Spanish

La negociación del nuevo contrato colectivo
de los maestros de Chicago se acelera este viernes con la meta de llegar a un
acuerdo que ponga fin a la huelga y posibilite el regreso a las clases
el lunes de unos 350.000 alumnos de las escuelas públicas.

"Somos muy optimistas y creemos que los niños regresarán a las aulas el
lunes", dijo hoy el director ejecutivo de las escuelas públicas,
Jean-Claude Brizard, en un correo electrónico enviado al personal del
distrito.

En ese sentido añadió que "no podemos perder más tiempo, estamos dispuestos a trabajar sin pausa hasta llegar a un acuerdo".

En el mensaje Brizard detalla los puntos centrales de la propuesta
del distrito al Sindicato de Maestros de Chicago (CTU), desde un aumento
salarial promedio del 16 por ciento en cuatro año a seguridad laboral,
licencia por maternidad y un nuevo sistema de evaluación del rendimiento
de los docentes.

Asimismo, se contempla el compromiso de
respetar los aumentos salariales incluidos en el contrato en el caso de
una crisis fiscal.

El año pasado el distrito anuló un aumento
salarial del 4 por ciento incluido en el contrato que venció el pasado
30 de junio, por problemas de presupuesto, lo que se convirtió en el
principal punto de fricción con el sindicato.

Las negociaciones se prolongaron el jueves hasta pasada la medianoche y se reanudarán esta mañana.

El CTU convocó para la tarde de este viernes a su Casa de Delegados,
de 700 miembros, para discutir y votar la última propuesta del distrito.

Los delegados pueden decidir el fin de la huelga, que hoy cumple
cinco días, y el regreso a clases el lunes, o continuar las
negociaciones durante el fin de semana.

La presidenta del
sindicato docente, Karen Lewis, dijo hoy a la prensa que "tendremos que
ser creativos" para posibilitar el regreso al trabajo.

Una de
las opciones manejadas por el gremio sería acatar el pedido del alcalde
de Chicago, Rahm Emanuel, de reintegrarse al trabajo el lunes y
continuar negociando "de buena fe" los detalles finales del contrato.

El sistema de educación pública de Chicago tiene 400.000 alumnos de
los cuales solamente 50.000 han concurrido a clase durante esta semana
porque sus escuelas son autónomas y no tienen docentes afiliados al CTU.  

Main Topic: 
Author: 
Plain Text Author: