Spanish

El Gobierno de Cuba aseguró este fin de semana que el estado de salud del estadounidense Alan Gross, encarcelado en la isla desde 2009 y condenado a 15 años de prisión, "es normal" y reclamó que cese la campaña de "tergiversaciones" en torno a la situación de este contratista.

"El estado de salud del señor Alan Gross es normal. Padece de enfermedades crónicas propias de su edad, para las cuales recibe tratamiento. Tiene una alimentación sana y balanceada. Mantiene un régimen elevado de ejercicios, que demuestra su buen estado general de salud", indica un comunicado de la Cancillería cubana divulgado en La Habana.

Cuba responde así a EE.UU., cuyo Departamento de Estado denunció el pasado jueves que la salud de Gross se ha deteriorado hasta tal punto que ya no es capaz de andar, y exigió a la isla entregar a la familia del preso los resultados de su último examen médico.

Según la Cancillería cubana, el Gobierno de Estados Unidos y la familia de Alan Gross han recibido "sistemáticamente" información médica completa sobre el estado de salud del contratista e incluso ha habido reuniones periódicas con funcionarios estadounidenses y allegados del contratista para compartir esos datos.

El Ministerio de Exteriores cubano indicó que Gross se encuentra en un hospital militar "no porque su estado de salud lo requiera sino para asegurar las mejores condiciones de internamiento" ya que, según Cuba, el contratista podría estar recluido en cualquier centro penitenciario "pues su situación no es incompatible con ello".

"El Gobierno de Cuba lamenta las tergiversaciones que se están difundiendo sobre la salud del señor Gross y ha respetado su derecho a la privacidad de la información médico-paciente", indica la nota oficial.

Además, reclama el cese de "esta campaña de fabricaciones" en torno al estado de Gross y advierte que, de continuar, "no dejará otra alternativa que difundir abundante información sobre el tema".

Alan Gross, que trabajaba para una empresa subcontratista de la Agencia Estadounidense para el Desarrollo Internacional (USAID), fue encarcelado en Cuba en diciembre de 2009 por distribuir tecnología de comunicaciones a una comunidad judía.

En marzo de 2011 fue juzgado en la isla y condenado a quince años de prisión por actividades subversivas contra el Estado cubano.

Main Topic: 
Author: 
Plain Text Author: