El número de personas que afirma no pertenecer a ninguna religión sigue creciendo en Estados Unidos y ya llega al 20 por ciento, aunque se mantiene estable entre los hispanos, según un estudio publicado este martes por el Centro Pew de Investigaciones.

El informe, basado en estadísticas y encuestas compiladas durante los últimos cinco años por el Foro de Religión y Vida Pública del Centro Pew, revela que el porcentaje de personas afiliadas con las iglesias cristianas evangélicas, que antes eran la mayoría absoluta, ahora se redujo al 48 por ciento.

A la vez, la encuesta también encontró que el 68 por ciento de los adultos sin afiliación religiosa se consideran a sí mismos como personas espirituales. Muchas de esas personas tienen entre 18 a 29 años, no están buscando una congregación y se inclinan por el Partido Demócrata.

"Se trata de una reestructuración de la religión en Estados Unidos. Las personas sin afiliación religiosa ahora son un grupo con características muy propias", dijo John Green, investigador del Pew Forum y director del Instituto "Ray C. Bliss" de Política Aplicada en la Universidad de Akron, Ohio.

"La vieja división de la religión era entre distintos grupos religiosos. Ahora, la división es entre el nivel de religiosidad", agregó.

Sin embargo, ese cambio religioso afecta sobre todo a las personas blancas de iglesias evangélicas, ya que no se han detectado cambios tan significativos entre católicos o entre hispanos o personas de otras minorías durante los últimos 40 años, según el Pew Forum.

De hecho, sólo una de cada diez personas sin afiliación religiosa en Estados Unidos es de origen hispano, indica el estudio.

Una de las explicaciones de ese hecho, según Norma Montenegro Flynn, portavoz de la Conferencia de Obispos Católicos de Estados Unidos, es que entre la comunidad católica en general, y entre los hispanos en particular, existe todavía una seria consideración del sacerdocio y del servicio religioso.

De hecho, una encuesta difundida este martes por la Universidad Georgetown revela que en Estados Unidos existen 350.000 hombres y 250.000 mujeres que han expresado interés en seguir una vocación religiosa.

Muchos de esos hombres y mujeres son hispanos, ya que los latinos representan el 48 por ciento de los católicos menores de 30 años en este país.

"La necesidad urgente de clérigos y religiosos y religiosas hispanos continúa", dijo Montenegro.

Por su parte, la dirigente Polly Baca, de larga trayectoria en la legislatura de Colorado y codirectora nacional de Católicos por Obama, consideró que los hispanos no pierden la fe porque "somos católicos al estilo de Mateo 25", en referencia a las enseñanzas de justicia social de esa iglesia.

Spanish
Main Topic: 
Plain Text Author: 
Lauren Bateman