El canciller de Argentina, Héctor Timerman, remarcó este jueves que no
contestará "ningún agravio militarista" del primer ministro británico,
David Cameron, quien aprobó planes destinados a incrementar la presencia
militar en las islas Malvinas, cuya soberanía se disputan ambos países.

"La única vía que tiene el gobierno británico para salir de este
embrollo es la negociación directa" con Argentina, dijo en referencia al
apoyo latinoamericano a la posición de Buenos Aires.

"No
queda ninguna duda de que Argentina busca una solución pacífica,
negociada y civilizada: no vamos a contestar ningún agravio de tono
militarista de Cameron", subrayó Timerman a la radio bonaerense Del
Plata desde El Salvador, escala de una gira por Centroamérica.

Cameron ha aprobado unos planes de contingencia destinados a
incrementar la presencia militar en las Malvinas, a raíz de la tensión
entre el Reino Unido y Argentina por la soberanía de las islas, afirmó el diario británico The Times.

El Reino Unido tiene planes
para desplegar rápidamente efectivos militares en las Malvinas por
medio de la isla de Ascensión, en el océano Atlántico, indicaron fuentes
oficiales citadas por el diario.

El martes, Cameron había
convocado al Consejo Nacional de Seguridad para tratar la situación y
acusó a Argentina de "colonialismo" por reclamar la soberanía de las
Malvinas, situadas a 400 millas marinas de las costas del país
sudamericano en el Atlántico.

Argentina reclama la soberanía
de las Malvinas y otras islas australes desde enero de 1833, cuando
fueron ocupadas por tropas británicas que desalojaron a pobladores
argentinos.

El canciller argentino consideró que "está dando
resultado" la estrategia diplomática de Buenos Aires porque logró "mucha
solidaridad y compromiso en la región y de los organismos
internacionales" en la disputa con el Reino Unido.

"Hay que
leer los diarios ingleses, hasta el más conservador, The Times, no lo
apoya, le dicen que tiene una estrategia errada, que es irreal lo que
está haciendo", matizó.

En este sentido, exhortó una vez más
al Reino Unido a que "levante el teléfono y llame a Ban Ki Moon", el
secretario general de las Naciones Unidas (ONU), "quien renueva año tras
año en sus resoluciones el llamado a que ambos países se sienten a
negociar" la soberanía de las islas.

La ONU dictaminó en 1965
que el de las Malvinas es un caso de colonialismo y desde entonces se
suceden las resoluciones del organismo internacional que instan a las
partes a negociar la soberanía de las islas, que permanecen
interrumpidas desde la guerra librada por argentinos y británicos en
1982.

Spanish
Main Topic: 
Plain Text Author: 
Edwin López / Redacción AL DÍA