Hernández-Campos eligió a Harvard entre las 15 universidades en las que fue aceptado a pesar de no tener papeles.

Nueve años después de haber llegado a este país sin documentos, el mexicano Juan Hernández-Campos es el primer estudiante del programa “After School All Stars” de Los Ángeles que gana una beca para estudiar en Harvard.

Nacido en Guadalajara hace 18 años, Hernández-Campos cruzó la frontera a los 9 años para reunirse con su padre en Los Ángeles y actualmente, al igual que toda su familia, espera que el presidente Barack Obama realice una reforma migratoria para obtener la residencia permanente.

“Desde pequeño yo decía: yo quiero trabajar en lo que trabaja mi papá cuando sea grande; pero mi padre trabaja de albañil”, dijo Hernández-Campos, quien cursa el primer semestre en la escuela de ingeniería y ciencias aplicadas en Harvard.

“Pero él me dijo: no, yo quiero que estudies algo para que seas jefe, así como el trabajo que hacen los ingenieros, porque este trabajo es duro”, recordó.

Además de los consejos de su padre, lo que marcó la diferencia en su vida fue un programa de orientación estudiantil impartido después de las clases en la escuela llamado en inglés “After School All Stars”.

“En el programa me inscribí, de sexto a octavo grado, para aprender a usar computadoras”, señaló.

“Los instructores me orientaron y cuando ya estaba en edad de ir a la preparatoria busqué inscribirme en la escuela Theodore Roosevelt, en el este de Los Ángeles, porque ahí tienen un programa especial (magnet) en ciencia y tecnología”, explicó.

Hernández-Campos cuenta que en el último año de secundaria, a pesar de que sus calificaciones eran excelentes, cayó en la cuenta de que por no tener documentos legales no podía tener acceso a la infinidad de programas de becas o ayuda financiera que tienen sus compañeros nacidos en EEUU.

“Pero averigüé que hay universidades y fundaciones privadas que dan becas sin importar el estatus migratorio”, reveló.

En su búsqueda de universidades, encontró que en Harvard un estudiante indocumentado y de bajos recursos, después de haber competido con otros aspirantes con altas calificaciones, puede acceder a una beca para hacer realidad sus sueños como estudiante internacional.

La beca de la escuela de ingeniería de Harvard incluye colegiatura, alojamiento, alimentos y libros, y asciende a más de 50.000 dólares anuales.

Hernández-Campos revela que fue aceptado en 15 universidades entre las cuales en 7 instituciones le ofrecieron becas completas; pero eligió Harvard.

“Un profesor de la escuela Roosevelt me dijo que en toda la historia, desde que la fundaron en 1923, solamente 8 estudiantes hemos logrado entrar a Harvard”, destacó.

“Pero por ejemplo, de la academia Phillips de Massachusetts, que es una preparatoria privada, cada año entran entre 12 y 14 estudiantes a Harvard”, señaló el estudiante .

Carlos Santini, director asociado del programa “After School All Stars”, dijo que el programa que influyó en la vida de Hernández-Campos fue creado en Los Ángeles en 2002 por el gobernador de California, Arnold Schwarzenegger, con el fin de mantener a los estudiantes ocupados después de la escuela enseñándoles artes visuales y teatrales, tecnología y liderazgo juvenil.

Spanish
Main Topic: 
Plain Text Author: 
Andrea Vega / Redacción AL DÍA