Spanish

Una coalición de activistas pro inmigrantes
pidió al Departamento de Justicia de EE.UU que extienda la
investigación que realiza sobre crímenes de odio en el condado de
Suffolk, Long Island, para que incluya la intervención del gobierno con
el trabajo de la policía en esos casos.

Con el asesinato del
inmigrante ecuatoriano Marcelo Lucero en noviembre de 2009, -por el que
seis jóvenes cumplen sentencias- surgieron a la luz pública una serie de
delitos contra inmigrantes latinos en el condado de Suffolk, que son
investigados por el Departamento de Justicia de EE.UU.

En
específico, se investiga cómo la policía respondió a las denuncias de
latinos sobre las agresiones y robos de las que fueron víctima y que
salieron a relucir tras los arrestos de los jóvenes que atacaron a
Lucero.

El grupo de activistas se reunió hoy con cuatro
representantes de la división de Derechos Civiles para pedir que la
investigación que realiza el Departamento de Justicia incluya la
presunta intervención del directivo del condado de Suffolk y ex
aspirante a gobernador de Nueva York, Steve Levy, con el trabajo de la policía sobre las denuncias de las víctimas de crímenes de odio.

La petición surgió luego de que el pasado enero el ex jefe de la
unidad de crímenes de odio de Suffolk, Robert Reecks, denunciara en una
entrevista con el periódico "Newsday" que Levy "intervino
sistemáticamente" con la labor de la policía, diciéndoles "no, tú no vas
a hacer eso, no, eso no es un crimen de odio".

Reecks fue removido de su cargo tras las denuncias.

El activista Luis Valenzuela, de la Alianza de Inmigrantes de Long
Island, dijo a Efe que tras esas denuncias, una coalición de
organizaciones pidió la reunión con los representantes de Justicia, la
que calificó de "muy buena".

"Les hicimos varias
recomendaciones por lo que ha pasado este año con la pelea entre Levy y
el ex director de la unidad de crímenes de odio. Tuvimos que asegurarnos
de que recibieran nuestras recomendaciones para que ellos lo propongan a
la Policía" de Suffolk, indicó.

Entre las propuestas figura
que se cree un cuerpo independiente para asegurar que la policía sigue
las pautas sorbe los crímenes odio establecidas por la Asociación de
Jefes de Policía y que facilite la comunicación entre ellos y los
inmigrantes que no dominan el inglés.

También que se supervise
la forma en que la policía de Suffolk responde a las denuncias de
crímenes de odio a través de estadísticas sobre los crímenes reportados,
las acusaciones que se han presentado contra los responsables y las
convicciones.

Los líderes latinos recomendaron además que se
ofrezca ayuda técnica a la policía para manejar los casos de crímenes de
odio, si se han detectado fallas durante la investigación que realizan.

Igualmente pidieron que haya apertura a los grupos comunitarios que
abogan por los derechos de los inmigrantes para que éstos puedan
acompañar a las víctimas a presentar denuncias cuando hayan sido
víctimas de crímenes.

"Todavía ellos tienen miedo" de hacerlo,
aseguró Valenzuela y agregó que los representantes de Justicia no
hicieron ningún comentario sobre la investigación que aún llevan a cabo.

"Les dijimos que queríamos saber lo que está pasando, pero, nos
dijeron que la investigación está en proceso y no pueden hacer
comentarios", indicó.

Valenzuela aseguró que los crímenes de
odio contra la comunidad latina han continuado. "No sabemos cuántos han
ocurrido, pero estamos seguros de que como el Departamento de Justicia
está investigando, la policía está trabajando de forma diferente" con
las denuncias, afirmó.

Sostuvo que esperan que los resultados
de la investigación de Justicia sea positiva para las relaciones de la
policía y la comunidad.

Main Topic: 
Author: 
Plain Text Author: