Spanish

Todo el tiempo oigo a los latinos comentando lo siguiente: Una de las cosas de los medios dominantes que les irritan es prender la televisión y encontrar a cuatro comentaristas sentados a una mesa, hablando de los latinos o de algún asunto que los afecte —y que no haya ni un latino presente. 

La escena es terrible. ¿Pueden imaginar en qué líos se metería una cadena de televisión por tener a cuatro hombres hablando sobre el aborto o la equidad salarial sin ninguna mujer en la mesa? ¿Y qué tal tener cuatro hombres blancos hablando de los afroamericanos sin que ningún afroamericano participe en la conversación?

Con los latinos, ésta es la nueva normalidad. Mientras Estados Unidos es multicultural, el mundo del comentario es aún, en gran medida, blanco y negro. Aunque los latinos constituyen ahora la mayor minoría en Estados Unidos y representan el 16 por ciento de la población de Estados Unidos, en la mayoría de las grandes cadenas de televisión —ABC, NBC, CBS, Fox, CNN— es aún poco común hallarlos como comentaristas, analistas o expertos. 

En la edición de septiembre de su publicación "Extra!", la organización de tendencia liberal que se dedica al análisis mediático, Fairness & Accuracy in Reporting, reveló las conclusiones de una encuesta sobre la falta de voces latinas en los medios. 

En televisión, halló que "aún cuando la cobertura involucra directamente a los latinos y los afecta, sus voces son aún escasas. En un año de cobertura en cable del shérif de Arizona, Joe Arpaio —quien recientemente fue demandado por el Departamento de Justicia por discriminación ilícita contra los latinos— los que fueron blanco de la políticas [de Arpaio] fueron incluidos en la conversación sólo dos de 21 veces".

Y las emisoras de cable no son las únicas que van a la zaga de la realidad. La gente de mi profesión —el periodismo impreso y las páginas de opinión— también necesita mejoras para lograr mayor diversidad, más allá de blancos y negros. Según una encuesta, en un período de dos meses, los latinos representaron menos de la mitad de un 1 por ciento de los redactores en las páginas de opinión de los principales periódicos —dos artículos en The New York Times, uno en The Wall Street Journal y ninguno en The Washington Post. 

Lo digo como un latino que ha estado escribiendo artículos de fondo y columnas durante más de 20 años, esto no es sólo negativo para los latinos. También es terrible para los medios. 

Algunos dirán que los latinos siempre pueden encontrar su voz en Univisión, la cadena de habla hispana mayor de la nación. Pero, según estudios de la población latina, sólo para el 20 por ciento el español es la lengua dominante; ocho de cada diez hablan inglés, o una combinación de inglés y español. Por tanto, son los medios en inglés los que deben cambiar con los tiempos. 

Para colmo de males, algunos comentaristas blancos que tratan de improvisar y decir algo inteligente sobre un grupo de gente que no comprenden, a menudo terminarán metiendo la pata.

Observemos el ejemplo de Chris Matthews quien, durante la Convención Nacional Demócrata se maravilló de una persona como Julián Castro, después de que el alcalde de San Antonio pronunciara el discurso de destaque. En un intrincado monólogo que fue doloroso observar, Matthews habló sobre cómo existe este grupo de personas que no quieren ser víctimas ni vivir de subsidios, que viven el Sueño Americano y desean sólo trabajar arduamente, y contribuir, y cómo tienen "una experiencia inmigrante muy similar" a las de los estadounidenses de ascendencia europea. 

Caramba, Chris. Gracias, supongo. Fue lindo —condescendiente, pero lindo. Sólo una cosa. No todos los 50 millones de latinos en Estados Unidos están viviendo la "experiencia inmigrante". Muchos de nosotros, entre ellos muchos tejanos que ayudaron a elegir a Castro en San Antonio, están viviendo la experiencia "nuestros-antepasados-han-estado-aquí-hace-más-tiempo-que-los-tuyos". 

Peor aún, puesto que los medios ayudan a moldear las percepciones, este punto ciego podría estar perjudicando a lectores y espectadores. Una nueva encuesta realizada por Latino Decisions y la National Hispanic Media Coalition halló que el 30 por ciento de los no-latinos piensa que la mayoría de los latinos son indocumentados. Según el Pew Hispanic Center, sólo el 18 por ciento de los latinos en Estados Unidos no tiene documentos. 

Estamos viviendo una especie de renacimiento en la política latina. Las convenciones de ambos partidos políticos exhibieron a los políticos latinos en el centro del escenario y salpicaron unas palabras en español en sus discursos. Es un nuevo día. Y es responsabilidad de la gente de mi profesión explicar al país qué está sucediendo y qué significa para ellos y sus hijos. 

Main Topic: 
Plain Text Author: