El presidente de los Estados Unidos, Barak Obama habló hoy desde la Casa Blanca para expresar su postura ante el golpe de estado en Egito en contra de su presidente Hosni Mubarak quien hace dos horas expresó que se retirará en las próximas elecciones.

"Tenemos tres principios con respecto a este tema: Nos oponemos a la violencia y nos da gusto que el ejército ha tomado una postura pacifica. Apoyamos valores universales como la libertad de expresión y el acceso a la información y por último creemos en la necesidad de un cambio para Egipto", dijo Obama.

Así mismo, el presidente expresó que sostuvo una llamada telefónica con Mubarak en la que ambos acordaron que el statu quo no es sustentable.

"No es el papel de otro país determinar a los líderes de algún país pero le dije a Mubarak que su transición debe de ser en paz y debe comenzar ahora", dijo Obama.

Sus declaraciones llegan después de que Mubarak anunciara hoy en un
mensaje televisado a la nación que no se presentará a las próximas
elecciones presidenciales programadas para septiembre de este año.

"Les digo con toda sinceridad que, al margen de las actuales
circunstancias, no tenía intención de participar en las próximas
elecciones", afirmó Mubarak en su discurso, que pronunció hacia las
23.00 hora local (21.00 GMT).

Obama
añadió que el proceso debe incluir a "un amplio espectro" de voces
egipcias de los partidos de oposición y debería conducir a elecciones
"libres y justas".

"Debería de resultar en la formación de un
Gobierno que no sólo se base en principios democráticos sino que también
sea receptivo de las aspiraciones del pueblo egipcio", indicó.

Obama aseguró que a lo largo de ese proceso EE.UU. seguirá ayudando a Egipto, un país al que describió como aliado y amigo.

"Estamos listos para ofrecer la ayuda que sea necesaria para ayudar
al pueblo egipto a afrontar las repercusiones de estas protestas",
afirmó el presidente, quien alabó al Ejército por permitir
manifestaciones pacíficas.

"Hemos visto (...) a soldados y manifestantes abrazarse en las calles", subrayó Obama, quien instó al ejército a seguir garantizando un cambio pacífico.

Hizo hincapié, por lo demás, en que "no es el papel de ningún otro
país" el determinar quienes serán los futuros líderes de Egipto. "Sólo
el pueblo egipcio puede hacer eso", destacó.

Mencionó, por lo
demás, que "la pasión y dignidad" demostrada por el pueblo egipcio
durante los últimos días ha inspirado a gente de todo el mundo,
incluidos los ciudadanos estadounidenses "y todos aquellos que creen en
la inevitabilidad de la libertad humana".

Obama dijo a los egipcios, "sobre todo a los más jóvenes", que EE.UU. "escucha" sus voces.

"Estoy absolutamente convencido de que determinaréis vuestro propio
destino y aprovecharéis la oportunidad para ofrecer un futuro mejor a
vuestros hijos y nietos", insistió.

Describió las revueltas en
el país como el comienzo de "un nuevo capítulo" en la historia "de un
gran país y un viejo aliado de Estados Unidos".

Obama vio el discurso de Mubarak en la Sala de Crisis de la Casa Blanca acompañado de sus asesores de seguridad nacional.

Se calcula que al menos un millón de personas participaron hoy en
manifestaciones en Egipto para pedir el fin del Gobierno de Mubarak, que
ha liderado el país durante las últimas tres décadas.

Spanish
Main Topic: 
Plain Text Author: 
Adriana Arvizo / Redacción AL DÍA