Spanish

El Alto Comisionado de las Naciones Unidas
para los Refugiados (Acnur), Antonio Guterres, instó a la comunidad
internacional a brindar más apoyo a los países que atienden a
refugiados, la mayoría situados en el sur del planeta.

Guterres destacó que en 2011 hubo 800.000 refugiados más, que ya
alcanzan alrededor de los 15 millones, así como 4,3 millones más de
desplazados, personas que se ven obligadas a huir a otro sitio de un
mismo país.

Según explicó es el sexto año en el que "el número
de personas desplazadas por conflictos y refugiados está por encima de
42 millones, una tragedia de proporciones épicas" que, a su modo de ver,
"debe merecer una solidaridad muy fuerte de la comunidad
internacional".

El Alto Comisionado del Acnur resaltó que este
año hay "tres crisis agudas de desplazamiento en el mundo: Mali, Sudán
del Sur y Siria", pero que a estos se tienen que sumar las "viejas
crisis que no mueren desde Afganistán a República del Congo".

"Los problemas continúan y tenemos esta presión simultánea de los nuevos
refugiados y de la manutención de mucha gente en muchas partes del
mundo por la situación de desplazamiento", señaló Guterres.

Asimismo, subrayó que "el drama mayor" es que el 80 por ciento de los refugiados está en países en desarrollo.

En este sentido, puso el ejemplo de Ecuador que es el país de
latinoamérica con más número de refugiados, 56.000, de los cuales el 98 por ciento son colombianos, mientras que se calcula que cada cruzan alrededor de
1.300 personas la frontera con Colombia en busca de refugio.

Por eso, opinó que debe de haber más apoyo de la comunidad internacional
para reasentar los refugiados, así como para apoyar a los pueblos de
acogida que "reciben a los refugiados, con los que comparten sus
recursos, muchas veces muy limitados y en circunstancias particularmente
difíciles".

Para el Alto Comisionado "la solidaridad
internacional y una responsabilidad compartida es una exigencia
fundamental ante las dramáticas proporciones de los refugidos".

Guterres llegó el pasado viernes a Ecuador, donde se ha reunido con
comunidades de refugiados en Guayaquil y Quito, así como autoridades del
gobierno, entre ellas el presidente del país, Rafael Correa.

Ecuador modificó su legislación migratoria y de refugiados en mayo de
2011 para evitar que haya una masiva demanda de refugios, pues antes la
mayoría de los solicitantes no cumplían los requisitos, explicó en su
momento a Efe, el entonces subsecretario de Asuntos Migratorios,
Consulares y Refugio de la Cancillería, Leonardo Carrión, actual
Embajador en Japón.

"La esperanza que tenemos y el debate que
tenemos abierto es que la nueva ley no tenga un impacto negativo sobre
los refugiados en relación con una reducción del ámbito de Cartagena",
explicó Guterres.

La Convención de Ginebra, de 1951, reconocía
a una persona refugiada aquella que es perseguida en su país y no
tienen ningún delito común, mientras que la Declaración de Cartagena
(1984) es una ampliación con el fin de incluir a aquellas personas que
se desplazan a causa de la guerra o un conflicto interno.

Guterres afirmó que el objetivo de todos "es el mismo" que, por un lado,
el "refugio no sea un pretexto para el abuso", pero por el otro "es
necesario que todos los que tienen necesidad de protección internacional
alcancen esa reflexión y tengan acceso a un proceso justo".

Otro de los temas que abordaron Guterres y el mandatario es como acabar
con "la brecha que existe entre la ley (ecuatoriana sobre refugiados),
que es una de las más generosas del mundo, y algunas dificultades
concretas que la gente encuentra" para acceder algunos servicios
básicos.

"Yo vi de parte del señor presidente una mayor
apertura e interés para que esta brecha sea subsanada con una actitud de
gran humanismo", afirmó.

Guterres, quien termina hoy su
agenda en el país, realizó esta visita a Ecuador para conmemorar en el
país andino el Día Mundial del Refugiado, que es el próximo 20 de junio.

El Alto Comisionado enfatizó que escogió la nación andina para dar a
conocer "el gran papel" que juega en la atención de refugiados.

Guterres explicó que existe una campaña que se llama "Gracias Ecuador"
que es "un llamado a la comunidad internacional para una mayor
responsabilidad compartida, en el sentido al apoyo a las comunidades que
reciben a los refugiados, pero también una mayor oportunidades de
reasentamiento".

El Acnur este año prevé reasentar a unos
1.600 refugiados colombianos residentes en Ecuador a otros países del
mundo como Suecia, Holanda, Canadá, Estados Unidos, Nueva Zelanda,
Argentina, Uruguay, Paraguay, Chile y Brasil.

Main Topic: 
Author: 
Plain Text Author: