Spanish

Entre montones de medios que se ensañan en retratar a los inmigrantes enfocándose en lo malo en vez de lo bueno, destaca un canal que permite a quienes han llegado a Estados Unidos en busca de una vida mejor, contar su historia desde su propia perspectiva y en primera persona. Más no se trata de un canal de televisión, sino de un proyecto que compila en video algo más que la historia de los inmigrantes en la tierra de la oportunidad: La misma historia de Estados Unidos.

Se trata del Immigrant Archive Project, que nació en el 2008, y a través del cual se ha capturado en video la historia de unos 400 inmigrantes o descendientes de inmigrantes—y es que según Tony Hernández, fundador de la iniciativa, emigrar no solo tiene impacto en la vida de quienes cruzan la frontera, sino también en la de sus hijos y nietos.

"Lanzamos el proyecto con la idea de grabar estas historias para que la gente en EE.UU. entienda mejor la experiencia inmigrante y nos entienda mejor a nosotros", dijo Hernández. "Pero lo que estamos recopilando es lo que los estadounidenses llamarían la historia americana por excelencia".

Y es que argumenta que la historia de los inmigrantes que llegan hoy en día no es distinta de la de aquellos que llegaron, principalmente de Europa a ayudar a construir esta nación desde sus inicios.

"Es una historia idéntica con la diferencia que ahora la grabamos en video", dijo Hernández, quien se vio inspirado a crear el Immigrant Archive Project luego de que vio una serie de entrevistas que llevó a cabo el cineasta Steven Spielberg con cientos de sobrevivientes del holocausto —luego del estreno de Schindler's List, que en 1994 arrasó con siete óscares, entre ellos en la categoría de mejor filme y dirección.

"Cuando vi la primera de esas entrevistas, vi a mis padres contando su historia", dijo Hernández, hijo de exiliados cubanos. "En ese momento me di cuenta que nosotros, los inmigrantes e hijos de inmigrantes, conocemos nuestra historia, pero el resto del país no".

Y precisamente fueron sus padres a quienes embarcó primero en este proyecto, aunque solo en audio.

"Luego nos dimos cuenta que había mayor potencial y decidimos hacerlo en video", dijo Hernández.

Si bien la mayoría de los entrevistados son de origen latinoamericano, también los hay de los cinco continentes.

"Vienen de distintos países, pero tienen cualidades universales", dijo Hernández. "Están buscando mejorar su posición en la vida, un futuro para sus hijos, en el caso de las personas que vienen de países comunistas, están buscando libertad, muchos buscan oportunidades económicas".

Tony Hernández, fundador de Immigrant Archive Project, con el actor Edward James Olmos.
 

Destacan rostros famosos —como el del cantante mexicano Pepe Aguilar o la periodista de Univision María Antonieta Collins— pero principalmente se trata de personas más o menos comunes. Seguramente la participación de Sofía Vergara en el Immigrant Archive Project, programada para la próxima semana, llamará la atención de millones de seguidores de Modern Family, una de las series más populares del momento.

"Además, no puedes hablar de la comunidad inmigrante sin hablar de sus contribuciones al arte y al entretenimiento", dijo Hernández. 

Aunque reconoció el valor estratégico de incluir a artistas y celebridades para llamar la atención de quienes de otra manera no verían los vídeos, dijo que no busca a personas con cierto perfil. 

Lo mismo se puede encontrar historias de orgullo y éxito, como de sacrificio y discriminación.

"Hemos entrevistado desde presidentes de universidades, hasta indigentes y veteranos de guerra que viven bajo un puente", dijo Hernández.

Agregó que la más joven de las participantes, hasta ahora, ha sido una niña de ocho años de edad, y la más grande, una mujer de 108.

Realmente se trata de un canal abierto en el que cada uno de los participantes cuenta lo que quiera o reflexiona lo que le plazca. 

De cada entrevista, que suele durar de 45 minutos a una hora y media, resulta un video editado o un extracto de dos o tres minutos, que es publicado en el sitio web www.ImmigrantArchiveProject.com.

"Lo que ves es un breve segmento de la historia de esa persona", dijo Hernández. "Buscamos experiencias universales para que la audiencia se pueda ver reflejada en la comunidad inmigrante".

Y es que según Hernández, aunque Estados Unidos es conocida precisamente como una nación de inmigrantes, todavía existe resistencia hacia quienes llegan de fuera a este país.

"El inmigrante, por naturaleza, llega a Estados Unidos con otro estilo de vida, otro idioma, y para los estadounidenses es fácil caer en la trampa de no tenerle confianza a lo desconocido, y por eso han pasado todas las olas de inmigración", dijo Hernández. 

Recordó que incluso los mismos 'Founding Fathers' temían que la llegada de los alemanes, la comunidad de inmigrantes más numerosa en los siglos XVIII y XIX, pudiera suponer una amenaza a la república anglosajona en vías de independización. 

"El flujo de su importación debería dirigirse de ésta a otras colonias", escribió Benjamin Franklin, desde Filadelfia, en 1753. "Pues de lo contrario pronto nos superarán en número de tal modo que todas las ventajas que tenemos no seremos, en mi opinión, capaces de preservarlas, sea nuestro lenguaje, e incluso nuestro gobierno".

A mediados de la década de los cincuenta del siglo XVIII, la administración y la iglesia de Pensilvania incluso promovió, aunque sin éxito, la prohibición de hablar alemán en público. 

Hernández considera que es ese mismo temor el que ha motivado a políticos hoy en día a promover sus propias medidas antiinmigrantes. 

Tal vez se sienten amenazados del cambio demográfico que vive EE.UU. —país en donde 37,6 millones de personas (12,35 por ciento del total de la población) nacieron en el extranjero, y otros 34,1 millones (11,20 por ciento) son, ciudadanos estadounidenses nacidos de padres inmigrantes, según datos del 2010 de la Oficina del Censo.

Además, por primera vez en la historia de la nación, los nacimientos de bebés de minorías han sobrepasado con un 50,4 por ciento, al de los bebes blancos, según publicó la Oficina del Censo el pasado 16 de mayo. Y seguramente la comunidad inmigrante juega un papel importante en este balance.

"Muchos políticos utilizan al inmigrante como chivo expiatorio", dijo Hernández. "Pero esa es una propuesta perdedora que no tiene sentido económico, y, tomando en cuenta que la población inmigrante es la de más rápido crecimiento, a largo plazo es suicidio político".

Agregó que los medios de comunicación no hacen precisamente un buen trabajo representando a las comunidades inmigrantes y contribuyen con representaciones sensacionalistas al ya de por sí incendiario debate migratorio.

"En general creo que han sido muy reaccionarios", dijo Hernández, cuya compañía, Latino Broadcasting Company, produce contenido de deportes, entretenimiento y espectáculos, en español, inglés y 'spanglish', para la radio. "Aunque los medios en español lo hacen mucho mejor", agregó. 

Y es que según Hernández, para los medios resulta fácil —y rentable— centrarse en inmigrantes indocumentados que cometen crímenes o que son arrestados por conducir intoxicados, en vez de enfocarse en historias en las que los inmigrantes son los héroes.

"Eso tiene repercusiones", dijo Hernández. "Hay crímenes de odio cometidos en contra de minorías, estos han aumentado en los últimos años, y eso es en parte por la retórica antiinmigrante en los medios".

Según las cifras más recientes de la Oficina Federal de Investigaciones (FBI), en el 2010 se registraron un total de 6.628 crímenes motivados por el odio —24 más que en el 2009. El 47,3 por ciento tuvieron su origen en la raza y el 13 por ciento en la etnia o nacionalidad de la víctima.

Resulta inevitable hablar de inmigración en EE.UU. sin hablar de quienes no cuentan con los documentos para estar legalmente en este país, más Hernández dijo que este no se trata de un proyecto con fines políticos ni de una campaña en apoyo a una reforma migratoria.

"La idea del proyecto es solamente que entiendan mejor la experiencia inmigrante en EE.UU.", dijo Hernández.

Sin embargo, agregó que, como cubano, "con una política que nos ha permitido a mi familia entrar a EE.UU. y vivir mucho mejor, yo no sé cómo podría apoyar cerrarle las puertas a otras familias".

A través del Immigrant Archive Project, Hernández espera preservar la lucha, los sueños y los logros de la diversa y vasta población inmigrante de Estados Unidos, para que las futuras generaciones aprendan de su experiencia colectiva.

"Somos básicamente la primera generación que puede hacer esto, es nuestra oportunidad de escribir la historia con nuestras propias palabras y de dejar nuestro legado", dijo Hernández, quien agregó que "ser americano por decisión, en vez de por nacimiento es bastante noble".

(Los interesados en compartir su historia pueden hacerlo a través de www.ImmigrantArchiveProject.com, que también funciona como una red social en línea.

"Les damos las herramientas para crear su perfil, subir su propio audio, blog o video", dijo Hernández. "La oportunidad de participar sin tener que venir al estudio o sin que nosotros tengamos que ir a ellos".

Entre las ciudades que ha visitado para llevar a cabo entrevistas, destacan Los Ángeles, Nueva York, Atlanta, Austin, Chicago y Washington D.C., y pronto podría salir de tour a otras ciudades más. También abrirse paso a través de la televisión.

"Digamos que el Immigrant Archive Project podría ser visto en todo el país", se limitó a decir Hernández, ya que por el momento no puede revelar más detalles al respecto).

Main Topic: 
Author: 
Plain Text Author: