Spanish

La madre de un joven hispano muerto a manos de un agente fronterizo en la frontera de Arizona demandó al Gobierno federal por lo que considera el "asesinato injustificado" de su hijo, cuando éste trataba de saltar el muro fronterizo hacia el lado mexicano huyendo de las autoridades.

Los agentes fronterizos "son asesinos con 'charola', con licencia para matar", dijo este lunes Guadalupe Guerrero, madre de Carlos R. Lamadrid, quien este lunes habría cumplido 21 años.

En marzo de 2011 el joven, que tenía entonces 19 años, trataba de escapar de las autoridades, junto a otro joven, en una camioneta modelo pick up y se dirigía al muro fronterizo con intención de cruzar al lado mexicano en la ciudad fronteriza de Douglas.

Según el informe de las autoridades, cuando el joven escalaba el muro por una escalera, un agente de la Patrulla Fronteriza le disparó.

En su declaración el oficial aseguró haber disparado en defensa propia, para "defenderse" de la piedras que le estaban lanzando desde territorio mexicano.

"Se me hace una injusticia que mi hijo, un ciudadano de los Estados Unidos, haya muerto a manos de un agente de la Patrulla Fronteriza", dijo Guerrero.

Indicó que al principio no tenía intención de demandar, pero cambió de opinión en parte ante la "frustración" que siente porque ninguna autoridad, federal o estatal, le ha informado sobre la investigación de la muerte de su hijo.

"No tengo respuesta. Sigo en lo mismo. Nadie me dice nada. Creo que la demanda me ayudará a tener respuestas', dijo la madre.

La demanda civil fue interpuesta en la Corte Federal en Tucson el pasado 21 de marzo justo el día en que se cumplió el primer año de su fallecimiento, pero este lunes se convirtió en récord público.

Guerrero, de origen mexicano, dijo que otra de las razones es que el dinero que pudiera lograr podría usarlo para establecer un fondo para ayudar a que a otros jóvenes de escasos recursos no les pase lo mismo que a su hijo.

"Estamos demandando por asesinato injustificado, asesinato por la espalda y asesinato de un ciudadano", detalló sobre una demanda que ha sido interpuesta contra el Gobierno federal, la Patrulla Fronteriza, la Oficina de Inmigración y Aduanas (ICE) y el agente fronterizo que disparo en contra de Lamadrid.

Guerrero, que no quiso revelar la cantidad monetaria que solicita como compensación, relató que anoche varios familiares decidieron colocar una manta en el muro fronterizo por el cumpleaños de su hijo del lado estadounidense y aseguró que los agentes fronterizos la destrozaron.

"No respetan el dolor de madre", argumentó la mujer, que espera ahora una respuesta a la demanda por parte del Gobierno federal y que se establezca un día para ir a corte.

Guerrero aseguró estar sóla en su lucha por aclarar el asesinato de su hijo, ya que no recibe el apoyo de ninguna organización.

"Me siento muy triste y frustrada con lo que está pasando; de ver que los agentes fronterizos quienes supuestamente deben de cuidar la frontera, estén matando a nuestros propios jóvenes", dijo Guerrero, que ahora reside en Tucson.

De acuerdo con las autoridades, en el interior de la camioneta de Lamadrid se encontraron 48 libras de marihuana, versión que la familia rechaza.

"Yo no puedo estar cien por ciento segura de que mi hijo no traía esa droga, pero en el supuesto caso que la hubiera traído, mi hijo no era un delincuente grandísimo, no era un asesino, un terrorista. ¿Por qué no le dieron la oportunidad de enjuiciarlo y darle cárcel en el caso de que hubiera cometido un delito?", reclamó.

Main Topic: 
Author: 
Plain Text Author: