Los fanáticos de los Phillies no son los únicos aficionados que serán decepcionados al final de la temporada regular de beisbol de Grandes Ligas el 3 de octubre. 

Si miramos la tabla de posiciones de las Mayores para el comienzo de septiembre, vemos que los fans de los Marlins, los Medias Rojas, los Serafines, y los Tigres también terminaran con lagrimas. 

El caso de los peces de Miami es el más fatal. Los Marlins se encontraban en el sótano de la División Este de la Liga Nacional con marca de 59-73 el 31 de agosto y se desprendieron de varias de sus estrellas incluyendo a Hanley Ramírez. Ni la inauguración de su moderno estadio techado en 'Little Habana' ayudó a animar a los fanáticos. El estreno el Taj Majal de beisbol en los trópicos de Florida fue opacado por el escándalo generado por los comentarios de su dirigente Ozzie Guillen sobre Fidel Castro. El futuro del béisbol en Miami no se ve prometedor. Eso podrá afectar la ciudad por años ya que alguien tendrá que pagar la hipoteca para el estadio en los próximos 30 años.  

Los ciudadanos de 'Red Sox Nation' están llorando con rabia. No sólo sufrieron el desengaño del año pasado por el relajo de jugadores bebiendo cerveza y comiendo pollo frito en el camerino durante los juegos pero esté año continuaron perdiendo no obstante contratar a un nuevo manager. En el 2011, Boston se fue de boca el último día de la temporada. En el 2012, los Medias Rojas terminaron el mes de agosto penúltimo en la División Este de la Liga Americana con marca de 62-71. El nuevo dirigente, Bobby Valentine, confrontó un motín de sus jugadores. Los dueños del club en vez de aceptar el pedido del despido del dirigente tiraron por la borda a varias de sus estrellas: Adrián González, Josh Beckett, y Carl Crawford. El trio fue cambiado a los Dodgers de Los Ángeles por prospectos. La gerencia busca cambiar la cultura del equipo.  

El cambio del trio de Medias Rojas malhumorados reforzó a los Dodgers. El cambio de escenario le dio energía a González y a Beckett. Dicho trueque también complicó la vida de los Serafines, el equipo de Los Ángeles en la Liga Americana. Los Serafines esperaban arrasar este año con las adquisiciones de Albert Pujols y CJ Wilson por vía de la agencia libre este invierno. Sin embargo el equipo se encontraba en la tercera posición de la División Oeste de la Liga Americana con marca de 70-62. Ahora el único equipo con dueño latino en la Gran Carpa sufrirá la vergüenza de no clasificar en la postemporada, pero tendrá que continuar aumentando sus inversiones para contrarrestar los movimientos de los Dodgers en su mercado. 

Los fanáticos de los Tigres son los que más esperanza tienen de no sufrir grandes sollozos al final de la temporada ya que su equipo todavía tiene buen chance de clasificar para los playoffs. El equipo de Detroit se encontraba segundo en la División Central de la Liga Americana con marca de 70-61 a dos juegos de distancia de los Medias Blancas de Chicago. Los Tigres estaban supuestos a ser el mejor equipo de su división tras la adquisición de Prince Fielder. El susto de tener que pelear hasta el final para poder jugar en la postemporada hará a algunos fanáticos llorar de furia.

Los ejemplos de los Phillies, Marlins, Serafines y Tigres demuestra el sentido del refrán que dice: "La bola es redonda pero viene en una caja cuadrada".

 
Spanish
Main Topic: 
Plain Text Author: 
Will González