Spanish

El empresario Edward De Valle II, de origen cubano, inició su compañía de comunicaciones en su casa cuando sólo tenía 108 dólares en el bolsillo y doce años después la empresa es una de las principales del sector en el sur de Florida.

Armado con apenas una computadora portátil, comenzaba a buscar clientes en internet desde muy temprano en la mañana convencido de que "tenía algo especial que ofrecerles" en el campo de la mercadotecnia, luego de trabajar en importantes publicaciones de EE.UU. para el mercado hispano de este país y Latinoamérica.

"La empresa comenzó en un pequeño apartamento en Miami. Tenía en ese momento 108 dólares en mi cuenta bancaria, compré un escritorio de 55 dólares y poseía una laptop (...) Sin pena ninguna, me tiré a la calle, como decimos los cubanos", relató De Valle II, el presidente ejecutivo de AMGW Agency.

Ocho meses después logró abrir una modesta oficina, en la actualidad tiene filiales en Lexington (Kentucky) y en República Dominicana y alianzas estratégicas en San Francisco (California), Nueva York, Cancún (México), Panamá, Sao Paulo (Brasil), Dubai (Emiratos Árabes Unidos), España e Italia.

Su firma fue clasificada como la quinta agencia de relaciones públicas en el sur de Florida por sus ingresos de más de tres millones de dólares en 2011, según la lista de las 25 principales empresas de esa área de South Florida Business Journal.

El ejecutivo se especializa en ofrecer consultoría a empresas estadounidenses que quieren entrar o afianzarse en el mercado de América Latina y entre las compañías que asesora están Trump Organization, Ferreti Group, Cervera Real Estate y RAV Bahamas.

Ese mercado es muy codiciado por la estabilidad económica que ostenta la región frente a otras zonas que sufren el embate de la turbulencia financiera internacional.

Según proyecciones del Banco Mundial, el crecimiento económico de Latinoamérica será entre 3,5 por ciento y 4 por ciento en e 2012.

De Valle II, cuyo gran tatarabuelo fue Alfredo de Zayas y Alfonso el quinto presidente de Cuba entre 1921 y 1925, dijo que desde niño le gustaba el área de ventas y antes de iniciar sus estudios universitarios decidió que sería una carrera relacionada con ese sector.

"La vena de los negocios me viene de mi gran tatarabuelo que fue presidente de Cuba y de mi tatarabuelo que fue propietario del periódico más grande de Cuba, El Avance. De niño yo era el que más vendía en el colegio cuando nos pedían colaboración para la escuela", comentó el empresario de 37 años.

Su primer trabajo a los 15 años edad lo obtuvo en una cadena de comida rápida con un horario de 4.00 de la tarde a la 1.00 de la madrugada, todos los días, incluyendo los fines de semana, que cumplía sacrificando los paseos y reuniones con amigos.

Perseveró en ese trabajo porque considera que "uno es el arquitecto de su vida y debe tener los valores muy claro".

"Para mi siempre ha sido importante poder tener libertad, escoger lo que quiero para mi futuro. Para ello tenía que suministrarme los recursos y la manera de lograrlo era trabajando. Nunca permití que nadie seleccionara mi camino, me gustan los consejos, pero también asumir mis decisiones", enfatizó.

Graduado en administración de empresas, subrayó que es importante vivir las etapas profesionales desde el primer peldaño de la escalera hasta el último escalón para saber cuáles son las claves del éxito de una persona.

"Para mí son dedicación, hacer lo que a uno le gusta, hallar una carrera que esté alineada con lo que uno quiere, invertir profesionalmente en uno y tener las conexiones adecuadas", apuntó el ejecutivo que trabajó como director de ventas del grupo editorial IPG.

Ese grupo incluye a Newsweek, Vogue, Glamour, Discover, Men's Fitness, Prevention, Teen, & Architectural Digest para el mercado hispano de EE.UU. y Latinoamérica.

En cuanto al sector de los medios de comunicación, resaltó la necesidad de preservar los periódicos y el papel que tienen en la mercadotecnia.

"Creo importante que los diarios sigan existiendo como el segundo componente más importante de una campaña porque al final el medio impreso tiene un control orgánico sobre lo que se escribe, lo que no sucede siempre en las redes sociales", indicó el empresario para para liberar el estrés no trabaja viernes, sábado y domingo.

Main Topic: 
Author: 
Plain Text Author: