Rafael Nadal.

El triunfo final de Rafa Nadal fue la guinda a la mejor actuación de la historia de los tenistas españoles en el Abierto de Estados Unidos, logrando igualar la cifra récord de seis jugadores en octavos de final del cuadro masculino de un torneo de Grand Slam, que databa del Roland Garros de 1998.

La excelente participación española en Nueva York tuvo la máxima expresión en el triunfo de Rafa Nadal, quien ganó por primera vez el Abierto de EE.UU. y completó de esta forma el Grand Slam, siendo el séptimo jugador en la historia que lo consigue.

Nadal se presentó en NY con cinco títulos de Roland Garros, dos de Wimbledon y un Abierto de Australia, y el único 'grande' que le restaba por sumar a su palmarés era el Abierto de EE.UU.

A lo largo de la historia tan solo seis tenistas había conseguido este logro, el último de ellos el suizo Roger Federer cuando conquistó el Roland Garros en 2009.

Anteriormente, lo habían conseguido los jugadores norteamericanos Andre Agassi, que lo completó en 1999, y Don Budge (1938); así como los australianos Rod Laver (1962) y Roy Emerson (1964), y el inglés Fred Perry (1935).

Si importante fue la victoria y todo lo que supone, también lo fue cómo el de Manacor lo consiguió, exhibiendo un juego muy sólido durante todo el torneo, en el que solo cedió un set y en la final, y demostrando que ser el número uno del mundo no es excusa para no tratar de mejorar cada vez más.

Una ligera variación en su 'grip' y una mayor confianza parecen haber obrado esta conversión que le ha llevado a ser el jugador que menos juegos ha perdido con su servicio en la historia moderna del torneo, con tan solo cinco, igualando el récord de 2003 de Andy Roddick.

Aunque Nadal se lleva todas las portadas, los jugadores españoles se convirtieron en los grandes protagonistas de la primera semana del torneo, con un porcentaje altísimo de victorias, que les llevó a igualar el récord de participantes no norteamericanos en una tercera ronda, que tenía Australia con nueve jugadores desde 1969.

Además, argumentaron que en el tenis actual es necesario saber jugar bien en pista rápida, ya que es la superficie de dos de los cuatro Grand Slams y de buena parte de los Masters 1000, torneos es lo que se reparten la mayoría de puntos para poder estar en la zona alta de la clasificación.

La desgracia para los jugadores españoles fue que la mayoría de ellos iban por la zona alta de cuadro y hubo muchos enfrentamientos entre ellos, un total de cinco, lo que llevó a que antes de disputarse la ronda de octavos ya estuviera garantizada la presencia de un jugador español en las semifinales.

Al margen del triunfo de Nadal, Fernando Verdasco igualó su mejor actuación al alcanzar los cuartos de final del 2009, mientras que David Ferrer, que perdió en octavos ante el jugador madrileño en un partido épico, abandona NY como 'top ten', una posición de la que salió hace dos años. 

Spanish
Main Topic: 
Plain Text Author: 
Andrea Vega / Redacción AL DÍA