El polémico mariscal de campo Michael Vick ha surgido en su nueva versión de jugador mucho más completo y también otra persona diferente a la que le costó ir a la cárcel para ser la estrella del equipo de fútbol americano las Águilas de Filadelfia.

Vick se ha transformado desde que llegó a las Águilas en un mariscal de campo que sabe como realizar grandes jugadas con su brazo y ya no depende tanto de las piernas como le sucedió en la primera etapa con los Falcons de Atlanta.

La evolución de Vick como mariscal de campo quedó reflejada por la forma en que dirigió una ofensiva apresurada de las Águilas (2-1) que ganaron el pasado domingo por paliza de 28-3 a los Jaguars de Jacksonville (1-2).

No es más el líder que decidía acarrear él mismo el balón en cuanto descubría que los contrarios tenían cubierto al receptor que representaba su primera opción.

Ahora, Vick ha encontrado el éxito al mostrar paciencia detrás de la línea de golpeo y además tener un brazo poderoso que le va a permitir estar entre los mejores de la Liga Nacional de Fútbol Americano (NFL).

Vick tendrá un desafío incluso mayor cuando las Águilas se enfrenten el próximo domingo 3 de octubre a los Redskins de Washington (1-2), en el partido que marcará el regreso de su antecesor Donovan McNabb a Filadelfia.

Como nuevo líder del equipo de la ciudad del amor fraternal, Vick puede hacer más fácil a los seguidores del equipo no extrañar a McNabb, quien los llevó a cinco finales de la Conferencia Nacional (NFC) en 11 temporadas.

"Pienso que ambos son tremendamente buenos y han jugado muy bien, así que no voy a entrar en comparaciones", comentó Andy Reid, el entrenador de Filadelfia, que le ha dado toda la confianza a Vick para que sea el mariscal titular, después que comenzó la temporada con Kevin Kolb, pero se lesionó en el primer partido.

La mejora de Vick puede medirse por la disciplina que mostró durante todo el partido para ser clave en las jugadas decisivas del ataque de las Águilas.

"Tomó las decisiones correctas", destacó Reid. "Cuando un mariscal de campo hace eso, entonces hay que darle todo el crédito porque está cumpliendo con su misión de ser el líder que el equipo necesita tener al frente del resto de los compañeros".

El mariscal de campo del equipo de Filadelfia completó 17 de 31 pases para avanzar 291 yardas por aire, con tres envíos de "touchdown".

Vick llegó a la NFL con Atlanta al ser elegido como número uno en el sorteo universitario del 2001, para llegar a ser el jugador mejor pagado dentro de la liga.

Sin embargo, los problemas legales en los que se vio inmerso, que le costó ir a la cárcel, le costó también perder el puesto con los Falcons, que rescindieron su contrato y lo despidieron.

Vick, de 30 años, volvió hace dos semanas a la titularidad por primera vez en casi cuatro años después de haber pasado 18 meses en una cárcel federal por haber sido encontrado culpable de financiar peleas de perros ilegales y el equipo tiene marca perfecta con él de 2-0.

Spanish
Main Topic: 
Plain Text Author: 
Andrea Vega / Redacción AL DÍA