Spanish

El gobernador del estado de Maryland, el demócrata Martin O'Malley, pidió este domingo que las elecciones del próximo 6 de noviembre en EE.UU. den cabida a "un Congreso mejor" que permita conseguir una reforma migratoria bipartidista.

"Necesitamos un Congreso mejor, donde demócratas y republicanos restauren una política migratoria racional, porque es esta política la que nos convertió en una gran nación en los últimos 250 años", dijo O'Malley, durante la Conferencia Anual de Integración del Inmigrante, que se realiza en la ciudad portuaria de Baltimore.

Según O'Malley, es tan clave conseguir la reelección del presidente Barack Obama como necesario tener un Legislativo compuesto por "las personas más inteligentes y brillantes del país para que salga fortalecido".

"Si el presidente es reelegido, tendrá un mejor Congreso para trabajar con él y creo que la estrategia republicana de repudiarle hasta ahora cambiará tras ver que (ésta) no ha tenido éxito", auguró el gobernador.

O'Malley, que gobierna uno de los veinte estados más poblados del país, recriminó que la fracción republicana afín al movimiento conservador "Tea Party" haya tomado en 2010 el control de la Cámara de Representantes e intentara desde allí oponerse a cualquier propuesta del presidente Barack Obama, "sin importar los méritos".

Pero el gobernador, uno de los rostros destacados en la reciente Convención Nacional Demócrata a principios de septiembre, cree que la actual posición de los republicanos en materia de inmigración tiene fecha de caducidad.

Según O'Malley, algunos republicanos desean colaborar en una eventual reforma migratoria pero voces más radicales bloquean ese diálogo.

Durante su discurso ante representantes y activistas de la comunidad inmigrante, O'Malley sostuvo que el debate migratorio expone "una muy clara diferencia entre una visión (republicana) de EE.UU. que reduce las oportunidades y en la que se vuelve al pasado, y la otra de una América que siempre está creciendo, explorando y creando más oportunidades y avanzando".

Asimismo, subrayó la necesidad de completar la regularización de los jóvenes estudiantes indocumentados que, a raíz de una directriz emitida por la Administración Obama en junio pasado, por ahora solo pueden solicitar una suspensión temporal de su deportación del país.

El gobernador demócrata argumentó que la iniciativa conocida como "Dream Act", estancada en el Congreso desde 2010, sería una forma de "fortalecer la economía y de cambiar los problemas fiscales del país, porque los inmigrantes indocumentados pagan año tras año 90 millones en impuestos".

De hecho, el gobernador promovió en 2011 una versión del "Dream Act" para Maryland, que fue aprobada por la legislatura estatal el año pasado y será sometida a los votantes del estado en los comicios generales del próximo 6 de noviembre.

Esa iniciativa estatal, a la que se oponen grupos conservadores que piden mano dura contra los indocumentados, permitiría que los estudiantes indocumentados paguen matrículas universitarias al mismo nivel que el resto de la población estudiantil en Maryland, en vez de las sumas adicionales que pagan los estudiantes de fuera del estado.

"El Dream Act se vota aquí este noviembre y necesitamos su ayuda en la campaña", insistió el demócrata en el acto en Baltimore.

O'Malley definió el estado nororiental de Maryland como "resistente a las llamadas xenófobas, de división y de miedo presentes en algunos estados vecinos en otras partes del país". 

Main Topic: 
Author: 
Plain Text Author: