Un docena de juegos son lo que le restan a los Phillies para jugar en casa antes de que concluya la temporada. 

Todo indica que por primera vez en cinco años no habrá postemporada en la Ciudad del Amor Fraternal. 

Se necesita un milagro para que los Phillies clasifiquen en los playoffs no obstante haber dos cupos de comodín este año en las Mayores. 

Nada es imposible pero eso lo dijo alguien que no reconoce la dificultad de un equipo ganar 29 de sus últimos 30 encuentros en la Gran Carpa para obtener los 90 triunfos que más o menos garantizan un cupo en la postemporada del 2012 en las Grandes Ligas. 

Con Ryan Howard, Chase Utley, Jimmy Rollins, Cole Hamels, Carlos Ruiz, Cliff Lee, Roy Halladay, y Jonathan Papelbon la era dorada del béisbol de los Phillies no está completamente acabada. En el 2013 el equipo podrá montar un escándalo, pero no abusarán como lo hicieron en el 2011 durante la temporada regular o en el 2008 durante la Serie Mundial. 

Por eso, no debemos despreciar la oportunidad de aprovechar el último mes de ver pelota de Grandes Ligas en Filadelfia antes de que nos azote el frío infernal del invierno. 

Los Phillies juegan 12 partidos en Filadelfia en septiembre y hay taquillas de más para verlos. 

Los mejores encuentros ocurrirán en la última estadía en casa del equipo cuando tendrán que ser testigos de las celebraciones de clasificación de sus adversarios. 

Los Bravos de Atlanta juegan en Filadelfia el fin de semana del 21 al 23 de septiembre. Si la tribu de Georgia sigue como va, ellos podrán celebrar su clasificación en la postemporada como uno de los comodines de la Liga Nacional. Que revancha para el equipo que el año pasado sufrió la vergüenza a las manos de los Phillies de dejar caer su clasificación a los playoffs tras ser barrido en una serie de tres encuentros contra Filadelfia en Atlanta. 

Los Phillies tienen el chance de sufrir otra celebración de un rival de división cuando los Nacionales de Washington juegan en Filadelfia entre el 25 a 27 de septiembre. Si el equipo de la Capital continua con su ritmo de triunfos, es posible que celebren la captura del banderín de la División Este en Filadelfia durante dicha fecha. Que bochorno para nosotros. 

No hay mal que por bien no venga. Lo mejor de ambas desdichas es que deja claro en el buche de todo los peloteros de los Phillies que nada se puede dar por sentado. No hay mejor 'borrón y cuenta nueva para un club'. 

Para el fanático, asistir a los juegos en septiembre, especialmente los encuentros contra Atlanta y Washington, son interesantes porque el equipo de Filadelfia jugará 'fajao' y porque el aficionado recibirá la oportunidad de ver equipos que serán presentados en televisión en la postemporada. 

Para los papás, el último mes es la oportunidad de traer al nene al parque para que se adicte a la pelota, especialmente cuando los Phillies se miden contra Colorado el fin de semana del siete al nueve de septiembre. 

La inocencia de los niños preserva una fe en los milagros y para ellos la magia de ver un terreno verdoso y el espectáculo del juego es suficiente para convertirlos en fanáticos de por vida. 

Si quieres que tu hijo te lleve a un juego cuando seas viejo, tráelo ahora para que se adicte. Habrán taquillas de mas. Considéralo una inversión para tu retiro. 

Spanish
Main Topic: 
Plain Text Author: 
Will González