En Uruguay hay una pregunta que intriga a los científicos y preocupa a las autoridades: ¿por qué en este país de relativa prosperidad hay más suicidios que en otras partes de América Latina?

Uruguay tiene una tasa de 16,6 suicidios por cada 100.000 habitantes.

El interrogante ha cobrado fuerza después que el propio gobierno uruguayo difundiera recientemente datos que señalan que el país tiene una tasa de 16,6 suicidios cada 100.000 habitantes.

Esto ubica a Uruguay en el primer lugar del índice latinoamericano de autoeliminaciones junto a Cuba, dijo Hebert Tenenbaum, director del programa de salud mental del ministerio uruguayo de Salud Pública.

"El problema es muy grave", definió este licenciado en psicología.

Tenenbaum explicó que las autoridades se han propuesto atacar el asunto con diferentes medidas, pero la cuestión del "porqué" sigue irresuelta.

"La misma pregunta nos hacemos nosotros", admitió.

Grupos de riesgo El tema supone una marca dolorosa para este país de apenas 3,3 millones de habitantes, que suele aparecer en los primeros lugares del índice latinoamericano de desarrollo humano de las Naciones Unidas.

Uruguay figuró como el país más próspero de la región en un ranking difundido este año por Legatum Institute, una organización independiente basada en Londres.

A pesar de eso y de la bonanza económica que el país ha vivido en los últimos años, con altas tasas de crecimiento y bajos índices de desempleo, los 537 suicidios que registró en 2011 mantuvieron estable el fenómeno.

Según los datos oficiales, los principales grupos de riesgo son mayores de 65 años y adolescentes. En Uruguay se matan más hombres que mujeres, más habitantes del interior del país que de la capital, y el método utilizado por la mayoría es el ahorcamiento.

El gobierno uruguayo desconoce las cifras de intentos de suicidios en el país, pero se apresta a emitir un decreto que obligue a los médicos a llevar un registro de estos casos para facilitar el seguimiento.

"No existe" El problema se presenta en todos los grupos de edad pero principalmente ancianos y jóvenes.

Tenembaum dijo que las estadísticas señalan que el problema ocurre sobre todo en zonas rurales o menos urbanizadas, lo que sugiere que el "aislamiento", la "soledad" y la "depresión" están vinculados.

"Siempre se ha dicho que el uruguayo es depresivo", comentó. "Seguramente hay una asociación entre depresión no tratada y suicidio".

También dijo que la tasa "muy alta" entre los uruguayos de más edad apunta a una falta de sostén social y familiar en un país donde la proporción de mayores de 65 ha crecido hasta 14 por ciento de la población, según el censo del año pasado.

Pero a nivel científico nunca se ha llegado a una explicación concreta del fenómeno, dijo Federico Dajas, un médico psiquiatra que detectó el problema en 1990 y lo ha investigado exhaustivamente.

Sus estudios fueron abordados desde el punto de vista epidemiológico, social, bioquímico y psicológico, y llegaron a incluir una unidad de internación de suicidas potenciales para aproximarse al tema.

"Me encantaría haber encontrado una respuesta", dijo Dajas, investigador jefe en el Instituto de Investigaciones Biológicas Clemente Estable.

"No existe esa respuesta", explicó.

"País trasplantado" La tasa de suicidios en Uruguay fue estable pero superior al resto de América Latina en el transcurso de buena parte del siglo XX y subió a fines de ese período, señaló Dajas.

A su juicio, puede haber "factores puntuales" que agraven el problema en un momento determinado, como la gran crisis económica de 2002 que disparó la tasa a casi 20 suicidios cada 100 mil habitantes.

Sin embargo, en sus investigaciones también intentó establecer una correlación estadística de los suicidios con índices económicos, de vivienda o desempleo, y la misma "no aparece".

Dajas especuló con que el fenómeno esté vinculado a la situación de Uruguay de "país trasplantado", con una mayoría de población descendiente de inmigrantes europeos que pudieron haber trasladado ciertas influencias genéticas.

La tasa de suicidios en Uruguay es inferior a la de países europeos como Eslovenia o Finlandia, pero superior a la de naciones que aportaron más inmigrantes al país, como España o Italia, según datos de Eurostat.

"Perfil suicida"

"Llegamos a la conclusión de que es una delicada, compleja y larga suma de factores sociales, familiares y personales", explicó Dajas.

El especialista destacó la importancia de efectuar políticas preventivas amplias y trabajar intensamente con los grupos de riesgo, sobre todo ancianos y jóvenes.

A nivel de los adolescentes uruguayos, el suicidio puede estar vinculado a una falta de expectativas, ideales o en general de un proyecto de vida, dijo Claudio Danza, un psicólogo que ha estudiado el tema en ese grupo.

Danza destacó que en Uruguay los suicidios son la segunda causa de muerte entre adolescentes, sólo superada por los accidentes de tránsito, pero ambos fenómenos presentan puntos en común.

"Si hay un joven de 17 años con una alcoholemia altísima, manejando a 160 kilómetros por hora en la rambla o jugando picadas", dijo, "el perfil suicida de esa conducta es altísimo".

Spanish
Main Topic: 
Plain Text Author: 
Lauren Bateman