Spanish

El detenido por el tiroteo
ocurrido esta madrugada en un cine de la localidad de Aurora, a las
afueras de Denver (Colorado), es James Holmes, un joven de 24 años
natural del estado de Tennessee, confirmó este viernes un agente del FBI a medios
locales.

El agente federal detalló que el joven nació el 13
de diciembre de 1987 y que, aunque es del estado de Tennessee, al este
de Estados Unidos, tiene su residencia en Aurora, una localidad muy
próxima a Denver y que es la tercera más poblada de Colorado.

El jefe de la Policía local, Dan Oates, añadió que el detenido no
ofreció resistencia al ser detenido y que él mismo dijo tener explosivos
en su vivienda, por lo que ésta ha sido registrada.

De acuerdo con el último parte policial, el número de muertos confirmados tras el tiroteo es de 12, y no 14 como se informó inicialmente, pero medio centenar de personas, en su mayoría jóvenes, están heridos, algunos de ellos muy graves.

Un individuo, supuestamente el
detenido, irrumpió esta madrugada en un cine de Aurora, lanzó al menos
un bote de humo y disparó al público de forma indiscriminada, haciendo
coincidir los disparos con una escena de acción de "El caballero oscuro"
("The Dark Knight Rises"), la última secuela de Batman, que se
estrenaba esa noche.

El incidente ocurrió en el complejo
Century, que dispone de 16 salas de cine, durante el estreno de la
película, al que habían acudido cientos de personas, incluidos numerosos
niños. Muchos de los espectadores iban disfrazados de personajes de la
película.

Según la Policía local el joven, que portaba una
escopeta, un rifle, una pistola y un chaleco antibalas, dijo a los
agentes que tenía explosivos en su apartamento.

El agente
especial de la Oficina Federal de Investigaciones (FBI) en Denver Jim
Yacone dijo que esa agencia ha enviado personal para que colabore en la
investigación y que decenas de personas han sido trasladadas a una
escuela secundaria local para ser entrevistadas.

Los mensajes de twitter
y las imágenes recogidas por teléfonos móviles muestran escenas de
pánico y personas heridas en el cine de la localidad de Aurora, 15
kilómetros al nordeste de Denver.

La película, en sí, contiene abundantes efectos de sonido con alto
volumen, y un testigo dijo a la cadena CNN que, inicialmente, el público
no notó que las detonaciones en la sala provenían de disparos reales de
arma de fuego.

"Los testigos han dicho que el hombre apareció
en el frente de la sala, pero no es claro si salió de detrás de la
pantalla o por una de las puertas, y comenzó a disparar", dijo el
portavoz del departamento de Policía de Aurora, Frank Fania.

Otro testigo dijo a CNN que escuchó entre diez y veinte disparos de
armas de fuego y una explosión, mientras que otros hablaron de algún
artefacto que generó humo dentro de la sala.

Luego sonó la
alarma contra incendios y el público se apresuró hacia las salidas, lo
que pudo haber causado más heridos por el pánico.

Una testigo
declaró que había visto a una niña, de unos 9 años de edad, con heridas
de bala en la espalda, mientras Benjamín Fernández, de 30 años, dijo al
diario Denver Post que estaba viendo la película cuando escuchó una
serie de explosiones y la gente salió corriendo de la sala, mientras los
policías gritaban "al suelo".

Salina Jordan, de 19 años y que
estaba en una sala vecina, dijo al mismo diario que vio a varios
heridos, incluida una niña alcanzada por una bala en la mejilla y otras
en el estómago.

La policía de Aurora confirmó que unos 200
jóvenes que estaban dentro del cine fueron trasladados al gimnasio de
una escuela cercana para ser interrogados y ofrecerles ayuda psicológica
y emocional.

Aunque no se dieron detalles sobre el origen étnico o las nacionalidades de los jóvenes interrogados, el tiroteo ocurrió en una zona en la que el 38 por ciento de los residentes son hispanos y otro 30 por ciento son afroamericanos.

En breves declaraciones a los medios locales, el jefe de policía de
Aurora, Dan Oates, indicó que los jóvenes serán interrogados "uno por
uno" antes de que se les permita reunirse con sus padres.

Oates también puntualizó que permanecerán en el gimnasio de la Escuela
Gateway y no podrán regresar a sus vehículos, que todavía están en el
estacionamiento del cine donde ocurrieron los hechos, por lo menos hasta
la tarde de este viernes, debido a la posibilidad de que haya
explosivos en su interior.

Los primeros jóvenes en completar el interrogatorio dieron versiones distintas del tiroteo,
ya que mientras algunos indicaron que una sola persona sería
responsable de la masacre, otros dijeron que por lo menos dos individuos
realizaron disparos desde distintos lugares del cine.

Sin embargo, según el jefe Oates, no existe evidencia de la presencia de una segunda persona.

Main Topic: 
Author: 
Plain Text Author: