompones aparte, el eminente filósofo camerunés Achille Mbembe reflexionaba hace unos días sobre cómo el Covid-19 está cambiando cómo pensamos sobre el futuro y cómo nos relacionamos con nuestro propio cuerpo -"un arma" y "una amenaza", dice-.

Mbembe lleva desde 2003 estudiando la forma en que los gobiernos legislan sobre la vida y la muerte de sus ciudadanos, lo que él mismo acuñó como “necropolítica”.

Política y pandemia​​​​​​​

A día de hoy, hay más de 1,4 millones de casos y 81.000 muertes en todo el mundo provocadas por el Covid-19. 

Cuando salimos de casa, se nos advierte que podemos contraer el virus o transmitirlo a otras personas. "Ahora todos tenemos el poder de matar", dice Mbembe. "El aislamiento es sólo una forma de regular ese poder".

El virus tampoco daña a todas las personas por igual. Los ancianos y aquellos que sufren patologías previas son los más vulnerables, con lo que los sanitarios se están viendo en la tesitura de salvar antes a los jóvenes que a los ancianos, vinculado a una noción de productividad donde prima la economía y no la vida.  

"El sistema capitalista se basa en la distribución desigual de la oportunidad de vivir y morir", dice el camerunés.

"Esta lógica de sacrificio siempre ha estado en el corazón del neoliberalismo, que siempre ha funcionado con la idea de que alguien vale más que otros”, afirma. “Quien no tiene valor puede ser desechado".

La necesidad de comunidad​​​​​​​

Para el filósofo, esta enfermedad, que afecta sobre todo nuestra capacidad de respirar, obliga a los gobiernos y hospitales a decidir quién seguirá respirando. “El punto es encontrar una forma de asegurar que cada individuo tenga una forma de respirar. Esa debería ser nuestra prioridad política”, insiste. 

Nuestra relación con la vida y la muerte también está cambiando durante aislamiento, ya que ahora debemos enfrentarnos al miedo a nuestro propio fin solos, “no podemos delegar nuestra muerte a otros”. Incluso está ocurriendo de forma totalmente cruel, sin que podamos realizar duelos y sin tiempo para despedirnos.

“Como si fueran basura de la que tenemos que deshacernos lo antes posible”, se lamenta Mbembe. “Esta lógica de eliminación ocurre en un momento en que necesitamos, al menos en teoría, nuestra comunidad. Y no hay comunidad sin poder despedirse de los que se fueron, para organizar los funerales. La pregunta es: ¿cómo crear comunidades en un momento de calamidad?”

Los mayores cambios que experimentaremos tras la pandemia, en suma, serán la forma de ver el cuerpo como una amenaza y la forma en que pensamos sobre el futuro. 

“De repente no sabemos cómo será mañana”, concluye.

00:00 / 00:00
Ads destiny link