Advertisement

impuestos

[OP-ED]: The curse of middle-aged capitalism -- for Trump and all of us

 08/21/2017 - 13:57
In 1995, the largest five firms by market “capitalization” (the value of a company’s shares) were old-line businesses: Exxon, AT&T, Coca Cola, General Electric and Merck. By 2015, only Exxon (now Exxon Mobil) remained.

 A persisting puzzle about the U.S. economy is how it can seem both strong and weak. On the one hand, it remains a citadel of innovation, producing new companies like Uber. On the other, the economy is expanding at a snail’s pace of 2 percent annually since 2010. How could both be true? Why isn’t innovation translating into faster growth? The answer -- or part of the answer -- is that American businesses are running on two separate tracks. Call them the “youthful” and “middle-aged” tracks.

[OP-ED]: La maldición del capitalismo de mediana edad—para Trump y para todos nosotros

 08/21/2017 - 13:54
En 1995, las cinco empresas mayores del mercado según “capitalización” eran firmas de la guardia vieja: Exxon, AT&T, Coca Cola, General Electric y Merck. Para 2015, sólo Exxon (ahora Exxon Mobil) sigue ocupando ese lugar. Las otras fueron reemplazadas por Apple, Google, Microsoft y Amazon. (Nota: Jeff Bezos, director ejecutivo de Amazon, es dueño del Washington Post). Aun así, el capitalismo de mediana edad ralantizó la recuperación. 

Una incógnita persistente en la economía norteamericana es cómo puede parecer al mismo tiempo fuerte y débil. Por un lado, sigue siendo un reducto de innovaciones y produce empresas nuevas como Uber. Por el otro, la economía se expande a la lentísima tasa del 2 por ciento anual desde 2010. ¿Cómo pueden ser ambas cosas ciertas? ¿Por qué las innovaciones no se traducen en un crecimiento económico más rápido? La respuesta—o parte de ella—es que las empresas norteamericanas van por dos pistas diferentes. Llamémoslas “juvenil” y “de mediana edad”.

[OP-ED]: El gran debate de Trump sobre el crecimiento económico

 08/15/2017 - 10:01
No hay suficiente dinero para satisfacer todas nuestras demandas, incluso a tasas más altas de crecimiento económico. Habrá conflictos entre gastos privados y gubernamentales; entre gastos nacionales y locales; entre gastos de salud y gastos de no-salud; y entre gastos dedicados a los ancianos versus los jóvenes. El presente es polémico; el futuro quizás sea peor.

La discusión entre el gobierno de Trump y sus críticos sobre una tasa de crecimiento económico sostenible suscita profundas preguntas sobre el futuro de Estados Unidos. ¿Ingresamos en un período prolongado de crecimiento económico lento? Si es así, ¿cómo altera eso la sociedad y la política? ¿O acaso las medidas “correctas” elevarán el crecimiento económico a niveles del pasado?

[OP-ED]: Donald Trump’s lost opportunity

 07/26/2017 - 09:12
Donald Trump could have quickly begun reshaping American politics. He heard voices that others didn’t, understood what those people wanted to hear and articulated much of it. But when it came time to deliver, it turned out that he had no serious ideas, policies, nor even the desire to search for them. EFE

There are many ways to evaluate the Trump presidency at the six-month mark. What I am struck by is the path not taken, the lost opportunity. Donald Trump had many flaws, but during the campaign, he tapped into a real set of problems facing America and a deep frustration with the existing political system. Additionally, he embraced and expressed -- somewhat inconsistently -- a populism that went beyond the traditional left-right divide. What would things look like at this point if President Trump had governed in the manner of a pragmatic, jobs-oriented reformer who was relentlessly focused on the “forgotten” Americans of whom he often speaks?

[OP-ED]: La oportunidad perdida de Donald Trump

 07/26/2017 - 09:08
Donald Trump podría haber rápidamente comenzado a reformar la política estadounidense. Escuchó voces que otros no escucharon, entendió lo que esas personas querían escuchar y articuló la mayor parte. No obstante, cuando llegó el tiempo de dar, sucedió que no tenía ideas ni políticas serias, ni siquiera el deseo de buscarlas. EFE

Hay varias maneras de evaluar la presidencia de Trump luego de seis meses. Lo que más me asombra es el camino no tomado, la oportunidad perdida. Donald Trump tuvo muchos defectos pero durante la campaña sacó provecho de una serie de problemas reales enfrentando a Estados Unidos y a una profunda frustración con el sistema político existente. Adicionalmente, aceptó y expresó, un poco inconstantemente, un populismo que fue más allá de la división tradicional izquierda-derecha. ¿Cómo se verían las cosas ahora si el presidente Trump hubiese gobernado como un reformador pragmático orientado al trabajo que se enfocase sin descanso en los estadounidenses “olvidados” de los cuales usualmente habla?

[OP-ED]: Deficits forever?

 07/20/2017 - 12:15
The federal budget remains badly out of whack, even though we are near or at “full employment” (June unemployment rate: 4.4 percent). We cannot afford tax cuts; we need tax increases.

House Republicans, who are now deliberating the government’s 2018 budget, pledge to eliminate deficits within a decade. Well, good luck with that. It must be obvious that chronic deficits reflect a basic political impasse that can be broken only if majorities in Congress do things they’ve refused to do: trim Social Security benefits; raise taxes significantly; control health spending. There is a giant mismatch between what Americans want from government and what they’ll pay for with taxes.

[OP-ED]: ¿Déficits para siempre?

 07/20/2017 - 12:10
El presupuesto federal permanece en muy mal estado, aunque estemos cerca de un “empleo pleno” (Tasa de desempleo de junio: 4,4 por ciento). No podemos permitirnos recortes de impuestos; necesitamos aumentos de impuestos.

Los republicanos de la cámara baja, que ahora están deliberando sobre el presupuesto de 2018, prometen eliminar los déficits en una década. Bien, buena suerte con eso. Debe ser obvio que los déficits crónicos reflejan un impasse político básico que puede ser interrumpido solo si las mayorías del Congreso hacen lo que se han negado a hacer: recortar los beneficios de seguridad social; aumentar los impuestos significativamente; controlar los gastos de salud. Hay una gran discordancia entre lo que los estadounidenses quieren del gobierno y lo que están dispuestos a pagar en impuestos.