Hoy jueves senadores estatales de Carolina de Sur aprobaron una legislación contra la inmigración indocumentada que permitirá a los oficiales de aplicación de la ley verificar el estado migratorio de cualquier persona durante un arresto o una parada de tráfico a menos que la personas lleve consigo una licencia de conducir válida, una identificación militar o su pasaporte.

La votación de 28-8 en la sesión de la noche llegó tras de varios días de debate entre Republicanos sobre cómo endurecer la medida. Se requiere una nueva votación para que la medida llegue a la Cámara Baja, donde la mayoría del Partido Republicano ha convertido el tema  en una prioridad para esta sesión.

En el marco de esta nueva medida, los oficiales de la ley tendrían que llamar a Inmigración y Aduanas si sospechan que una persona se encuentra indocumentada en el país. Los líderes republicanos del Senado sostienen que su proyecto de ley hace una distinción importante de una ley similar aprobada en Arizona que está siendo impugnada en los tribunales (SB1070), pues en Carolina del Sur no se les permitiría a los oficiales retener a alguien estrictamente por sospechas sobre su estatus migratorio.

"Nosotros no cruzamos esa línea que invita a un desafío", dijo el senador Larry Martin, R-Pickens, quien encabezó un subcomité sobre el proyecto de ley.

De acuerdo con el último informe del Southern Poverty Law Center, que desde 1980 identifica y estudia a los grupos de odio y organizaciones extremista en el país, en Carolina del Sur operan 30 agrupaciones de este tipo.



Estos están principalmente asociados en el estado "Palmeto" a las filosofías de los Ku Klux Klan, Blancos Nacionalistas, Neo Nazis, Neo Confederados, Odio General y Negros Separatistas, los más peligrosos.

Asimismo, el estudio apuntó que operan en las principales ciudades del estado como Columbia, la capital, West Columbia, Greenville, Spartanburg, Summerville, Laurens, Clemson, Saluda, Lexington, Charleston, con alta concentración de población inmigrante.



Estos grupos generalmente promueven la no mezcla de razas, la superioridad del blanco o negro sobre el resto de las comunidades y evitar a cualquier costa la integración de los inmigrantes o "ilegales" a la sociedad estadounidense.



A nivel nacional, el centro identificó a 1.002 grupos de odio en 2010 comparado con 932 en 2009, un incremento de 7 por ciento, y aunque no ofrece una cifra exacta del número de miembros, estima entre 150.000 y 250.000 personas.



Desde el 2008, Carolina del Sur cuenta con una de las leyes de inmigración más fuertes del país.

Estimados apuntan que la SB20 añadiría 84 millones al déficit fiscal del estado, que actualmente se encuentra en 724 millones de dólares.

Así reportó NECN

Spanish
Main Topic: 
Plain Text Author: 
David Franco / Redacción AL DíA