Spanish

La Corte de Apelaciones de Santiago rechazó este viernes la petición de familiares de las víctimas de la dictadura chilena
para impedir un acto de homenaje al fallecido dictador Augusto Pinochet
que se realizará el próximo domingo en el teatro Caupolicán de la
capital.

Según informaron fuentes judiciales, el tribunal
acogió los recursos presentados tanto por los organizadores del acto
como por la Agrupación de Familiares de Detenidos Desaparecidos (AFDD),
pero denegó una orden de no innovar presentada por esta última
organización para prohibir la actividad.

El acto está
organizado por la "Corporación 11 de septiembre", que toma el nombre del
día del golpe de 1973, y por la Unión de Oficiales en Retiro de la
Defensa Nacional (Unofar), dos entidades poco conocidas que agrupan a
fieles al exdictador, fallecido en 2006.

En la oportunidad se
exhibirá un documental sobre Pinochet, bajo cuyo mandato (1973-1990)
fallecieron 3.200 personas a manos de agentes del estado y otras 38.000
sufrieron prisión política o tortura.

La cinta muestra
fragmentos de la historia política de Chile desde 1964 hasta el 2006,
con imágenes del ahora fallecido presidente Salvador Allende y el
testimonio de excolaboradores del régimen.

La presidenta de la
AFDD, Lorena Pizarro, dijo poco después de conocerse el fallo de la
Corte de Apelaciones que los jueces "le dieron vuelta la cara a las
víctimas de la dictadura", y llamó a protestar el domingo en las
inmediaciones del teatro.

La intendenta (gobernadora) de
Santiago, Cecilia Pérez, opinó que el país "está aburrido de violencia" e
intolerancia, y argumentó que no tiene "facultades para autorizar o
rechazar eventos que sucedan en bienes privados", como el caso del
homenaje a Pinochet.

La intendenta, militante de Renovación
Nacional (RN), el partido conservador al que pertenece el presidente
Sebastián Piñera, entregó ayer a la Corte de Apelaciones un informe,
solicitado por el propio tribunal, en el que se declaraba sin la
competencia para prohibir el acto del próximo domingo.

El
portavoz del Gobierno, Andrés Chadwick, dijo que se deben respetar las
"garantías constitucionales" de los partidarios y detractores del
homenaje al dictador, pero precisó que "el país no necesita este tipo de
actividades".

Chadwick anunció que el Ministerio del Interior
tomará las medidas necesarias para resguardar la seguridad de los
asistentes al acto.

"La obligación del Gobierno es permitir
que los derechos de reunión se ejerzan y tratar de evitar que se puedan
producir situaciones de violencia", dijo a los periodistas. 

Main Topic: 
Author: 
Plain Text Author: