Spanish

El Gobierno de Paraguay informó este martes de que
está tramitando el retorno a Asunción de sus funcionarios diplomáticos
en Caracas, después de haber sido advertidos extraoficialmente de la
posibilidad de una expulsión de Venezuela.

El canciller
paraguayo, José Félix Fernández Estigarribia, dijo que están tramitando
los pasajes y el costo de traslado de sus funcionarios que habían
permanecido en la capital venezolana tras el retiro de ambos países de
sus respectivos embajadores en junio.

"Tenemos una situación
delicada. Todavía no tenemos la comunicación escrita que hemos
solicitado como corresponde (...) y, seguramente, después tienen 72
horas (para abandonar el país), que es un plazo muy breve, pero bueno,
es la decisión que tomó el Gobierno de Venezuela", expresó el canciller.

El cónsul paraguayo en Caracas, Raúl Silva, confirmó que han sido
advertidos, en forma oficiosa, vía telefónica, "que tienen 72 horas para
abandonar el país por decisión unilateral del Gobierno de Venezuela",
según se hace eco la agencia Pública IP Paraguay.

Fernández
Estigarribia dijo a la radio asuncena Primero de Marzo que ante esa
situación están "en tratativas con un país amigo", que no especificó,
para que se haga cargo de los bienes con que cuenta Paraguay en
Venezuela, "como contratos de alquiler, muebles y cosas propias de una
embajada".

"No me gusta juzgar a otros gobiernos, pero sí
puedo decir que noto que el Gobierno de Venezuela tiene una peculiar
forma de encarar las relaciones internacionales y tiene conflictos con
una enorme cantidad de países. Ellos sancionan, discuten, piden la
desaparición de Estados, tratan con un lenguaje impropio a otros
países", aseveró el jefe diplomático.

El anuncio del regreso
de los funcionares se da luego de que Paraguay y Venezuela retiraron a
sus respectivos embajadores a raíz de la destitución del presidente
Fernando Lugo y las acusaciones del nuevo Gobierno paraguayo de
injerencia por parte del canciller venezolano, Nicolás Maduro, durante
la crisis política que devino en en el cambio en la Presidencia de este
país.

Fernández Estigarribia insistió en que ha hecho "un
enorme esfuerzo personal para no complicar la cuestión, de por sí
suficientemente complicada" con Venezuela.

"No puedo controlar
actos, lo que hacen otros Gobiernos que no se ajustan a las normas del
derecho. Voy a buscar todos los caminos de solución posible, pero las
dificultades las crean otros países", abundó.

Sostuvo, además,
que no aceptarán la conducta del canciller Maduro, que desde el 13 de
octubre es además vicepresidente de Venezuela, y confirmó que el
Gobierno venezolano ya había retirado a la totalidad de sus diplomáticos
de Asunción.

"Paraguay no se va a detener en su marcha para conseguir los objetivos propios de una República independiente", remarcó.

Lugo fue destituido en un controvertido juicio político en el
Legislativo y sustituido en el cargo por el entonces vicepresidente del
país, Federico Franco, el 22 de junio pasado.

El nuevo
Gobierno sostiene que Maduro, que se encontraba en Asunción junto a una
misión de cancilleres de la Unasur para ofrecer su apoyo a Lugo,
supuestamente, arengó a los jefes militares paraguayos para que apoyaran
al jefe de Estado ante el proceso al que era sometido en el Congreso.

Esa destitución derivó en la suspensión de Paraguay de la Unasur y el
Mercosur, bloque este último que también decretó el ingreso de
Venezuela como socio pleno, determinaciones que las autoridades
paraguayas califican de "ilegal". 

Main Topic: 
Author: 
Plain Text Author: