LIVE STREAMING
Chihuahua State Police members, wearing protective suits, take part in an information and prevention campaign against the coronavirus -COVID-19- pandemic, at the Cordoba-De las Americas International Bridge in Ciudad Juarez, Chihuahua, Mexico, on March 29, 2020. Photo: Henrika Martinez/Getty Images.
Miembros de la Policía Estatal de Chihuahua, vestidos con trajes protectores, participan en una campaña de información y prevención contra la pandemia del coronavirus -COVID-19-, en el Puente Internacional Córdoba-De las Américas en Ciudad Juárez,…

El efecto de COVID-19 en las ciudades fronterizas de EE.UU. y México

Lo que una vez fueron bulliciosos centros de actividad son pueblos fantasmas con un número creciente de casos.

MÁS EN ESTA SECCIÓN

Como en casa

Agosto 04, 2022

COMPARTA ESTE CONTENIDO:

Hace un mes fue una de las semanas más populares para cruzar la frontera entre EE.UU. y México. La Semana Santa, la semana que precede a la Pascua es una época normalmente reservada para un viaje a la costa mexicana para muchos a ambos lados de la frontera.

El viaje también proporciona un bienvenido flujo de dinero en efectivo para aquellos en la industria turística vital de la región, asegurándose de que ellos también coman bien el domingo de Pascua.

Pero este año, con el viaje del coronavirus paralizado, la realidad fue mucho menos festiva.

Un gran golpe económico

A una hora de la frontera entre Arizona y México, en la ciudad turística de Puerto Peñasco, María Eugenia Zacatelco Montiel normalmente habría tenido que programar excursiones extra en barco durante la Semana Santa. En cambio, tuvo que despedir a todos los miembros del personal de su empresa de alquiler de barcos y actividades acuáticas, excepto a 10 de sus 24 empleados.

"Esa fue una de las cosas más difíciles que he tenido que hacer", dijo a The Arizona Republic.

En ese momento, Puerto Peñasco era un pueblo fantasma. Todavía lo es, junto con muchas otras ciudades a lo largo de la frontera entre EE.UU. y México, incluyendo El Paso, Juárez, San Diego y Tijuana, cuatro de los principales centros económicos fronterizos que entran en ambos países.

Los Estados Unidos y México acordaron su primer cierre de la frontera el 21 de marzo, y lo extendieron el 20 de abril por al menos otro mes. No está dirigida a los viajes de mercancías, negocios, o aquellos con visas de trabajo temporales y estudiantes.

Aún así, Alejandro Mier y Terán, presidente de la Cámara de Comercio de la Mesa de Otay en la frontera cerca de Tijuana y San Diego, reportó una caída en el tráfico de carga a través de la frontera de hasta un 50%.

El San Diego Union-Tribune informó de una caída "sin precedentes" del 70% en los cruces fronterizos de la región desde el cierre de la frontera de COVID-19.

En Juárez, al igual que en el resto de México, las fábricas manufactureras tardaron en reaccionar y cerrar, pero ahora la mayoría de las 300 o más han cerrado u operan con un horario reducido.

El efecto de esos cierres tiene un efecto directo en la logística y las operaciones de los almacenes al otro lado de la frontera en El Paso.

Tom Fullerton, un profesor de economía de la Universidad de Texas-El Paso (UTEP), dijo particularmente que la industria automotriz podría ver una gran interrupción en su cadena de suministro como resultado.

"Va a ser un viaje lleno de baches", fue citado diciendo por el El Paso Times.

La Comisión del Condado de El Paso también anunció recientemente la suspensión de proyectos pendientes y está permitiendo recortes departamentales para hacer frente a las consecuencias económicas. Los proyectos totalizaron 10,3 millones de dólares, pero se prevé que el departamento de presupuesto y política fiscal del condado gastará unos 17 millones de dólares, y podría tardar de dos a tres años en recuperarse.

Sin embargo, todo depende de cuánto tiempo dure el cierre.

Texas es uno de los 24 estados de EE.UU. que optan por una reapertura parcial en un esfuerzo por salvar algo con cara de economía. Arizona es el otro estado a lo largo de la frontera entre EE.UU. y México que también promete una rápida reapertura. California y Nuevo México siguen cerrados.

Sólo el comienzo en México

Aún está por verse si eso resulta en otro pico de COVID-19, pero al otro lado de la frontera, el carrusel de COVID-19 acaba de empezar. 

El 6 de mayo, Juárez superó las 100 muertes con sólo 433 casos confirmados de COVID-19, lo que significa que la tasa de mortalidad allí es del 24% en comparación con una tasa mundial del 6%. Incluso su alcalde, Armando Cabada dio positivo

Las autoridades sanitarias mexicanas también advierten que a diferencia de otras partes del país como la Ciudad de México, el pico del coronavirus no ha ocurrido aún en ciudades fronterizas como Juárez.

"La curva sigue subiendo", dijo el Dr. Arturo Valenzuela, jefe del Departamento de Salud del estado de Chihuahua.

Chihuahua en su conjunto sigue viendo un aumento de entre el 67% y el 75% en infecciones y muertes.

Baja California, donde se encuentra Tijuana, es también el tercer lugar en cuanto a infecciones por COVID-19 fuera de la Ciudad de México y el estado de México en el país. No sólo se están agotando los ventiladores en los hospitales, sino que los cementerios también tienen problemas para encontrar espacio para ubicar nuevos cuerpos.

00:00 / 00:00
Ads destiny link