Spanish

El barco "Ana Cecilia", que zarpó el pasado
miércoles de Miami (EE.UU.) hacia Cuba con una carga de mercancías
consideradas ayuda humanitaria, llegó este viernes al puerto de La Habana para
inaugurar un servicio de envíos regulares sin precedentes en las últimas
cinco décadas.

La llegada de la nave a la bahía de la capital
cubana se produjo a primera hora de este viernes, con un día de retraso
sobre lo previsto debido a problemas administrativos con la
documentación para atracar en el puerto de La Habana, que finalmente se
solventaron.

El barco, con poco más de noventa metros de
eslora y que en su primer viaje a Cuba porta un solo contenedor, entró
en la bahía habanera con bandera cubana y otra boliviana, ya que la nave
tiene registro en ese país sudamericano (que no tiene mar), según
explicó a Efe un portavoz de la compañía International Port Corporatión
(IPC), la empresa encargada del envío.

El "Ana Cecilia"
pretende inaugurar un servicio periódico de transporte de artículos
catalogados como ayuda humanitaria a Cuba y su flete constituye el
primer envío marítimo directo de mercancías entre Miami y La Habana en
más de cinco décadas.

Leonardo Sánchez, portavoz de IPC, dijo
hoy a Efe en una conversación telefónica que la periodicidad de los
envíos se fijará en función del volumen de peticiones que reciban para
realizarlos.

La compañía IPC tiene las licencias que exigen el
Departamento de Comercio y la Oficina de Control de Bienes Extranjeros
(OFAC) del Departamento del Tesoro estadounidense para estos envíos.

A través de este servicio está permitido el transporte de todo tipo
de mercancías consideradas por EE.UU. como ayuda humanitaria, lo que
incluye un amplio catálogo de artículos y productos como medicinas,
alimentos, ropa, electrodomésticos, muebles, material de construcción,
piezas de vehículos y generadores eléctricos.

La mayor parte
del material es enviado por comerciantes y particulares del barrio La
Pequeña Habana de Miami y de la vecina localidad de Hialeah, con gran
proporción de población cubana.

Los destinatarios de los
envíos podrán recogerlos en el puerto de La Habana, aunque también se
puede hacer la entrega a domicilio a través de la empresa de la isla
"Cubapack".

Este nuevo servicio parece constituir una muestra
de cierta flexibilización en las relaciones de EE.UU. con Cuba, después
de que en los últimos años se hayan suavizado algunas restricciones en
materia de remesas y viajes a la isla.

El pasado mes de
febrero se cumplieron 50 años del embargo económico y comercial aprobado
por el entonces presidente estadounidense John F. Kennedy y Cuba
sostiene que el daño directo que le causa ronda los 104.000 millones de
dólares.

Main Topic: 
Author: 
Plain Text Author: