Advertisement

simple

Dolores del Río: Cuando la leyenda se convierte en un Doodle de Google

 08/09/2017 - 14:56
"Celebrating Dolores del Río" by Google 

Mucho antes de que los rostros de Ana de la Reguera, Kate del Castillo, Penélope Cruz y Salma Hayek abandonaran las portadas de la  ¡HOLA! y Vanidades para embellecer los tabloides de Hollywood y las colas de las salas ACME, había existido ya una belleza española de gran talento: Dolores del Río.

 

Dolores del Río: When Legends become Doodles

 08/03/2017 - 13:48
"Celebrating Dolores del Río" by Google 

Acclaimed "Golden Age" Mexican actress Dolores del Río is honored today in a floral Google Doodle as gorgeous as she was. A society heiress, a mistress to Orson Welles, a victim of McCarthyism, a spokeswoman for UNICEF, and a beauty that reportedly slept "sixteen hours a day" to keep her youthful looks, here's a look at the life of Dolores. 

[OP-ED]: Hispanics’ sunny spirit is a reminder of what made America great

 07/31/2017 - 08:28
A group of people perform a vigil, in El Paso, Texas, in honor of the Guatemalan immigrants who died this week trying to cross the Rio Grande, also known as the Rio Bravo, which serves as the border between the United States and the United States. And MexicoEFE

 News headlines are screaming about how fearful Latinos are due to moves the Trump administration is making toward stepping up deportations. These are valid concerns for many Hispanics, a majority of whom have acquaintances or family members who could be at risk.

[OP-ED]: El espíritu optimista de los hispanos nos recuerda la grandeza de Estados Unidos

 07/31/2017 - 08:24
Un grupo de personas realizan una vigilia, en El Paso, Texas (Estados Unidos), en honor a los inmigrantes guatemaltecos que fallecieron esta semana al intentar cruzar el río Grande, también conocido como río Bravo y que sirve de frontera entre EE.UU. y México. EFE

Nuevos titulares destacan lo temerosos que están los latinos debido a las medidas del gobierno de Trump para aumentar las deportaciones. Son inquietudes válidas para muchos hispanos, la mayoría de los cuales tiene conocidos o familiares que corren ese riesgo.

[OP-ED]: Can we die in peace?

 07/28/2017 - 08:38
Just whether the persistence of high-cost care reflects good medicine, a deep human craving to cling to life, or both is unclear. But the rhetoric about “end-of-life” care has changed more than the reality. To the question -- Can we die in peace and with dignity? -- the answer is “not yet.”

For those of us who had hoped that American attitudes toward death were shifting in ways that would promote a wider reconstruction of the health care system, there’s discouraging news from Health Affairs, the pre-eminent journal of health policy. It devotes its latest issue to “end-of-life” care and finds that -- at least so far -- the power to make health care more compassionate and cost-effective is limited.

[OP-ED]: ¿Podemos morir en paz?

 07/28/2017 - 08:35
No está claro si la persistencia del cuidado costoso refleja buenas prácticas medicas, una necesidad humana profunda de aferrarse a la vida o ambos cosas. Pero la retórica sobre “el fin de la vida” cambió más que la realidad. A la pregunta -- ¿Podemos morir en paz y con dignidad? -- la respuesta es “todavía no”.

Para los que esperábamos que las actitudes de los norteamericanos con respecto a la muerte cambiaran de manera tal de promover una reconstrucción más amplia del sistema de asistencia médica, las noticias de Health Affairs, la prominente publicación de política sanitaria, son desalentadoras. La publicación dedica su último número a los cuidados del “fin de la vida” y concluye que -- al menos hasta el momento -- el poder para que la asistencia médica se convierta en una práctica más compasiva y rentable es limitado.

[OP-ED]: Why robots won’t steal all our jobs

 07/14/2017 - 08:43
En un mundo ideal, los robots realizarían la mayoría de los trabajos repetitivos y monótonos, mientras que la fuerza de trabajo mejor educada y mejor paga se concentraría en trabajos que no pueden ser realizados por máquinas. Archivo

Don’t worry, the robots won’t destroy all our jobs. History suggests just the opposite -- that new technologies inspire new jobs. So concludes a study from leading labor economists. It’s a useful antidote to widespread fears that robots and “artificial intelligence” will displace millions of workers and lead to permanently high joblessness.

[OP-ED]: Por qué los robots no se van a robar nuestros trabajos

 07/14/2017 - 08:41
En un mundo ideal, los robots realizarían la mayoría de los trabajos repetitivos y monótonos, mientras que la fuerza de trabajo mejor educada y mejor paga se concentraría en trabajos que no pueden ser realizados por máquinas. Archivo

No se preocupen, los robots no van a destruir nuestros trabajos. La historia sugiere lo contrario: que las nuevas tecnologías traen nuevos trabajos. Es un antídoto útil ante el miedo generalizado de que los robots y “la inteligencia artificial” desplazarán a millones de trabajadores y llevarán a un desempleo alto y permanente.

[OP-ED]: What really happened to coal?

 06/12/2017 - 08:58
Even if environmental regulation and climate change didn’t exist, the coal industry would have faced intense pressures to change and adapt. Government isn’t killing the coal industry. “Progress is the culprit,” concludes Kolstad’s study.

 The coal-mining jobs that President Trump thinks were destroyed by government regulation -- adopted to combat air pollution and global warming -- were actually lost to old-fashioned competition from other American firms and workers. Eastern coal mines lost market share to Western coal, which was cheaper. And natural gas grew at coal’s expense because it had low costs and lower greenhouse gas emissions.

[OP-ED]: ¿Qué pasó realmente con el carbón?

 06/12/2017 - 08:50
Si las regulaciones del medio ambiente y el cambio climático no existieran, la industria del carbón habría recibido intensas presiones para cambiar y adaptarse. El gobierno no está matando la industria del carbón. “El progreso es el culpable,” concluye el estudio de Kolstad.

Los puestos en las minas de carbón que, según el presidente Trump, fueron destruidos por las regulaciones del gobierno—adoptadas para combatir la contaminación y el calentamiento global—se perdieron, en realidad, debido a la tradicional competencia con otras empresas y trabajadores. Las minas de carbón del Este perdieron su porción del mercado porque el carbón del Oeste, que era más barato, se la llevó. Y el gas natural creció a expensas del carbón porque tenía costos bajos y emisiones de gases de invernadero más bajas.