El gobernador del estado de Mississippi, Phil Bryant, se ha unido a los gobernadores Jan Brewer, del estado de Arizona, y a Dave Heineman, del estado de Nebraska, en prohibir beneficios públicos para aquellos estudiantes indocumentados que serán beneficiados por el plan de la Administración Obama, "acción diferida". 

En una carta publicada el pasado 16 de agosto el gobernador de Texas, Rick Perry., también dejó ver su descontento ante este plan cuando dijo a agencias estatales que la nueva política del gobierno de Obama es "una bofetada para la ley", y dijo que las políticas de inmigración en Texas no van a cambiar. 

La carta de Perry se publicó después de que Brewer declarara que la nueva política  de Obama no cambia una ley vigente que prohíbe a inmigrantes indocumentados solicitar una licencia de conducir o acceder a otros beneficios estatales.

El plan de "acción diferida" permite a los estudiantes indocumentados evitar su deportación y solicitar un permiso de trabajo y una licencia de conducir. Para solicitar ese alivio, los estudiantes tendrán que demostrar con documentos validos que son menores de 31 años, entraron a EE.UU. antes de cumplir los 16, están inscritos en centros de estudios, y no tienen graves antecedentes penales.

Así reportó FoxNewsLatino

Spanish
Main Topic: 
Plain Text Author: 
AL DÍA News