Spanish
Mitt Romney hablando a sus partidarios en AZ. Foto: Gage Skidmore

El aspirante republicano a la presidencia de
EE.UU. Mitt Romney vivió este martes un dulce momento al hacer pleno en los
cinco estados que celebraban primarias, y lo aprovechó para entrar
oficialmente en campaña contra Barack Obama.

"Un mejor Estados
Unidos empieza hoy", declaró Romney ante sus seguidores en Manchester
(Nueva Hampshire), mientras continuaba el recuento que finalmente le dio
la victoria en las primarias de Nueva York, Pensilvania, Connecticut,
Rhode Island y Delaware.

Aunque Romney se erigió en candidato
oficioso de los republicanos cuando su principal rival, Rick Santorum,
presentó su renuncia hace dos semanas, la quíntuple victoria de esta
noche supuso un importante paso para cerrar matemáticamente su
nominación, que no se asegurará hasta la Convención Nacional de agosto
en Tampa (Florida).

Los cinco estados que votaron este martes,
repartidos por el noreste del país y donde predominan los republicanos
moderados, se ajustaban al perfil de Romney, que esperaba pocas
sorpresas en unas primarias que repartirán en total 231 delegados.

El exgobernador de Massachusets ganó por más del 50 por ciento de los
votos en todos los estados, sin que sus dos rivales en liza, Newt Gingrich y Ron Paul, llegaran al 30 por ciento en ninguna cita.

Tal vez por eso, ante decenas de simpatizantes en Nueva Hampshire,
Romney declaró el fin formal de la carrera republicana y lanzó
oficialmente su campaña para las elecciones de noviembre, en un discurso
lleno de ataques al presidente Barack Obama.

"Después de 43
primarias y caucus, muchos largos días y más de unas cuantas largas
noches, puedo decir con confianza y gratitud que ustedes me han dado un
gran honor y una solemne responsabilidad. Juntos, vamos a ganar el 6 de
noviembre", dijo el aspirante.

Romney aseguró que Obama carece
de "logros" que promocionar, por lo que predijo que "hará una campaña
basada en distracciones y distorsiones".

"Ese tipo de campaña
podría haber funcionado en otro lugar y en otro tiempo. Pero no aquí, y
no ahora. La prioridad sigue siendo la economía. Y no somos estúpidos",
añadió.

Frente a la visión "centrada en el Gobierno" de Obama,
Romney defendió unos Estados Unidos "donde la clase media crezca y la
calidad de vida suba; donde los niños sean más exitosos que sus padres y
los demás les feliciten por ello, en lugar de atacarles".

Para dar forma a su campaña como probable candidato a la presidencia,
Romney tiene previstos mañana y el jueves una serie de actos de
recaudación de fondos en Nueva York y Nueva Jersey, y se reunirá el
próximo 4 de mayo con Santorum, una cita que ha disparado las
especulaciones sobre el posible apoyo de su antiguo rival.

Preguntado hoy por si apoya formalmente al favorito en la carrera,
Santorum respondió que está "muy claro que él va a ser el nominado por
los republicanos" y aseguró que él respaldará a quien resulte elegido en
agosto, en una entrevista en la CNN.

Su esposa, Karen, se apresuró a subrayar que esa respuesta no equivalía a un apoyo formal, al menos "no de momento".

Por su parte, Gingrich
canceló un encuentro con la prensa tras no lograr los resultados que
esperaba en Delaware, donde confiaba en propinar un sólido golpe a
Romney y tuvo que conformarse con un 27 % de los votos, frente al 56 %
del favorito.

La campaña de Gingrich
ha anunciado que está evaluando sus opciones y tomará una decisión
sobre su continuidad en la campaña en los próximos días, basándose en
parte en el resultado de Delaware.

Sin embargo, en un discurso ante sus simpatizantes en Carolina del Norte, Gingrich
aseguró que mantendrá todos sus actos de campaña de esta semana en ese
estado y, en declaraciones a los periodistas poco después, indicó que no
hará ningún anuncio "antes del domingo".

De los estados que
votaron hoy, Nueva York será el que repartirá más delegados, con un
total de 95, seguido de Pensilvania, con 72; Connecticut, con 28; Rhode
Island con 19, y Delaware con 17.

Según las principales
proyecciones, Romney cuenta hasta ahora con 695 de los 1.144 delegados
necesarios para asegurarse la nominación republicana.

Su éxito
a la hora de lograrla dependerá de las alianzas que forme y de los
catorce estados que aún quedan por votar. Los próximos en acudir a las
urnas serán Indiana, Carolina del Norte y Virginia Occidental, el 8 de
mayo. 

Main Topic: 
Author: 
Plain Text Author: